Se encuentra usted aquí

Transformers 2: más batallas, humor y sensualidad

Por
Redacción Shock

Una segunda versión que retoma el conflicto de la primera parte, la interminable lucha entre el bien y el mal, pero con doble topping de acción, de la mano de dos de los maestros del género, como son Michael Bay (La Roca) y Steven Spielberg.

Dos horas y media de Autobots y Decepticons, esta vez renovados con nuevos alienígenas, entre los que se destacan Devastator, quien se forma a partir de los Constructicons, algunos Insecticons espías, Ravage, una especie de felino metalizado, un viejo robot conocido como Jetfire y muchas otras sorpresas que no les vamos a echar a perder.

En Transformers, la venganza de los caídos, los Decepticons vuelven a la Tierra tras los despojos de la Chispa Suprema, más que por Megatrón, quien está atrapado en las profundidades del océano, ya que la necesitan para conformar un nuevo ejército y hacer regresar a 'The Fallen', el líder máximo de su clan.

El todo poderoso Megatron, quien acabó con la vida del Autobots Jazz en la primera parte, en esta versión no lo es tanto y parece uno más. Por el contrario su máximo rival Optimus Prime adquiere mayor protagonismo, que en la anterior película le había robado el Camaro amarillo Bumblebee. 

Y aunque hay algunas inconsistencias en la historia, como que Megan Fox no se ensucia en las batallas y Shia LaBeouf parece inmortal, la espectacularidad de la puesta en escena hace olvidar todo.

El sonido, tal vez lo mejor, hace vibrar el estomago y se escucha hasta el más mínimo movimiento de la articulación de los robots; la cámara una locura total, no se queda quieta ni un sólo segundo, por lo que hay que destacar la titánica labor de montaje, para que quede claro quién es quién en cada batalla.

Una película para divertirse que busca cautivar al público masculino con bellezas exuberantes y a las mujeres más con buen humor que con otra cosa.

Y aunque algunos críticos dicen que le sobra más de una hora de película, seguramente a los ras sorpresas que no les vamos a echar a perder.

En Transformers, la venganza de los caídos, los Decepticons vuelven a la Tierra tras los despojos de la Chispa Suprema, más que por Megatrón, quien está atrapado en las profundidades del océano, ya que la necesitan para conformar un nuevo ejército y hacer regresar a 'The Fallen', el líder máximo de su clan.

El todo poderoso Megatron, quien acabó con la vida del Autobots Jazz en la primera parte, en esta versión no lo es tanto y parece uno más. Por el contrario su máximo rival Optimus Prime adquiere mayor protagonismo, que en la anterior película le había robado el Camaro amarillo Bumblebee. 

Y aunque hay algunas inconsistencias en la historia, como que Megan Fox no se ensucia en las batallas y Shia LaBeouf parece inmortal, la espectacularidad de la puesta en escena hace olvidar todo.

El sonido, tal vez lo mejor, hace vibrar el estomago y se escucha hasta el más mínimo movimiento de la articulación de los robots; la cámara una locura total, no se queda quieta ni un sólo segundo, por lo que hay que destacar la titánica labor de montaje, para que quede claro quién es quién en cada batalla.

Una película para divertirse que busca cautivar al público masculino con bellezas exuberantes y a las mujeres más con buen humor que con otra cosa.

Y aunque algunos críticos dicen que le sobra más de una hora de película, seguramente a los fanáticos y seguidores de la serie de los 80' no les importará.

Transformers, Revenge of the Fallen, se estrena este miércoles 24 de junio en Colombia.