Se encuentra usted aquí

Hurgando en el pasado de Dave Grohl

Por
Redacción Shock

Il richiamo del rock and roll es, en italiano, el título de la que durante mucho tiempo fuera la biografía oficial más esperada sobre el actual frontman de los Foo Fighters. En su libro, el escritor y periodista Paul Brannigan (ex director de Kerrang!, el semanario de música más importante que hoy existe en el mundo), se mete de cabeza a hurgar en la vida de uno de los multi-instrumentalistas y productores más importantes que ha parido el rock and roll en las últimas décadas. En época de vacaciones decembrinas, nos sumergimos en la lectura de las poco más de 300 páginas que tiene este libro y, a propósito de la visita de los Foo a Bogotá el próximo sábado 31 de enero, decidimos compartir con ustedes algunos apartes de los detalles que narra Brannigan de la vida de Grohl. Siempre es bueno enterarse un poco más a fondo sobre quien, antes de decidir formar y liderar su propia banda, fuera baterista de los Scream y de Nirvana. Lea, por pura cultura general como dicen por ahí.

  • David Eric Grohl nació el 14 de enero de 1969 en el Memorial Trumbull Hospital de Warren, a solamente una milla de distancia de la calle que hoy lleva su nombre.
  • “Cuando Nirvana se desintegró, yo todavía tenía demasiadas cosas por decir. Jueputa y si me quedan tantas todavía”.
  • “Uno de los momentos de la historia del rock and roll más importantes para mí fue ir a ver la película Let There Be Rock de los AC/DC. Esa fue la primera vez que sentí que la música me hacía dar ganas de descontrolarme y armar un mierdero. Fue la primera vez que me sentí punkero. Tenía ganas de destrozar la sala de cine, mientras escuchaba la música de esa banda”.
  • “Sobre el estilo de vida de Hollywood tengo que decir que es divertido, o al menos un poco. Pero también es un tanto irritante, un tanto deprimente, y luego termina siendo tremendo. Eso te hace preguntarte si al final lo que sucede es que toda esa gente que te rodea termina contagiándote”.
  • Frankenstein, de los Edgar Winter Group, fue uno de los sencillos más exitosos de los 70s. En mayo del año 1973 la canción llegó al primer puesto del Hot 100 de Billboard y alcanzó a vender más de un millón de copias. Dave Grohl ha confesado que el sonido de esa canción es uno de los mejores que ha escuchado en su vida. “Incluso hoy sigue siendo una de las mejores canciones que haya oido jamás. Frankenstein me recuerda a mi infancia y me veo ahí, en mi habitación, con esa canción puesta a todo volumen”.
  • De niño Dave Grohl soñaba con ser piloto. Tanto así que sobre la pared de su cuarto tenía pegado un poster de la cabina de pilotaje de un 747.

