Publicidad

Publicidad

Publicidad

blu_red_shock_push.png
¡Sin spam ni problemas! Activen las notificaciones y reciban las novedades realmente importantes del mundo de la música, el cine y las series.
De una
Ahora no

Publicidad

La ciencia ficción en Colombia es más prolífica de lo que pensamos, este libro lo comprueba

El autor Rodrigo Bastidas recorre la ciencia ficción colombiana en 'Cuerpos luminares y de otras dimensiones'.

Cuerpos luminares libro ciencia ficción en Colombia.jpg
Cuerpos luminares y de otras dimensiones, del autor Rodrigo Bastidas.
Cortesía: Filomena,

La ciencia ficción en Colombia es mucho más prolífica de lo que podríamos pensar. Esa es la conclusión del libro Cuerpos luminares y de otras dimensiones, del autor Rodrigo Bastidas.

Este trabajo es un libro de investigación, historia y crítica literaria en el cual Bastidas hace un recuento, y al mismo tiempo un análisis, de los momentos y temas más importantes en la historia de la literatura de ciencia ficción en nuestro país.

Publicidad

Hablamos con el autor sobre la ciencia ficción en Colombia y concluímos que el género es mucho más explroaod en el país de lo que pensábamos.

De la investigación que hizo, ¿Cuál fue su conclusión sobre la ciencia ficción en Colombia?

La ciencia ficción en Colombia no es un género que habla de escapismo, naves espaciales o futuros distópicos; es un género que se construye desde el lado B de una historia a la que generalmente no le hemos prestado atención. La ciencia ficción colombiana es el resultado de una serie de discursos que se entrecruzan en una ficción sorprendente, en ella podemos leer los cambios en la política, la economía, la ciencia y en el concepto de realidad en Colombia.

La propuesta que construyo en esta investigación es la de situar en el centro del espectro literario a un tipo de literatura que siempre ha estado en el borde: aquella que no se interesa en copiar la realidad, sino en crear mundos desde la imaginación.

Publicidad

En el caso de Colombia, la ciencia ficción ha servido para mostrar cómo aquello que comprendemos por ciencia siempre ha estado dialogando constantemente con los conceptos de la religión, de lo místico y de lo espiritual, proponiendo una mirada profunda a la construcción histórica del país.

¿Diría que la ciencia ficción colombiana no es tan conocida como otros géneros dentro de lo que se hace en el país? ¿Por qué?

Publicidad

La ciencia ficción en Colombia, al igual que en otros países, es un género literario que está acotado a un publico lector específico. La razón de esta focalización es que es un género que históricamente ha estado conectado con películas y series de acción, de superhéroes o de la espectacularidad del pulp. Si bien estos productos culturales también son ciencia ficción, en el caso de la literatura encontramos un género que se estructura desde los preceptos complejos de la forma de la ciencia como discurso y de su incidencia en la realidad.

Usualmente los lectores están acostumbrados a unas formas representatividad realista que conlleva la comprensión desde la referencialidad; en el caso de la ciencia ficción, los lectores se encuentran con mundos no miméticos que se construyen desde la extrapolación, lo que conlleva que se cambie la forma en la cual se ha leído usualmente la ficción. Esta, quizá, es una de las razones que ha llevado a que la ciencia ficción no sea tan leída y conocida como otros géneros.

¿Cuál diriía que es la obra de ciencia ficción más importante en Colombia?

Más que una obra, es necesario señalar un autor como aquel que estableció, desde la década del sesenta, los parámetros mínimos de la ciencia ficción colombiana; parámetros que han servido como estructura para muchos autores posteriores: René Rebetez. Este autor no solo escribió tres libros de relatos que se convirtieron en el punto de partida para toda la ciencia ficción de la segunda mitad del siglo XX, sino que desarrolló una teoría sobre la forma en la cual el género se podía construir desde Latinoamérica.

Publicidad

Para Rebetez, la ciencia no solo debía responder a los parámetros clásicos de lo cartesiano; en una nueva forma de epistemología desde el sur, para él era posible comprender los saberes de lo místico, lo tradicional y lo cosmogónico, como nuevas formas de ciencia que producirían nuevas textualidades. Sus estudios sobre sufismo, budismo y pobladores tradicionales convirtieron a la ciencia ficción escrita en Latinoamérica en una opción única y llena de posibilidades.

De su proceso de investigación, ¿Qué fue lo que más le llamó la atención?

Publicidad

Si bien es algo común que suceda, sigue sorprendiendo que muchas personas creen que en Colombia no existe la ciencia ficción y no saben que ha tenido una historia rica y prolífica, de varias décadas.

Para muchos lectores, la ciencia ficción solo es posible como un producto del llamado primer mundo donde se concibe la tecnología informática como única forma de ciencia; contrario a esto, la ciencia ficción tanto en Colombia como en Latinoamérica, propone otro tipo de dinámicas que no se conectan necesariamente con la idea de futuro implantada desde Estados Unidos o Europa.

La ciencia ficción en Colombia aparece como una visión crítica que hace énfasis en las formas como el Estado ha usado la ciencia como forma de control social e implantación de biopolíticas. Ver la historia de Colombia desde este eje, permite comprender mejor cómo se ha construido una visión única de país, y cómo es posible abrir posibilidades de realidad desde la imaginación.

¿Qué obra cree que es clave para acercarse a la ciencia ficción en Colombia?

Publicidad

Más que una sola obra, hay una serie de libros que permiten acercarse a la ciencia ficción colombiana desde diferentes vertientes. Desde los primeros textos de la segunda mitad del XIX como el cuento “¿Sueño de opio o hechicería?” de Julio Garavito, pasando por las novelas de inicios del siglo XX como Barranquilla 2132 de Osorio Lizarazo, libros de cuentos de mediados de siglo como La nueva prehistoria de René Rebetez, hasta novelas más actuales como El gusano de Luis Carlos Barragán o Zen’no de Karen Reyes, la ciencia ficción colombiana siempre ha sido un lugar para repensarnos como sociedad.

Incluso autores reconocidos del realismo han escrito libros de ciencia ficción porque encontraron en ese género la libertad que no hallaron en los textos miméticos; libros como El caballero de la invicta de RH Moreno-Durán o Aún el agua de Juan Álvarez así lo atestiguan. En resumen, la ciencia ficción colombiana es un género por descubrir que tiene tantos autores y vertientes como mundos posibles se pueden llegar a crear.

🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock. 🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock.