Se encuentra usted aquí

Robert Pattinson, más que un vampiro

Por
Redacción Shock

Resulta difícil imaginárselo usando otros zapatos que no sean los de Edward Cullen, ese pálido Drácula con el que los adolescentes del mundo andan obsesionados desde hace algunos años (y quién sabe por cuántos más, ya que aún faltan dos entregas de la saga de Crepúsculo), siendo simplemente él, un actor británico de 25 años, e incluso interpretando a cualquier otro personaje.

A él esto parece no preocuparle demasiado. Mientras muchos afirman que su carrera estará para siempre eclipsada por la sombra del vampiro, este chico ha sido capaz de convertirse, con éxito, en un joven Salvador Dalí (Little Ashes, 2008), en el rebelde Tyler Hawkins (Remember me, 2010) y hasta en un aristócrata llamado George Duroy (Bel Ami, actualmente en posproducción). Sin embargo, es en el drama Agua para elefantes, basado en libro homónimo de Sara Gruen (bestseller en las listas del New York Times desde que fue publicado en el 2006), en donde demuestra toda su magia como histrión.

En la cinta, que se sitúa justo en los años 30 de la Gran Depresión, Pattinson interpreta a Jacob Jankowski, un estudiante de veterinaria cuya vida cambia cuando sus padres mueren en un accidente de tránsito. Forzado entonces a embarcarse como polizón en un tren que resulta ser el de un circo, se ve de repente envuelto en una trama de amores prohibidos y… sí, de elefantes. Damas y caballeros: Robert Pattinson.

¿Por qué se interesó en hacer una película de este tipo?

Tras leer el libro de Sara Gruen, me di cuenta que estaba tan bien narrado y contextualizado que logró una historia muy sólida en un tiempo tan difícil como fueron los años treinta en los Estados Unidos. Siempre quise hacer algo que tuviera que ver con esa época, y esta historia resultó ideal.

¿Cómo logró ese afecto especial con Tai, la elefanta que hace el papel de Rosie, y qué aprendió de estos animales durante la filmación?

No hice nada distinto a darle perlitas de menta. No me gané con trucos el cariño de este elefante. Creo que la mejor forma de hacer que a un elefante le caigas bien, es dándole dulces (risas). En cuanto a lo que pude aprender de los elefantes, puedo decir que  Tai es una elefanta increíblemente inteligente. Puede hacer imitaciones de otros animales, realizar maromas y entender prácticamente todo lo que le dices. Es fascinante ver lo inteligentes que son estos animales. Realmente pasé un tiempo fenomenal trabajando con ella.

¿Cambió mucho su perspectiva actoral trabajando rodeando de animales?

Es definitivamente una experiencia diferente. Tal vez porque los animales crean una calma en el ambiente laboral, el equipo de trabajo, tanto actores como realizadores, están más felices en general. Me refiero a que nadie se queja de nada, y puede ser por ese ejemplo de ver que un elefante o un león hacen tan bien su trabajo y se contentan solo con la comida y el cariño de sus domadores.
Puede sonar loco, pero en ellos descubrí a seres muy interesantes.

¿Viendo qué películas se preparó para este papel?

En general no vi ningún filme relacionado con circos porque supuse que Jacob debía verse como un joven que se acercaba a ese mundo circense de una forma inocente. Pero lo que sí hice fue ver películas de Gary Cooper para empaparme del movimiento de los treinta, así como un documental llamado Brother, can you spare a dime? (Hermano, ¿puedes regalarme unos centavos?), el cual fue grandioso para entender la época de la Depresión. Pero también el set y los escenarios en el desierto y en Tennessee donde grabamos se veían tan reales, que no era difícil sentirse en la época, así que no se necesitó mayor preparación.

¿Qué es lo que más le atrae de los circos?

Realmente lo que siempre me ha gustado de los circos son los perros calientes que venden (risas). Soy un fanático de los perros calientes... Hablando en serio, creo que solo he ido a un circo una vez en mi vida, y eso fue como cuando tenía siete años. Recuerdo que mi hermana me dijo que uno de los payasos se había muerto haciendo una de las acrobacias, lo cual me dejó muy impactado,. Luego ella me confesó, ya cuando yo tenía como 19, que toda esa historia se la había inventado.

A mí los circos siempre me parecieron algo extraño, no me sentía completamente cómodo con la idea. No es lo mismo que ir a un parque de diversiones o ir al cine. Me refiero a que se siente que uno entra realmente en un mundo diferente, lo cual no deja de ser interesante. No he ido a un circo después de este rodaje, pero quiero hacerlo. Algo que muestra la historia es que en el mundo del circo los personajes viven de hacer trucos y crear ilusiones, de agrandar destrezas que no se tienen.

¿Fuera de cámaras ha pretendido ser algo o alguien que realmente no es?

