Se encuentra usted aquí

Crepúsculo

Por

Entrevista con el vampiro
El alcalde de Bucaramanga sale en televisión anunciando que irá a la posesión y que luego se entrevistará con el nuevo mandatario para concertar algunos asuntos. ¿Cuáles? ¿Acaso lo que dijo a la prensa local?: “Aprovecharé la ocasión para decirle al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que en Bucaramanga producimos los mejores zapatos”... Zapatos de lagarto, tal vez; el funcionario y su misiva lame-suelas pasaron saliva con ansias de Kola Hipinto desde la tercera fila del juramento, mientras que con mirada de vendedor que gana por comisión seguían de cerca las pisadas bien emboladas del anfitrión, en todo caso poco interesado en la compra de zapatos para su gabinete.

Del crepúsculo al amanecer
Todo un pueblo de afrocolombianos celebra la llegada del nuevo dios de ébano y derrocha los últimos pesos que le dejaron las pirámides en una juerga hasta las primeras horas del día. El alcalde gasta el presupuesto del hospital comunitario a construir en dos gigantescas pantallas de plasma para que sus conciudadanos vean la transmisión en directo, y declara un Día Cívico para dar la bienvenida. Suenan las notas del Himno Nacional y miles de globos vuelan por Puerto Tejada, llevando dentro de sí las desinfladas esperanzas –que no van a ninguna parte- de una de las tantas comunidades negras que en Colombia se han bailado la corrupción política.

Buffy la cazavampiros
Shakira se destempla los colmillos haciendo una pobre y sangre de yuca versión de Higher Ground de Stevie Wonder, junto a un Usher con las manos en los bolsillos. Y todos los medios colombianos celebran la piñata. Shakira, quien ya había enviado a tres emisarios de su Fundación Pies Descalzos para que trabajaran de meseros en la gala (a quienes el alcalde de Bucaramanga reconoce y confiere una dotación vitalicia de zapatos; reportando posteriormente el hecho como el mayor logro de su visita a Washington), se dirige al señor presidente de la nación más poderosa del mundo simple y familiarmente como “Barack” (como si se tratara del french puddle que a veces hace de nana de su novio, De la Rua) y anuncia que con Obama pronto serán cazadas todas las causas monstruosas del mundo, menos el TLC (de la que ahora es su vocera).

Inframundo
Mientras la consanguinidad de Obama eclipsa al mundo y los medios nacionales se enceguecen analizando datos tan apremiantes como si el vestido de la primera dama hace juego o no con sus zapatos, en Colombia todos hacen de las suyas como niños comiendo dulces en Noche de brujas: los parapolíticos salen de las cárceles impunemente y derechito hacia sus casas; y el asesino de Juan Pablo Arenas se zafa de una pena ejemplar porque el fiscal a cargo hace ver su asesinato como una “riña”. Pero como Arenas ya tuvo sus 15 minutos de fama y no es la ropa de la nueva primera dama de los norteamericanos la que está manchada de sangre, después de comerciales esperen a dos de las más importantes diseñadoras colombianas, que prenda a prensa analizarán el ajuar de la madame en la posesión más elegante del año.

¡Cuidado, vampiros colombianos! Algunas veces hay pastel
y en otras, estacas.
Un consejo del próximo embajador de Estados Unidos en Colombia,
Mr. Blade.