  • “Cuando tenía cuatro o cinco años de edad, mi mamá le regaló a mi papá una guitarra clásica. Él no aprendió nunca a tocarla y permaneció mucho tiempo parqueada en una esquina de la casa. A los 9 años yo ya la había agarrado un par de veces y sacado uno que otro acorde. Entre ellos, Smoke On The Water, clásico por excelencia de Deep Purple. Fue así como empecé a tocar la guitarra”.
  • La HG Hancock Band fue el primer proyecto musical de Grohl. Un dúo integrado por él y por Larry Hinkle, su vecinito de casa y su compañero de escuela en el North Springfield Elementary School. Grohl y Hinkle escogieron el nombre de su profesora de educación física, la señorita Hancock, para su grupo. El prefijo HG correspondía a las iniciales de Hinkle y de Grohl. Decidieron ponerle este nombre a su banda para rendirle tributo a los legendarios Lynyrd Skynyrd, cuando supieron que los integrantes de esta icónica banda de rock habían escogido este nombre para burlarse un poco de su profesor de educación física, Leonard Skynner.
  • Mientras los años 70 se iban acercando a su fin, la vida de Dave Grohl transcurría así: iba a la escuela, jugaba al fútbol, cada tanto cometía uno que otro acto de vandalismo y monopolizaba el equipo de sonido de su casa. Le caía bien a todos, era simpático y un estudiante ejemplar. Aunque su hiperactividad preocupaba un poco a los profesores de la escuela. En algunas entrevistas, varios declararon que era muy difícil conseguir que Dave se quedara sentado en su silla.
  • En la navidad de 1981, Virginia Grohl, le compró a su hijo Dave, su primera guitarra de verdad. Ese mismo año, el chico recibió otros dos importantes regalos: dos discos de los chicos de Liverpool (The Beatles 1962-1966 y The Beatles 1967-1970). Por esa misma época, la señora Virginia le compró también The Complete Beatles, un libro de canciones que traía todas las letras, las partituras y los acordes.
  • “El primer disco hardcore del que me enamoré fue una compilación que vendían con el fanzine musical Maximumrocknroll. Se titulaba Not So Quiet On The Western Front y era un LP doble con más de 40 bandas de la escena punk del norte de California y Nevada. Estaban desde los Flipper y  Fang hasta M.D.C. y los Dead Kennedys. Ese, el In God We Trust de los Dead Kennedys y Rock For The Light de los Bad Brains, fueron los tres primeros discos de los que me enamoré. Nada mal ¿Ah?”.
  • Durante su viaje a las profundidades del punk rock, todos los pensamientos de Grohl giraban alrededor de la idea de tocar la guitarra en algún grupo. Durante el otoño de 1983, él y Nick Christy tocaban la guitarra para entretener a los huéspedes de un hogar de reposo. Lo hacían a manera de trabajo social. “En una de esas jornadas, Tony Morosini vio a Christy y lo invitó a tocar en su banda, pero él le dijo algo así como ‘a donde voy yo, va también Dave’. Así empezamos a tocar covers de Bowie, los Who, los Stones, Chuck Berry. Un día nos inscribimos en el concurso del Liceo Jefferson y como dijimos que no teníamos nombre para la banda, nos inscribieron como Nameless”. Grohl y sus compañeros de banda no ganaron la competencia.
  • La escena punk de Washington era más bien modesta por la época en la que Dave Grohl se mudó a vivir allí. “Durante mi adolescencia, el punk rock fue para mi la mejor vía de escape.  Representaba la rebelión. Era un mundo fantástico en el que podías sumergirte cada viernes en la noche, descontrolarte y destruirte con los otros y luego regresar a casa como sin nada. Íbamos a conciertos de los Scream, los Black Market Baby y los Void, y a los que no asistían en promedio de 200 a 300 personas. Si tocaban los Black Flag podían llegar entre 500 y 600 personas”.
  • Cuando Grohl se encontraba en plena etapa de la adolescencia, su padre, James, vio que su hijo estaba perdiendo el rumbo de su vida, así que para darle un poco de disciplina decidió cambiarlo de escuela. De la Thomas Jefferson High School decidió enviarlo a la Alexandria´s Bishop Ireton High School, una escuela católica privada mano dura. “No había abierto una biblia jamás, y de repente me encontré ahí, estudiándome el Antiguo Testamento. Pensaba: Qué putas hice, si solamente me metí uno que otro ácido y aspiré un poco de Vernice Spray. ¿Alguien podría explicarme por qué estoy aquí?”.
  • La primera vez que Dave escuchó a Led Zeppelin, el legendario grupo del rock inglés, tenía solamente 6 años y la melodía de la canción Starway To Heaven salía de la frecuencia AM de la radio de su mamá. Pero fue solamente hasta mediados de los años 80 que la banda se convirtió en una obsesión para él. “Led Zeppelin, y en particular John Bonham y su forma particular de sonar la batería, me abrieron nuevos horizontes. Descubrir en mi adolescencia el dísco Houses Of The Holy cambió todo para mí”.
  • Un día cualquiera, a finales del otoño de 1986, Dave Grohl entró a un negocio llamado Rolls Music para comprarse un par de baquetas nuevas. Sobre el mostrador del negocio había un anuncio que decía: “Scream busca nuevo baterista. Llamar a Franz”. Incrédulo, Grohl leyó y releyó el anuncio varias veces antes de arrancarlo del lugar en el que estaba exhibido y metérselo entre el bolsillo. Poder tocar con ellos sería un sueño hecho realidad para él. Llegó a casa, levantó el teléfono y marcó el número que aparecía en el papel.
  • Dave Grohl tenía solamente 17 años cuando entró a formar parte de la banda de hardcore Scream y se fue de gira con ellos.
  • “No era más que un adolescente y tenía la posibilidad de hacer exactamente lo que cualquiera hubiera querido poder hacer a esa edad. Me pagaban 7 dólares a la semana y tenía la posibilidad de ver lugares que jamás me hubiera imaginado que conocería. Y todo eso, gracias a la música. Eran sensaciones indescriptibles: atravesar el país en un furgón con otros cinco chicos, parando a tocar en cada ciudad, después dormir sobre el pavimento de la casa de cualquier desconocido que se nos atravesara por ahí, y poder admirar el sol que salía en las mañanas mientras yo conducía. Había encontrado mi verdadero camino”.
  • “Kurt era un ser humano. Tal vez sea yo quien quiera recordarlo de otro modo, pero no me gusta pensar en él como una especie de genio introvertido que pasaba todo su tiempo proyectando el suicidio. De verdad que era una persona muy cojonuda, pero al mismo tiempo me doy cuenta de que solo de este modo se construye una leyenda”.
  • Como Grohl, Kurt Cobain traía la música en la sangre. Su tío Chuck Fradenburg tocaba la batería en una banda de garaje de Aberdeen, mientras que su tía Mari tocaba la guitarra, escribía canciones y se exhibía como cantante de country y western en los pub locales. A los 2 años, Kurt se sumó a un coro familiar interpretando con emoción Hey Jude de Los Beatles.
  • Inicios de los 90s. De paso por San Francisco y antes de comenzar la gira de Nirvana que partiría del Bogart de Long Beach en California, Una noche Kurt Cobain, Krist Novoselic y Craig Montgomery decidieron ir al bar I-Beam para ver en concierto a sus amigos de Scream. Esa noche, a Kurt no le importó saber qué tipo de guitarra estaba tocando Franz Stahl y tampoco se fijó en Pete Stahl. Esta vez centró toda su atención en el potentísimo baterista de la banda. Como recuerda Craig Montgomery, ex ingeniero de sonido de Nirvana, esa noche Kurt dijo: “Este es el tipo de baterista que nosotros necesitamos”. Seis semanas más tarde, Dave empacó su batería en una gigantesca caja de cartón y agendó un vuelo. Destino: Seattle.

La historia que comenzó después, ya todos la conocemos. Si usted no, le recomendamos la lectura completa del libro de Paul Brannigan, que en inglés se consigue bajo el título The Call: The Life And Times Of Dave Grohl.