Definitivamente. Cuando llegué a Los Ángeles a buscar suerte y tuve mis primeras audiciones, yo era una especie de desempleado en Londres, así que cuando me preguntaban que qué estaba haciendo, yo decía que estaba tomando algunas clases de dicción y acentos en la Academia Real de Arte Dramático, cuando en realidad no era así. Gracias al ambiente multicultural en el que me movía pude aprender a imitar acentos de gente de diferentes partes, así que cuando llegó la hora de hacer audiciones para Crepúsculo lo hice con acento norteamericano, lo cual para algunos era una locura, pero finalmente parece que dio resultado porque me llamaron.

En estos días comienza la preproducción de Cosmopolis, la película de David Cronenberg en la que usted va a actuar. ¿Tiene alguna expectativa respecto a trabajar con un director de esta talla?

No tengo ni idea de qué esperar de él cuando me diga “¡acción!”. He tenido la oportunidad de hablar con Cronenberg muy pocas veces. Sé que es un gran director, suena muy interesante como persona, pero el guión también es increíble y se ha logrado reunir un elenco magnífico, por lo que espero que sea una experiencia fantástica rodar con un genio como él.

Su fama ha ido en constante aumento con el paso de los años. ¿Se siente cómodo con eso?

Yo no creo que haya podido hacer las paces con esa parte de mi trabajo. Uno llega a un punto en el que se ve forzado simplemente a aceptar cierta parte de la fama, pero al mismo tiempo quiero seguir trabajando y por ende debo verlo como lo que es. Pero al comienzo de todo eso, nunca pensé que había que aceptar la fama de esa forma y adaptarla como parte regular de mi vida actual. Ahora pienso en la fama de una forma un poco más estratégica para mi carrera, porque lo que es mi vida diaria, es casi lo mismo que ha sido siempre; paso casi todo el tiempo trabajando, y muchas veces ni me  entero de lo que se publica o dice sobre mi.

Es inevitable hablar sobre lo que viene con Edward Cullen en la siguiente entrega de Crepúsculo: Amanecer. ¿Qué cambios tendrá su personaje en esta nueva entrega?

El rompecabezas de la encrucijada para Edward se va a ir solucionando a medida que llega el final de la historia, porque siente que su vida tiene una cierta finalidad. Edward siempre ha vivido con miedo a tantas cosas, que cuando se da cuenta que no tiene mucho más que perder, esa rabia interna la va a dejar salir para tratar de acabar con sus problemas de una vez por todas. Bill Condon es un director interesante que ha tomado un ángulo bastante audaz en comparación a lo que han hecho los directores de las otras películas de la saga, por lo que esperamos que sea realmente diferente.

Con tanto trabajo, ¿no piensa darse pronto unas vacaciones?

No puedo por el momento por el compromiso que tengo con Cosmopolis y Amanecer I y II; sin embargo, siento que mis baterías se están agotando tras cuatro años seguidos rodando, así que debo planear hacer algo pronto. Pero cuando tomo vacaciones, siento que termino más cansado cuando vuelvo al trabajo. Me siento más saludable cuando trabajo (risas).

¿Qué lo agota tanto de tomar un descanso?

Bueno, dejo de mantener un régimen de rutina y comienzo a comer de todo. Me encanta comer hamburguesas todo el tiempo, sin tener que estar pensando en horarios o en ir al gimnasio… cosas así.

¿Cómo ve su carrera tras el final de la saga de Crepúsculo, o mejor dicho, qué rumbo le gustaría que tomara?

Me gustaría tener mayor control sobre los trabajos que voy a hacer. A medida que va pasando el tiempo, a medida que vaya haciéndome más viejo, espero poder mantener ese camino como actor. Pero no puedo predecir nada, especialmente en este tiempo en el que todo se mueve tan rápido, mucho más en esta industria. Así que no tengo idea.

CONCURSO

Si quiere asistir con un acompañante este sábado 30 de abril, a las 10:30 a.m. en el multiplex Gran Estación a la función promocional de 'Agua para Elefantes', mándenos un correo a concursoshock@gmail.com con sus datos personales y el asunto: Robert Pattinson. El único requisito es que debe seguirnos en Twitter (shockcomco) y Facebook, porque será a través de estos medios que publicaremos los ganadores.

Ganadores invitación doble:

1-Laura Alejandra Rojas Pérez.
2-Natalia María Sepulveda Combariza
3-Mónica Patricia Mojica
4-Rodrigo Andrés Roberto Silva
5-Mery Monroy
6-Zulma Helena Arias
7-Karen Beltrán
8-Carolina Forero Barón
9-Andrea Univo Lozada
10-Paola Andrea Calderón Morales
11-Daniela Ochoa Peralta
12-Jennifer Pinzón
13-Maria Fernanda Perdomo Sánchez
14-Patricia Cruz
15-Shirley Pauline Robayo
16-Stephany Arias
17-Angela María Alfonso Ramírez
18-Ingrid Bobadilla
19-Johanna Milena Millán Barragán