Se encuentra usted aquí

REC 2 se estrenó en el Festival de Venecia

Por
Redacción Shock

Tras el éxito mundial de "REC", Jaume Balagueró y Paco Plaza han hecho una segunda parte con la que buscan ante todo la complicidad de unos espectadores que se volcaron con esta historia de terror y para ello han dado una nueva vuelca de tuerca aunque con una buscada continuidad argumental y de estilo.

"En ningún momento pensamos en una continuación", reconoce Plaza.

Finalmente decidieron hacerla por dos razones. "Primero, por lo bien que lo pasamos haciéndola y segundo, por la trayectoria de la película, por la reacción de los aficionados. Nos estimuló mucho el hecho de que más gente aparte de nosotros hubiera disfrutado" con la historia, que además "generó muchas preguntas y enigmas".

Y a la hora de ponerse manos a la obra barajaron muchas historias diferentes hasta llegar a la escogida, que empieza en el punto en el que acabó la primera pero con la incorporación de nuevos elementos para mantener el aspecto de sorpresa que lograron con "REC".

Es obvio, explica Balagueró, "que se parece a la primera, es una secuela. Si no, habríamos hecho algo diferente. Pero tiene bastantes sorpresas y giros".

Y el resultado es "REC 2", una película con la que Plaza se muestra "entusiasmado" y a la que califica de "dignísima sucesora de la primera", lo que no evita que muestre un cierto nerviosismo por la reacción que tendrá el público.

Esta segunda entrega tiene más envergadura pero con el mismo espíritu de la primera, explica Balagueró, que señala que el rodaje fue "directo, sucio, como un telereportaje de la realidad", es decir, "no muy distinto, porque nos hubiéramos traicionado a nosotros mismos y al espectador".

Una idea, la satisfacción del espectador, que se repite durante la entrevista con los directores, que reconocen haber puesto en marcha el proyecto en base a las opiniones de los seguidores, incluso en lo que se refiere a la aparición de nuevo del personaje de Angela Vidal (a la que encarna Manuela Velasco).

La aparición de Velasco en la segunda parte es precisamente uno de los puntos con los que más están especulando los internautas desde que se supo que la actriz participaba de nuevo.

"Nadie acierta" con lo que ha pasado con Angela, explica Velasco, a quien hace "mucha ilusión que sea una sorpresa".

Para la madrileña ha sido "un regalo" repetir con los directores y con el mismo equipo en este proyecto, del que destaca "las burradas" que se les ocurren a Balagueró y Plaza y el hecho de que la cámara sea un personaje más.

"No es un elemento externo. Se asusta contigo", explica Velasco, que reconocer haber pasado miedo en el rodaje debido a la forma en la que se hizo, casi sin luz, lo que impide reconocer el espacio y hace exagerar las reacciones a cualquier estímulo.

A ese miedo contribuyó sin duda el edificio en el que se han rodado las dos partes, situado en las Ramblas de Barcelona, y la forma de trabajar de los directores, que "juegan a dar órdenes contradictorias a los actores, lo que descoloca a los compañeros".

"Crean una situación de inseguridad que te hace moverte en un terreno que va muy bien para el terror. Es una forma de rodar muy teatral, de secuencias muy largas y no dependes de cámaras ni movimientos".

Un sistema de trabajo que se copió de la primera parte pero con una envergadura técnica mayor, con más efectos especiales, apenas iluminadores y con los actores que se ocupaban casi de la iluminación, lo que fue muy complicado, explicó Balagueró.

No obstante, levantar esta segunda parte ha sido más fácil, en opinión de Plaza, porque "la primera fue partir de cero y aquí teníamos un suelo y de ahí construyes para arriba. Partíamos de que ya existía un precedente".

"Ya se conoce qué tipo de película es y es más fácil de vender. Gracias a la repercusión de la primera ha sido ya prevendida la segunda".

Un éxito que parece haber dado un espaldarazo al cine de terror, aunque Plaza opina que "sería injusto" ponerse medallas porque es un género que en España se ha realizado desde siempre, aunque no ha sido muy popular.

Por ejemplo, explica, "El Orfanato" se estrenó antes que "REC" y hay una generación actual de cineastas -"que en los 80 éramos niños y adolescentes y que nos gustaba el cine de género", apunta el director-, entre los que cita a Nacho Vigalondo, Javier Gutiérrez o el propio Bayona, y que apuestan por el terror "desde una perspectiva de aficionados".

Sobre la posibilidad de hacer una tercera parte, los directores dicen haber "fantaseado" pero aseguran no tener "ninguna intención" porque tienen "otras cosas que contar".

Lo que sí harán será seguir colaborando, pero ya no codirigiendo, un trabajo que consideran que sólo han podido hacer en un proyecto con el de "REC".