Se encuentra usted aquí

Justin Bieber ¿El nuevo rey del pop?

Por
Redacción Shock

Actualmente tiene más de siete millones de seguidores en Twitter y el video más famoso del mundo en YouTube (su canción Baby ha sido vista más de 471 millones de veces). En solo el 2010 superó los 10 millones de álbumes vendidos (sin contar descargas digitales), facturó más de 103,7 millones de dólares en conciertos (fue superado solo por Bon Jovi) y estrenó Never Say Never, un documental biográfico que, hasta el momento, ha generado más de 50 millones de dólares en taquilla. Nacido en London, un pequeño pueblo en Ontario, Canadá, Justin Drew Bieber ha superado todas las expectativas de la industria.

Siempre fue un chico precoz, sobre todo a la hora de la música. Consciente de los talentos de su hijo, pero a la vez sin otra pretensión que la de compartir con su familia algunos de sus videos, hace cuatro años su madre, Pattie Mallette, comenzó a grabarlo cantando covers de artistas como Alicia Keys, Ne-Yo y Lil’ Bow Wow para subir a YouTube; sin embargo, al poco tiempo unos hits de más comenzaron a llegar. Primero fueron cientos, luego miles, hasta que finalmente alcanzaron el millón… A los 13 años, Bieber se había convertido en todo un fenómeno. 

Luego de ver sus videos y de notar la reacción de los visitantes, un antiguo promotor de bares y ejecutivo discográfico de Atlanta llamado Scott “Scooter” Braun comenzó a perseguir al chico canadiense de manera incansable, hasta que luego de intensas negociaciones con su madre logró su objetivo: convertirse en su mánager. Su siguiente movida fue presentarle su nuevo cliente a Usher (quien a su vez fue un ex teen idol). De inmediato este par se asoció para sacar adelante la carrera del diamante. Usher, quien habló con Shock en la premier de Never Say Never, dice que no pensó dos veces en apadrinar a Bieber: “Tiene el talento y el carisma. Por su forma de ser con el público –sobre todo con el femenino– el límite de este chico es el cielo”.

Dos años y medio después de que Braun lograra que la mamá de Justin volara con él a Atlanta desde un pequeño pueblo en la provincia de Ontario y luego de incontables ‘no’ de parte de sellos y disqueras, Bieber ha grabado dos trabajos discográficos de rotundísimo éxito: un EP y un LP, My World y My World 2.0. “Todos pensaban que era muy joven o que por no tener otro antecedente más que unos simples videos en YouTube no había posibilidades reales de que llegara a ser un buen negocio para ellos”, explica su mánager, quien con tan solo 29 años anda de arriba a abajo con su protegido cuidándolo como lo que es: su gallina de los huevos de oro. “Pero cuando decidimos asociarnos con Usher contactamos también a Justin Timberlake, quien vio su potencial y nos dio una mano para lograr lo que necesitábamos para grabar su primer disco. El resto es historia”.

Y sí que lo es.

El mismo Bieber es consciente de la presión que se le ha venido encima tras todo lo que le ha pasado en tan corto tiempo, pero la manera en la que asume su rol indica que no solo ha nacido para esto, sino que lo piensa disfrutar por un buen rato. Con una seguridad poco común en un adolescente, Bieber habla de lo suyo dando a entender que no tiene nada que demostrar y que tan solo pretende hacer una sola cosa: pasarla bien.

Todo esto comenzó con unos videos aficionados en YouTube. ¿Alguna vez pensó que iban a catapultarlo de esta forma?
La verdad, yo nunca pensé que esto iba a suceder. Ya sabes, vengo de un círculo pequeño, de un pueblito donde solo conocía a mi familia y a mis amigos. Vivir todo esto es definitivamente un sueño que no sé cómo hubiera podido hacer realidad sin el apoyo de todos los seguidores. ¿Qué te puedo decir? ¡Soy muy feliz!

Fuera de cantar, usted también actúa, es un excelente atleta y hasta puede solucionar un cubo Rubik en dos minutos. ¿Hay algo que no pueda hacer bien?
No soy muy bueno para tocar el violín.

Por ahora…

¡Ja! Por ahora, cierto.

¿Cuáles instrumentos sabe tocar?
La batería, el piano, la guitarra y la trompeta.

¿Qué es lo que más disfruta de esta vida de estrella?
He podido viajar mucho y conocer lugares muy cool, así como gente increíble que de otra forma no hubiera podido conocer. De hecho, justo antes de estar aquí me encontré con Sacha Baron Cohen, ¡en el ascensor! ¡Es uno de mis artistas favoritos!

La adolescencia no es propiamente un periodo fácil para nadie, más aún cuando se está tan expuesto como usted. ¿Cómo hace para que no sea más complicado de lo que parece?
Lo mejor que puedo hacer es estar seguro de mantenerme rodeado de personas buenas, gente en la que puedo confiar, como mi familia, que es maravillosa y me apoya en todo lo que hago. Ellos han sido incondicionales y no quieren más que mi bienestar, y eso lo aprecio. Además, ellos son los que se encargan de que no se me suban los humos (risas).

