Se encuentra usted aquí

El hombre de las páginas que no sirven para nada

Por
Redacción Shock

El arte web de Rafaël Rozendaal

Se trata de ingeniosas páginas web que se salen de los formatos tradicionales. Animaciones en las que un clic o un movimiento del mouse activan situaciones paradójicas, absurdas, reveladoras, sicodélicas o simplemente “inteligentes”.

En su página, newrafael.com, se pueden perder horas enteras frente a la pantalla con jueguitos en los que no hay ganadores o dando clics que no conducen a ninguna parte. Y es que en el mundo de Rozendaal toda acción es vana. El hombre parece condenado a repetir un acto sin sentido y porque sí, una y otra vez y para siempre. ¿Genialidad? Puede ser. Él solo se define como “artista visual que usa internet como su lienzo”.

¿Cree que internet cambió las reglas del arte?

El arte siempre cambia con la sociedad, lo que no cambia son las emociones. Ahora, hablando de internet, es una plataforma que le da a cualquiera la misma oportunidad, pues tu página puede tener las mismas dimensiones que la de Coca-Cola. En lo personal, siempre me atrajeron las posibilidades que venían con este medio, ofrece increíbles posibilidades para el artista, como la exploración de conceptos como la interactividad o la infinitud. La pantalla es un lienzo muy libre, cambiar el color toma milisegundos, no días.
 
¿Cree que los medios digitales van a cobrar más importancia?

Creo que en nuestro cerebro todo es electricidad, por lo que pronto nos convertiremos en olas en un océano electrónico. Y en algún momento, los medios digitales lo reemplazarán todo.

En sus obras uno repite una acción infinitamente y no pasa nada, no se llega a ningún lado. ¿Qué espera generar en su público?

La idea siempre ha sido crear cosas que tengan múltiples desembocaduras. El artista se comporta como una lupa que enfoca la luz del sol en un punto específico para encender el fuego.
 
¿Cuáles son sus principales influencias?

Son varias. Desde Dalí hasta Glenn Danzig, pasando por Kazimir Malevich, Piet Mondrian, Roy Lichtenstein, Rene Magritte, David Lynch, Werner Herzog, Jim Jarmusch, Dr. Nakamats, Aphex Twin, Darkthrone, Burzum, Nikola Tosic, Ted Nugent, Henry Rollins y Robert Crumb.

5 clics de Rozendaal

ThePersistenceOfSadness.com
Aparece un oscuro paisaje rocoso. Cada clic del mouse elimina una piedra y hace que las demás caigan pesadamente con un sonido desolador. No recomendado para emos suicidas.

HybridMoment.com
Cuidado: un chorrero de colores delirantes invadirá su pantalla. Aunque puede provocar una epilepsia similar a la de los niños japoneses que ven mucho Pokemon, es una experiencia adictiva.

BigLongNow.com
Suena el timbre. Con un clic abre la puerta. Detrás de la puerta hay otra puerta. Y detrás de esta, otra. ¿Acaso son las puertas del infinito?

IAmVeryVerySorry.com
Acá no hay juego ni interacción, solo una frase que dice “Lo siento”, acompañada del sonido de una gotera de lágrimas perpetuas. No recomendada para despechados.

MisterNiceHands.com
Un dedito índice. Una manito presta a jalar el dedito. Si jala el dedito, suena un pedito. Repítalo cuantas veces quiera porque la experiencia multimedia no incluye olores.