Se encuentra usted aquí

Outernational o la indignación del rock

Por
Redacción Shock

Así como agrupaciones gigantes como Calle 13 y Massive Attack se sumaron a la protesta sentando sus posiciones contra la llamada “Ley Anti-Inmigrante” en sus conciertos en vivo, bandas jóvenes también se sumaron al llamado. Una de las primeras que se alió a The Sound Strike fue Outernational, un grupo neoyorkino conformado por el vocalista Miles Solay, el guitarrista Leo Mintek, el bajista Jesse Williams y un malabarista de la trompeta, los teclados, el acordeón y el marxophone: Dr. Blum. Un grupo que combina con absoluta decisión ritmos y letras contundentes que, según ellos, obedecen a una motivación: que en su país dejen de pensar solo como norteamericanos y piensen como ciudadanos del mundo. Como parte de la humanidad. La problemática de los inmigrantes es su principal obsesión, por eso buscan subir el volumen y vociferar su declaración de principios y a punta de guitarrazos, denunciar el maltrato, la intolerancia, la discriminación y los abusos que padecen los inmigrantes en Estados Unidos.

Luego de su primer EP Eyes on Fire, Outernational barajó todos los elementos para que su álbum debut, Todos somos ilegales, resultara poderoso. Por eso, contó con una prominente lista de invitados: René Pérez de Calle 13, a quien una porción del público ha encumbrado como portavoz de la resistencia latinoamericana; Tom Morello, guitarrista de Rage Against The Machine, quien cuenta con una incendiaria obra bajo su batuta (además de participar como intérprete produjo tres de los cortes del disco); y Chad Smith, baterista de los Red Hot Chilli Peppers. Semejante combo reunido toca en la canción We are All Ilegals.

La cantante de Tijuana Ceci Bastidas y el DJ Uproot Andy, entre otros, se unen a la lista de participantes en un disco conceptual de dieciocho tracks, armado en diciembre del año pasado, y con el que la Outernational quiere mostrar la realidad que viven miles de personas en la frontera entre Arizona y México. El álbum, que hoy reluce su video The Beginning is Here y pronto lanzará su segundo sencillo con la compañía de René, aglutina ritmos infiltrados, desde el reggae hasta el ska, pasando por el punk, el dub, la polka, las rancheras, el sonido grupero, el folk y otras músicas del mundo interpretadas con instrumentos tradicionales, además de samples de películas que ahondan en el tema de la inmigración como El norte de Gregorio Nava y The Border de Tony Richardson. El disco también incluye una versión del clásico de Woody Guthrie, Deportees, producido por Tom Morello, en la que él participa como The Nightwatchman, su proyecto en solitario; el tema Across the Bordeline, cantado por Bob Avakian, presidente del Partido Comunista Revolucionario de los Estados Unidos; y Ladies of the Night, compuesta por Solay inspirado en un femicidio ocurrido en Juárez.

Hoy, que se han instaurado más leyes anti-inmigrantes en otros estados gringos, Outernational y sus amigos comienzan a irrumpir con firmeza en las tarimas, empuñando el micrófono con fuerza y respaldados por jóvenes a los que no los ahoga el peso de la tradición política, sino que los impulsa el espíritu de la revolución.

P&R CON MILES SOLAY

¿Cómo comenzó su relación con Tom Morello, Chad Smith y René Pérez?
René y yo fuimos presentados por el productor Tom Russo, quien es un colaborador frecuente nuestro y el productor de la canción Todos somos ilegales. ¡Chad Smith es un miembro honorario de Outernational! Juntamos fuerzas, tocamos un par de conciertos y juntos escribimos y grabamos el álbum Welcome to the Revolution, que sale a finales de este año. Tom Morello fue un mentor mío cuando estábamos comenzando la banda y fuimos muy afortunados de que hubiera aceptado producirnos. Aprendimos mucho de él.

El video de su sencillo es con Residente. ¿Por qué con él?
René Pérez y su banda, Calle 13, son una fuerza inspiradora y poderosa. Cuando los vi en concierto por primera vez fue como ver a un “Public Enemy” puertorriqueño. Cuando nos conocimos, pasamos mucho tiempo hablando por teléfono, él contándome sobre los levantamientos estudiantiles en América Latina, y yo poniéndolo al día en el tema del movimiento revolucionario que está dándose en Estados Unidos. Justo ahora estamos terminando el video de Todos somos ilegales.

Cuéntenos del tiempo que pasaron en la frontera antes de grabar el disco…
La frontera Estados Unidos/México es la más larga que existe compartida entre un país del “Primer Mundo” y uno del “Tercer Mundo”. Esta frontera atraviesa el desierto. Hay incontables historias y millones de vidas perdidas y vividas ahí. El viento. El cielo. Ciertamente, ese desierto es un personaje central en Todos somos Ilegales.

¿Por qué, como banda americana, se han hecho tan sensibles a los problemas de los inmigrantes?
A pesar de que nacimos dentro de Estados Unidos, Outernational no es una “banda americana”. Somos internacionalistas. En Estados Unidos es necesario que las personas dejen de pensar como americanos y comiencen a hacerlo en términos de humanidad. El imperialismo ha volteado todo al revés. Billones de personas escasamente si pueden sobrevivir de un día para otro, mientras una inmensa riqueza se concentra en una pequeña clase de explotadores. Esto ha provocado que mucha gente alrededor del mundo se haya visto forzada a abandonar sus países de origen para buscar la manera de sobrevivir en otros lugares. La amarga ironía es que esta gente, sobre cuya espalda recae la riqueza de este sistema, es la misma que está siendo vilificada y criminalizada de las maneras más inhumanas.