Se encuentra usted aquí

Todo listo para el concierto de Bajofondo en Bogotá

Por
Redacción Shock
Fueron los pioneros de una experimentación sonora que dejó cortas las etiquetas para definir su sonido, ensamblaron el tango y la milonga, los sonidos más tradicionales de la herencia musical del Río de la Plata, ese río que une y separa a Argentina y a Uruguay, con los ecos más globales de la electrónica, el rock y hasta el hip hop acomodándose en el mapa sonoro de todo el continente (no solo ganaron un Grammy Latino en el 2003 a Mejor Álbum Instrumental por Bajofondo Tango Club, sino que entre sus colaboradores han pasado nombres como Gustavo Cerati, La Mala Rodríguez y Julieta Venegas). 

Una nómina de lujo encabezada por dos genios musicales como Gustavo Santaolalla (ganador del Premio Oscar a Mejor Banda Sonora por Babel y Brokeback Mountain y productor de gemas musicales como Re de Café Tacvba o de Fíjate bien de Juanes) y Juan Campodónico (nominado a los Premios Grammy 2013 por su proyecto en solitario titulado Campo) le dio vida, hace diez años, a un experimento sin precedentes. 

Hoy regresan con Presente, un álbum extenso, orquestal y hasta introspectivo que llama al baile pero que también dibuja la melancolía tanguera, que celebra no solo una década de vida sino el aguante de una banda que ha sabido sobrevivir a su propia fórmula.

Conversamos con uno de sus líderes, Juan Campodónico, de eso, el tango y MUCHO MÁS. 
 
*** 

Han pasado más de cinco años desde su último trabajo discográfico: Mar Dulce. ¿Cómo se siente ahora estar de vuelta conPresente?
Estamos muy entusiasmados con la salida de Presente, que sale el cinco de marzo. Hace dos años estamos trabajando en este álbum, es un trabajo bastante distinto a los anteriores. Buscamos la posibilidad de cambiar, de reinventarnos. A diferencia de Mar Dulce, este disco no tiene muchos invitados, está focalizado en las capacidades de cada uno de los integrantes de la banda. Ahora nos hacemos cargo de un montón de cosas que son nuevas para nosotros. El único invitado real es una orquesta de cuerdas de 22 músicos que tiene un sonido clásico. 
 
¿Cuál fue ese aspecto que determinó el sonido de este disco?
Gustavo Santaolalla y yo siempre estuvimos influenciados por el entorno y determinados por la vibración del lugar, compusimos en Montevideo, grabamos cuerdas en Buenos Aires, luego fuimos a Los Ángeles a grabar la parte más pop y rock. Entonces es un disco cargado de momentos, de lugares, de un proceso duro, por eso es un álbum con muchas dimensiones, que suena muy entero. 
 
En alguna medida ustedes fueron pioneros de una experimentación al mezclar los lenguajes tradicionales del tango y la milonga con sonidos electrónicos. En Colombia, este fenómeno también ocurrió con la electro cumbia pero hoy en día ha sido un recurso que por momentos parece agotarse e incluso convertirse en un cliché. ¿De qué manera Bajofondo se reinventa para no caer en la misma fórmula?  
Nosotros coincidimos con el nacimiento del electro tango, y toda esa onda de mezclar con música electrónica para crear un lenguaje más global y más neutro, pero nunca nos sentimos identificados con esa etiqueta. Bajofondo también tiene mucho  del rock, el pop, el jazz, el hip hop, la milonga y de otros géneros y músicas, es un lugar en el que conviven muchas influencias. Llegamos a definir un estilo propio, y ese es el valor que tiene y tal vez la razón del porqué Bajofondo sigue vigente. Las etiquetas pasan de moda, pero el artista que desarrolla una personalidad propia no. En Bajofondo hemos tenido esa pretensión de desarrollar un estilo propio. En el caso de Presente se trata de un disco con muchas capas, pero que sigue teniendo nuestra esencia. 
 