Esta industria tiene un lado oscuro y peligroso. ¿No le asusta?
Entiendo que este negocio está lleno de cosas que pueden no ser lo mejor para mi carrera; sin embargo, tengo buenos consejeros que me ayudan a tomar las decisiones apropiadas. Además, mi mamá siempre está donde yo estoy y me ayuda a mantener la cabeza sobre los hombros.

¿Cuándo se dio cuenta de su alcance real?
En realidad no lo sé. Desde que colgamos mis primeros videos en YouTube comencé a recibir mensajes de gente de muchas partes del mundo. De Europa, sobre todo de Alemania (mi tatarabuelo era alemán y mi apellido significa “Castor” en alemán, por lo que recibí bastantes mensajes de allá). Ya he estado en ese país como cinco veces, y fue ahí donde comencé a sentir realmente que me conocían tan bien como en Canadá y en Estados Unidos.

¿Cómo ve su carrera hacia el futuro?
Me veo haciendo varias cosas además de música. Aunque es algo que amo, creo que no me veo haciendo solo esto toda la vida. Posiblemente quiera saltar a hacer algo paralelo por el lado de la actuación.

Es sorprendente ver la confianza que se tiene, sobre todo ante las multitudes. ¿De dónde viene eso?
Eso viene de pequeño, desde que iba al colegio. Siempre me ha gustado ser el centro de atención, así que realmente nunca he sentido nervios por eso. Me resulta muy natural cantar y estar en un escenario. Es como caminar, uno no se pone nervioso por tener que caminar.

¿Qué es lo más descabellado que ha leído sobre usted en la prensa?
Alguna vez en un periódico leí que me había muerto en un accidente automovilístico… Recuerdo haber pensado ‘Bueno, estoy seguro que no estoy muerto porque estoy aquí’ (risas).

¿Qué tan importante es el dinero para usted?
Creo que es algo necesario, pero que cuando llega de golpe, hay que recibirlo con mucha responsabilidad. Pero créeme, no es por eso que hago lo que estoy haciendo; yo hago todo esto porque me gusta. Claro, que llegue dinero es como un bono, porque es siempre divertido; sin embargo, al final del día yo amo lo que hago y la música es lo más importante para mí.

¿Qué significa para usted inscribir el nombre Justin Bieber en la historia del pop?
Wow!, suena interesante la forma en que lo dices (risas). No sé... me pone muy contento poder hacer lo que realmente me gusta, y que le guste a la gente.

Las chicas andan un poco locas con todo esto de la Bieber Fever. ¿Qué consejos le han dado sus padres con respecto a éstas?
Mi padre me ha dicho siempre que debo tratar a una chica que me guste con el mismo respeto con el que trataría a mi madre. Y mi mamá me dice que mantenga siempre la confianza, que nunca mienta ni sea infiel.

¿Por qué cree que su música llega más a una audiencia femenina?
Las chicas consumen en masa. Con los hombres es distinto, creo que ellos sienten que van a parecer tontos o a quedar mal con los amigos por escuchar mi música. Pero eso ha pasado siempre. Yo solo trato de mostrar que soy un chico normal al que le gustan los deportes, salir con sus amigos, vivir una vida normal… la verdad no creo que escuchar la música que hago sea necesariamente estúpido.

A usted le gusta componer sus canciones. ¿Qué lo inspira?
Mucha gente puede pensar que como tengo 17 años no tengo la experiencia suficiente para componer, y eso no es cierto. No importa si uno tiene 15 ó 30, cada uno de nosotros experimenta y vive una vida diferente. Mis padres se separaron cuando yo nací, y he pasado por diferentes experiencias que pueden acoplarse a sentimientos reales o ficticios que sirven para hacer una canción. Cuando siento que tengo una historia que puedo contar, trato de convertirla en una canción.

¿Qué clase de onda piensa que va a seguir en música?
Pienso que el tiempo va a ir dándome la oportunidad de ensayar lo que sienta que es apropiado para mí. Ahora hago esto que va mucho con mi edad y la clase de voz que tengo, pero espero hacer una transición gradual mientras me hago un adulto joven. Me veo haciendo varias cosas. Vamos a ver qué nos trae el futuro.

¿Qué clase de música le gusta escuchar?
Cuando estoy solo me gusta oír mucho rock clásico, como a mi padre. AC/DC, Led Zeppelin… cosas así; pero fue por mi madre que aprendí a sacarle el gusto al R&B, actos como Boyz 2 Men o Michael Jackson, y cosas más nuevas como Lil’ Wayne y Drake.

Acaba de lanzar una película sobre su vida. ¿Por qué hacer una película biográfica a los 17 años?
Never say never (Nunca digas nunca) significa precisamente que uno no debe rendirse ante los sueños. Y como lo he vivido personalmente, creo que mucha gente puede ver que si yo lo he logrado, y a esta edad, ellos también pueden hacerlo.

Publicidad