Se encuentra usted aquí

¿Por qué el mensaje ecológico de ‘Avatar’ es más pertinente que nunca?

Casi 10 años después, no pierde vigencia.
Avatar // 20th Century Fox
Avatar // 20th Century Fox
Por

Quienes han seguido la filmografía de James Cameron y son fanáticos de su trabajo saben que Avatar logra dar en el punto en todo momento. Es casi un mix de sus grandes éxitos. Con sus temas ambientales nos hace recordar El secreto del abismo junto con Aliens y muestra ese deseo corporativo de explotar los recursos naturales con ánimo de lucro sin impprotar las consecuencias. 

Por Edgar Medrano 

Con Avatar, Cameron introdujo un nuevo tema: la naturaleza es vista como un todo. La idea principal es que los extraterrestres pueden enseñar a la Humanidad la importancia de proteger el planeta. Avatar lo hace, e incluye una dimensión espiritual a la naturaleza, considerándola digna de adoración. Para los Na'vi, la tribu indígena de Pandora, el mundo es Dios. Los Na'vi la llaman Eywa.

En la película, los árboles son una especie de canal entre los Na'vi y Eywa, su "gran madre". Todos los lugares sagrados de la cultura Na'vi incluyen árboles: aparte de Hometree (donde los Na'vi llaman hogar), está el Árbol de las Almas y el Árbol de las Memorias. Estos son árboles que almacenan con Eywa las almas tanto de Na'vi como de animales muertos, y árboles en los que se registra el alma del planeta y sus habitantes, y que permiten que los recuerdos se carguen y descarguen a voluntad. Pero los árboles son solo un aspecto de los Na'vi. Ellos se consideran a sí mismos como seres completamente vinculados con su entorno, otros seres vivos y Eywa. Nos sugieren que todo el planeta es una red interconectada, prácticamente un organismo vivo que respira por sí mismo.

Al inicio de Avatar, Jake (El protagonista) está a la deriva: sin familia, física y emocionalmente paralizado. Jake en realidad está representando a la humanidad, mostrando su vacío espiritual, esa búsqueda de significado y propósito. Los Na'vi, por el contrario los tienen. Todo se debe en gran medida a la forma en que viven, respiran a Eywa y el mundo que los rodea. Esto es precisamente lo que atrae a Jake a su forma de vida.

El problema es que Jake hace parte de un ejército privado que busca sacar a los Na’vi de su planeta. Ya que contiene la sustancia rara y costosa llamada Unobtainium, que representa los recursos naturales. Esta sustancia es fundamental para la economía de la Tierra. La compañía privada Resources Development Administration, que representa a las corporaciones, ha establecido operaciones para arrasar el planeta y extraer la sustancia, sin importar si acaban a los Na’vi a su paso.

El administrador de la compañía dice que los inversionistas de la corporación preferirían evitar las malas relaciones públicas que obtendrían matando a todos los Na'vi, pero están aún más preocupados por evitar un mal balance. La corporación ha hecho intentos a medias para ganarse los corazones y las mentes de los Na'vi enseñándoles inglés y construyendo escuelas y caminos para ellos. Sin embargo de fondo, simplemente quieren que los Na’vi abandonen el lugar.

Avatar no es sólo una película ecológica al reconocer y respetar la interconexión de los seres. Recordemos a Grace (Sigourney Weaver) intentando persuadir al insensible representante corporativo y al Coronel que la verdadera "riqueza" de Pandora es esta interconexión y no los depósitos de metal subterráneos que están extrayendo. Sobra decir que esta incomprensión y apatía de estos personajes reflejan la apatía y avaricia del planeta tierra.

El mensaje ecológico de Avatar es hoy más pertinente que nunca, en especial en Colombia. La deforestación aumentó en un 23% en 2017, y ahora en el país se discute la implementación del fracking (fracturación hidráulica) con implicaciones que podrían ser desastrosas para nuestros ecosistemas para la extracción de petróleo. Igualmente, también se habla de volver a la fumigación con glifosfato para la erradicación de cultivos ilícitos, que ya se ha comprobado, tiene consecuencias nefastas en el cuerpo humano y el planeta.

Uno no tiene que ser un héroe de acción para hacer esto. Puede comenzar con algo tan simple como negarse, siempre que sea posible, a usar plásticos en cualquier forma, y usar bolsas de papel o de tela, por ejemplo. Expertos calculan que en pocas décadas habrá más plástico que peces en el mar. 

En estos momentos nos gustaría ser más como Jake en Avatar, que comprendió lo importante que es nuestra unión con la naturaleza y lo urgente que es actuar para protegerla. 

Temas relacionados: