Se encuentra usted aquí

Los equipos latinoamericanos analizan su futuro en Sudáfrica 2010

Por
Redacción Shock

Para los paraguayos la cosa comenzó complicada, cuando fueron emparejados con Italia, actual campeón del mundo y siempre duro, en el Grupo F, pero la mueca de intranquilidad en el rostro del seleccionador Gerardo 'Tata' Martino se debió convertir en una sonrisa tras recibir a la ignota Nueva Zelanda, considerada la selección más débil del Mundial, y la también accesible Eslovaquia.

Si la selección 'albirroja', bajo el mando del argentino Martino, repite el buen nivel mostrado en las eliminatorias sudamericanas donde quedó tercera en la clasificación final, el camino para la segunda fase aparece claro.

Lo mismo vale para la selección de Chile, que también tuvo el azar de su lado en el sorteo celebrado en Cuidad del Cabo.

La selección del también argentino Marcelo Bielsa tendrá en España, cabeza del Grupo H, un rival superior que atraviesa por un excelente momento de forma, pero no debería tener demasiadas dificultades frente a Honduras, que regreso a un Mundial casi 30 años después de participar en España 1982.

La chilena fue la selección revelación de las eliminatorias sudamericanas y con figuras jóvenes y con "hambre de gloria" en el Mundial puede seguir dando que hablar, aunque no debe confiarse con Suiza.

Honduras, de la mano del colombiano Reinaldo Rueda, la tiene complicada y tendrá que elevar considerablemente el nivel mostrado en las eliminatorias de la Concacaf si no quiere ser una de las selecciones que se regrese temprano a casa.

Para México y Uruguay, el panorama es más complejo.

Quedaron emparejados en el Grupo A, junto con el organizador Sudáfrica y la dura Francia, que llegó al Mundial "por la ventana" tras su polémica victoria frente a Irlanda, con un gol marcado tras la escandalosa mano de Thierry Henry en la jugada previa, pero dispuesta a mejorar esa imagen. Jugadores de clase no le faltan a los franceses.

El seleccionador mexicano, Javier Aguirre, tuvo mediana fortuna porque quería evitar a Brasil y España en el grupo pero seguro no hubiera elegido a los franceses frente a otros europeos bastante mas accesibles.

Los uruguayos quedaron medianamente satisfechos con el resultado del sorteo, según dijo el entrenador Mario Rebollo, colaborador del seleccionador Oscar Washington Tabárez.

"Pudo haber sido mejor el sorteo, pero también pudo haber sido peor", señaló con un poco de resignación.

"Lo bueno es que conocemos a las selecciones de Sudáfrica, Francia y México porque ya las enfrentamos y eso es una ventaja", agregó.

Las selecciones de Brasil y Argentina, pueden dormir tranquilas.

Para los pupilos de Dunga, son pocas las selecciones en el Mundo que le puedan generar preocupación, y con ellos pasa justo los contrario, pues nadie quiere tener a los brasileños como rivales de grupo por su nivel y abundancia de estrellas.

Pero está claro que selecciones como Corea del Norte o Costa de Marfil, están lejos de ser un rival de riesgo para los encumbrados brasileños, cabezas del Grupo G.

Otras cosa es Portugal, que completa la cuarteta, con quien los brasileños seguramente tendrán un pulso para definir el ganador del grupo, pero con los sudamericanos como primera opción.

Para la Argentina de Diego Armando Maradona, que se perdió el sorteo mundialista debido a una sanción de la FIFA por irse de boca tras ganar el boleto mundialista, el panorama es un poco mas complejo, pero sólo un poco.

Grecia, que dejó fuera a Ucrania en una repesca, no parece ser la misma de unos años atrás, cuando ganó la Eurocopa.

Nigeria es un rival que en el pasado le traído algunas complicaciones a Argentina y las correosos coreanos del sur, mejoran, pero están lejos en el nivel de Messi y compañía.

"Maradona puede estar tranquilo", afirmó Carlos Salvador Bilardo, actual secretario técnico de la selección argentina y que la condujo a ganar la Copa del Mundo de México 1986, y tiene razón.