Se encuentra usted aquí

El apache de oro: La cumbia de Carlitos Tevez

Por
Redacción Shock

Boca Juniors se coronó en el torneó argentino de la mano de Carlitos Tévez: el ídolo, crack y figura xeneize que cambió la plata por el barrio y el equipo de sus amores.

Foto: elcomercio.pe 

Pocos jugadores latinoamericanos regresan a sus equipos de origen en su mayor pico de rendimiento futbolístico. Aunque hemos visto volver a Riquelme, Ronaldo o Ronaldinho, jugadores como ellos lo han hecho cuando las ofertas de los equipos de élite empezaron a disminuir. Carlitos, por su parte, decidió volver a Argentina cuando estaba en la cúspide. Justo una temporada después de ganar el Calcio y quedar subcampeón de la Champions con la Juve.

Pero que Tévez sea el jugador que más quieren en las villas y en los barrios bonaerenses no ha sido solo porque es el que más le mete huevas a los partidos. Así como juega, se tuvo que enfrentar a un pasado que le impuso las condiciones desfavorables propias de los barrios pobres.

Originario de Fuerte Apache, Carlitos Tévez siempre le tuvo que jugar en contra a los malos pasos que lo podían haber llevado por otro camino. La historia que lo demuestra es la de su vecino y compañero de equipo cuando niño: el Guacho Cabañas.

Cuentan que a los 14 años el Guacho y Tévez eran de las mejores duplas goleadoras de la 84 de All Boys. Fueron a la misma escuela, jugaron en los mismos clubes, nacieron el mismo año, y vivieron en el mismo bloque. Pero en ese entonces las oportunidades se le daban al Guacho. Cuando juntos se probaron en Vélez, el que se quedó con el puesto fue Cabañas, a quien le auguraban un futuro promisorio en la selección, de no ser porque al poco tiempo fue acusado de robar los bolsos de sus compañeros y fue expulsado del club.  Se supo también que llevaba años siendo parte de una banda de asaltantes conocida como los Backstreet Boys, una organización de la cual 20 de sus 24 miembros están muertos y que tenía como sitio de reunión el bloque en el que vivían él y Tévez.

(Vea también: Carlos Tevez realiza increíble hazaña para homenajear a la Juventus)

Mientras Cabañas terminó suicidándose después de matar a un policía, Tévez debutaba en la selección de menores y empezaba a convertirse en el jugador del pueblo. Uno corría para meter goles y el otro corría para no morir. Así es la vida en los barrios populares argentinos. Donde se baila y se canta la cumbia villera, la misma que le dedicó el grupo Piola Vago (integrado por uno de los hermanos de Tevez), a Carlitos en la canción El Apache pibe de oro.

Ahora el hijo prodigio de Fuerte Apache celebra el título de Boca Juniors y volvió para ser un referente. No en el futbol, sino en los barrios pobres donde a los niños se encuentran en medio de historias como la de Tévez y Cabañas. Volvió porque, incluso después de haber ganado o que quiso no ha dejado de ser el mismo tipo de barrio.

Escuche el tema que cuenta la historia de Carlitos en cumbia villera

Temas relacionados: 
Publicidad