Se encuentra usted aquí

A Transmilenio no le gusta el reggaetón (editorial)

Por
Redacción Shock
Pensamos que era una hackeada. Pensamos que era una cuenta parodia. Pensamos que iba a haber rectificación. Pero no. Ayer en la tarde, la cuenta oficial en Twitter de Transmilenio publicó el siguiente mensaje: “Usuarios @TransMilenio la vida necesita música (excepto reggaeton) pero en TM es solo para usted. Use audífonos para no incomodar a nadie :)”.

No nos molestó la solicitud de usar audífonos dentro de los buses, ni que el mensaje rematara con una carita feliz; lo que nos molestó y alarmó, fue el mensaje discriminatorio y peyorativo del trino de parte de una entidad pública.

Evidentemente cada quien, incluso el community manager que maneja la cuenta @TransMilenio , tiene la opción de oír lo que le guste y detestar  lo que quiera, pero de ahí a discriminar o subvalorar algunos géneros y por consiguiente a las personas por sus gustos, hay mucho trecho.

La exclusión dictada por parte de una entidad donde conviven diariamente millones de personas nos recordó a esas sociedades en las que las personas de raza negra debían ir en un vagón separado de trenes y tranvías. ¿Acaso quienes oyen reggaetón van a tener el pasaje más caro? ¿Acaso quienes oyen rock o música clásica deberán tener sillas preferenciales?

Durante 18 años, desde nuestras páginas y nuestro portal web, hemos defendido una sociedad multicultural donde, a través de la música,  convivan de manera pacífica y respetuosa todas las identidades. Por eso, nuestras portadas y nuestros Premios han estado protagonizados por reggaetoneros, metaleros, punkeros, tropipoperos, vallenateros, raperos, “fusioneros”, “vanguardisteros” y todos los “eros” que se nos ocurran y creen música de calidad en nuestro país. En una sociedad fragmentada creemos, más que nunca, en nuestra consigna: “la música nos une”. La música es una sola.