Se encuentra usted aquí

Juegos olímpicos Pekín 2008

Por
Redacción Shock

Al iniciar la batalla por el oro, protagonistas de China, Estados Unidos, Rusia y Jamaica se robaron la atención de todos, rompiendo records y superando las capacidades de un ser humano cualquiera.

El primero en aparecer y sin lugar a dudas el mejor deportista del mundo en este año y el mejor nadador de la historia, Michael Phelps, con tan solo veintitrés años alcanzó durante la competencia, 8 preseas doradas, rompió 4 records individuales y 3 en relevos, superando a su compatriota Mark Spitz con 7 medallas en los olímpicos de Munich en el 72.

Este deportista, que parece un humanoide genéticamente mejorado que se traga 6 huevos diarios en el desayuno, en su carrera ha sido el mejor nadador del mundo en 5 ocasiones, ha obtenido 14 oros olímpicos y ya tiene una calle con su nombre “The Michael Phelps Way”.

Otro de los personajes que marcó el libro de records mundiales fue el Jamaiquino Usain Bolt, que rompió las marcas de 100, 200 y 4 x 100 metros relevos, deteniendo el cronómetro en 9,69, 19,30 y 37,10 segundos respectivamente.

Aunque muchos critiquen la actuación nacional en los olímpicos, para Colombia el balance también fue positivo. Una medalla de plata y una de bronce brillaron frente al amarillo, azul y rojo de la bandera patria.

Diego Salazar, un valluno de 27 años, que se levanta todos los días a luchar por el sueño de convertirse en el mejor del mundo en su categoría, ocupó el segundo puesto en la categoría 62 Kg y se colgó la medalla de plata levantando 305 kilos, 14 kilos menos que Zhang Xiangxiang que se quedó con el oro y 7 kilos más que el indonesio Triyatno.

Jackeline Rentería, también del departamento del Valle, luchando “face to face” contra la rumana Ana Paval, consiguió la tercera posición –medalla de bronce–,  la segunda medalla nacional en Pekín y la número 11 en la historia de las participaciones colombianas en los olímpicos.

Detrás de estas preseas, pocas pero sustanciosas para un país que no se perdía un solo detalle de los juegos y sus compatriotas, se destacaron también las participaciones de María Luisa Calle –prueba por puntos de ciclismo–, Andrés Jiménez –ciclismo BMX–, el clavadista antioqueño Juan Guillermo Urán, quien se clasificó a las series finales en trampolín de 3 metros, plataforma 10 metros y plataforma sincronizada y Leidy Solís –69 kilogramos en levantamiento de pesas–.

Por supuesto la polémica por doping con drogas legales como el Viagra en parte de los competidores fue protagonista o mejor, antagonista en Pekín.

Casos como el de de la ciclista española Maribel Moreno, la gimnasta vietnamita Do Thi Ngan Thuong, El norcoreano Kim Jong-Su, Los lanzadores de martillo Devyatovskiy y Tsikhan, representantes bielorrusos y otros más, opacaron las justas.

La Agencia Mundial Antidopaje, después de conocer las declaraciones de un científico que también hizo parte del desarrollo de un test para descubrir la EPO en las que afirmó que drogas legales como el Viagra y otras medicinas psicológicas también pueden mejorar el rendimiento físico de los atletas, está considerando incluir el Viagra en la lista de drogas prohibidas.

Estos hechos reiteran la utilización de sustancias en ocasiones anteriores por los mejores deportistas, o por lo menos los más destacados como Marion Jones, la ex atleta norteamericana  que rompió un par de records en años anteriores, quien ingresó a la cárcel al inicio de año por aceptar el consumo de sustancias en Sydney 2000 donde ganó cinco preseas doradas.

Jones permaneció durante 6 meses en una prisión de mínima seguridad, tuvo que devolver sus medallas, sus marcas fueron eliminadas de los registros y perdió toda su fortuna pagando costosos abogados.

Sin embargo, los Juegos Olímpicos terminaron con un bonito balance que incluso enseñó hasta algunas de sus deportistas al desnudo para la revista Play Boy en Alemania y la revista FHM de España.