Se encuentra usted aquí

Barry Obama y su trecho a la gloria

Por
Redacción Shock

1961-1977: Born to be a star
De una tórrida y fugaz mezcla entre un subversivo estudiante de Kenia y una maestra de Wichita, Kansas, nace Barack “Barry” Obama, el 4 de agosto de 1961 en Hawai. Tres años más tarde, la ruptura de sus padres llegó como un eclipse para el pequeño, quien vio cómo su taita cogió sus chiros y se largó para siempre. Años más tarde murió en un trágico accidente automovilístico. Su madre volvió a casarse con un estudiante de Indonesia, haciendo de Yakarta la nueva residencia del joven Obama. Fue allí donde Barry vio por primera vez la pobreza y la injusticia a la cara. La misma que años más tarde empezaría a combatir.

1978-1985: Wild days
De nuevo en suelo americano y bajo el cuidado de su abuela, Barry terminó sus últimos días de escuela secundaria coqueteando con la marihuana, la cocaína y el alcohol. Sin quedarse atrapado en la juerga, el joven siguió rumbo a Los Ángeles donde aterrizó para un corto período de dos años de college. Luego fue transferido a la Gran Manzana entre miles de aspirantes. La tensión social que vivía Nueva York por esa época fue la inyección perfecta para el joven que buscaba un mundo más allá de la academia. En la prestigiosa Columbia University, Barry se gradúo en 1983 en Ciencia Política.

1986-1991: De voluntario a Manga Cum Laude
Luego de cuatro años en Nueva York, Barry siguió camino a Chicago, la ciudad que lo vería crecer como líder político. Aquí llegó a trabajar como director de proyectos comunitarios para una organización religiosa donde estuvo recluido hasta el 88, cuando volvió a armar maletas para una travesía por África, donde conocería por primera vez a su familia paterna. A su regreso, lo esperaba nada más ni nada menos que la escuela de derecho de Harvard. Inmediatamente Barry ganó protagonismo por su carisma y compromiso social, y al final de ese año fue elegido como presidente de Harvard Law Review, la revista de la universidad, un honor hasta entonces insospechado para alguien de su raza. En el 91 vuelve a Chicago con un Magna Cum Laude, un grado académico universitario máximo, bajo el brazo.

1992-1995: Días de exilio
Barry se convierte en profesor de derecho de la Universidad de Chicago mientras trabaja pro bono (por el bien público) en una firma de abogados. Allí conoce a Michell, la madre de sus dos hijas. Por esa época comienza a escribir, por petición de una multimillonaria editorial, su primer libro, Sueños de mi padre. A su vuelta a Chicago, ya casado, Obama se convierte en un dinámico líder comunal. En menos de seis meses reclutó a más de 700 voluntarios y logró registrar a más de 400 mil afroamericanos para las elecciones presidenciales del 92. Su Voto Project lo hizo figurar por primera vez en la lista de los líderes del futuro de la revista Forbes.

1996-2003
Con su nombre en boca de todo Illinois, Obama es elegido en el 96 para la legislatura estatal. No pasó un mes para que el morocho se robara el show y dejara en aprietos a la clase política tradicional, que veía en su sabiduría, tenacidad y entrega la nueva sangre de la política. Esto lo hizo merecedor de dos reelecciones consecutivas en el 98 y el 2000. Pero fue hasta el 2003 -con su nombramiento como presidente del Comité de Salud- cuando su figura realmente se hizo visible en todo el país.

2004-2008
Después de dejar en el camino a un enconado grupo de caciques del partido demócrata en el estado de Illinois en una apoteósica campaña para el Senado de los Estados Unidos, de la mano de su talismán David Axelrod, Obama aterrizó finalmente en el Congreso. Su férrea oposición a la guerra en Irak y sus proyectos en materia de energía y salud, lo pusieron en la primera plana de todos los periódicos. De allí solo vendrían días de tenacidad hasta la convención demócrata del 2004, cuando su discurso marcó ante el país entero el comienzo de su campaña a la Presidencia.