Pide piso, el primer sencillo de este álbum, es una constante referencia al baile y a mover el cuerpo. ¿Cuáles son las otras capas que se van a desplegar en Presente?
El primer sencillo, Pide piso, hace referencia al baile, es una canción que conecta un poco con el Bajofondo anterior, es un canción que en sí es una linda introducción a todo el álbum. Ahora queremos empezar a discutir la música de una manera más fuerte por eso hay muchas cosas novedosas pero siempre al estilo de la agrupación. Hay muchos momentos. 
 
A nivel de legitimación Bajofondo es una de las bandas más respetadas del continente, no solo por su trayectoria sino por los proyectos individuales de cada uno los integrantes. Cuando vuelven a unirse bajo el nombre de Bajofondo, ¿qué cambia?
Para todos, Bajofondo es nuestro buque insignia, es un artista muy amplio donde caben grandes artistas individuales; cada uno tiene muchas cosas que decir y se crea una sumatoria interesante, una química que nos permite trabajar, por más de que no vivamos en el mismo país, ni tengamos la misma edad. Bajofondo es eso: un lugar que se complementa con las habilidades de cada uno. 
 
Han pasado diez años desde que nació este proyecto. Cuando finalizó el proceso de grabación de Presente, ¿cuál fue la evolución con respecto a los trabajos anteriores?
Pasaron varios años desde el disco anterior; no sabíamos si íbamos a seguir haciendo discos. Este es quizá el disco más focalizado en nuestras personalidades. Bajofondo fue un grupo sin cara, solo se sabía que era una banda con gente con mucho talento; por eso en este álbum hicimos un énfasis en mostrar nuestras personalidades, en desarrollar nuestras habilidades y mostrarlas en él y el resultado nos encantó.
 
El tango es uno de los géneros más introspectivos y melancólicos de Latinoamérica; sin embargo, Bajofondo hace constantemente un llamado al baile. ¿Cómo se logran condensar en un solo lugar dos factores tan opuestos? 
Yo creo que tienen mucho que ver la geografía y los climas, aquí en el sur, en Argentina y Uruguay, tenemos estaciones muy marcadas, entonces eso genera  algo de la melancolía que tiene la música de acá, es más introspectiva tal vez por eso. El paisaje moldea un poco a las personas y a sus manifestaciones culturales, y algo curioso del tango es que a pesar de ese gen melancólico tiene una parte muy enérgica y corporal que incita al baile. Es una combinación particular algo de querer moverte y algo taciturno; eso no es común, y es algo que Bajofondo heredó. 
 
¿Qué significa el tango para Bajofondo? 
El tango en el punto más general, es la música por excelencia de Montevideo y Buenos Aires, de dos ciudades que están una frente a la otra pero dividas por un río, donde ha habido un diálogo de culturas; el tango define la idiosincrasia, es un buen espejo. Estas ciudades fueron pobladas por inmigrantes. En Montevideo, por ejemplo, ves arquitectura inglesa, francesa, portuguesa, y te das cuenta de cuánta gente pasó por acá. Todo eso está muy bien representado en el tango. Más allá de que sea una banda de rock con algo tanguero, o de electrónica, siempre está la esencia. 
 
Bajofondo entonces es la mezcla de todas esas influencias… 
Sí, es interesante lo ecléctico del sonido de Bajofondo y tiene que ver con eso, con estas sociedades que se formaron a partir de muchas piezas distintas, de la influencia británica, española e italiana. En el caso de Uruguay, los habitantes nativos, los charrúas, fueron exterminados; hoy hay descendientes pero ya no existe la cultura.  Eso pasa en todas las partes del mundo: aquí se armó un coctel distinto, y eso es Bajofondo.
 
***

Nuestros invitados al concierto de Bajofondo son:
Mauricio Carvajal 
Hugo Rodríguez 
Jose Antonio López 
Camilo Sánchez
Kike Vesga
andrea castellanos
Andrés Solano Tovar
Oscar Ivan Ferro Barragan
Milena Brigitte Triana Lopez 
Michael Arturo Orozco Crespo
Katherin Moreno Agudelo 
Isabel Matta