Se encuentra usted aquí

.

Rap Bang Club nos recuerda que le debemos mucho a los campesinos

Una canción para que no se nos olviden nuestras raíces.
Cortesía artista
Cortesía artista
Por
Redacción Shock

Por medio de unas buenas rimas y un beat potente, Rap Bang Club nos recuerda lo importantes que son los campesinos en nuestra vida. Esta nueva canción del dúo bogotano va más allá de un lanzamiento, es una iniciativa. #MontañerosSomos busca generar conciencia colectiva sobre la labor que realizan los campesinos, su trabajo es importante para el abastecimiento de grandes ciudades y la falta de identidad, sobre todo de los jóvenes, ha ocasionado que el valor hacia los campesinos sea cada vez menor y que esta labor cuente con garantías laborales prácticamente inexistentes.

 

¿De qué trata la canción? 

Esta es una canción hecha para reivindicar el valor de nuestros antepasados y de los campesinos sobre todo en el trabajo que realizan, ya que merecen que los jóvenes cambien de pensamiento y comiencen a tomar conciencia sobre de dónde venimos. 

La letra está inspirada en la familia de los integrantes de Rap Bang Club, las historias y la verraquera que les inculcaron en su infancia: “Reconocemos su tradición de campesinos, arrieros, pescadores, matronas y demás oficios de antaño, como parte vital de nuestra cultura… Los recuerdos de nuestra infancia visitando los pueblos de donde provienen nuestras familias, nos aportaron muchas de las escenas que describimos en la canción”, así lo reseñaron los chicos del grupo. 

 

¿Quién estuvo detrás?

La guitarra estuvo a cargo de José Augusto Acosta, padre de Pezcatore, nacido en un pueblo de Risaralda e hijo de montañero, como dice la canción. José entregó esa tonada que suena a su infancia en Santa Rosa de Cabal, sonido con el que seguro muchos realizarán un viaje al pasado y se sentirán identificados.

 

¿Sobre el video qué?

El videoclip se realizó en Buenavista, Quindío y contó con la actuación de campesinos reales, esto con el fin de transmitir la esencia y el comportamiento que caracteriza a la población montañera. El rodaje tardó un poco más de un mes, debido a las complicaciones y restricciones que se vivieron por la cuarentena obligatoria que anunció el gobierno.

“Esta canción nos recuerda las manos de nuestros abuelos, llenas de tierra, de callos y cicatrices, su olor tan peculiar después de un día de arduo trabajo, y su manera de ver el mundo como niños, que los hacían llegar a la casa cansados a preparar panes y bizcochos en el horno de leña para compartir con sus familias, pero también las historias de cómo tuvieron que salir corriendo muchas veces aterrorizados por la violencia que no ha parado de acechar a nuestro país”: Rap Bang Club.

Más contenido sobre: