Se encuentra usted aquí

Justin Timberlake espera arrasar en los Grammy 2014 este domingo

Por
Redacción Shock

Él es, sin duda alguna, uno de los atistas más multifacéticos de su generación. Cantante, bailarín, actor e incluso buen comediante. Justin Timberlake sí que supo sacarle el jugo a lo aprendido en el Club de Mickey Mouse, donde se formó junto a otras figuritas del mundo del entretenimiento como Britney Spears y Christina Aguilera. Hablamos con el artista que al lado de nombres como Kendrick Lamar, Macklemore & Ryan Lewis y Pharrell Williams, lideran la lista de los artistas más nominados a la entrega número 56 de los Premios Grammy (ver especial). La ceremonia será transmitida por el canal TNT este domingo 26 de enero, a partir de las 8 de la noche hora de Colombia.

Por Mario Amaya - @amayamario

Hablemos un poco de su más reciente disco, el 20/20 Experience, The Complete Experience, nominadísimo a los Premios Grammy este año.

Es un disco en el que hubo muchísima exploración en la composición. Quería escribir canciones que abordaran diversos ángulos y aspectos del amor. Hay descripciones de un amor que es muy sexual, por ejemplo, y está planteado en algunos casos, como si la mujer fuera una especie de droga. No quería escribir cosas que fueran a ser interpretadas literalmente por el público porque en últimas es poesía. Lo importante es que la gente le encuentre a cada canción su significado, y si la interpreta de una u otra forma, de todas maneras cada una está cumpliendo con su función.

¿Es decir que ninguna de estas canciones puede ser considerada como una referencia autobiográfica?

No, en lo absoluto. Aunque bueno, si la gente lo quiere tomar así, tampoco me importa. No escribo canciones para describir y contar lo que pasa en mi vida personal. Plasmo lo que distintos tipos de personas pueden sentir en ciertos momentos.

¿Se siente satisfecho con lo que ha logrado hasta ahora en su carrera como músico?

Cada una de las etapas de mi vida, y con eso me refiero tanto a las canciones como a los álbumes que he hecho, con ‘N Sync y en solitario, son parte de mi crecimiento como artista y reflejan muy bien el período y el momento vividos. La verdad es que estoy muy orgulloso de todas y cada una de ellas. No podría decir que unas hayan sido mejores que otras pero le doy la libertad a los demás de escoger sus favoritas.

Pero el actual es definitivamente un gran momento en su carrera. El reconocimiento que recibió en los premios MTV a finales del año pasado, dejó boquiabierta a la audiencia mundial. Su capacidad artística es realmente impresionante. ¿De dónde sale toda esa pasión por cada cosa que hace?

Uno podría pensar que se trata del simple gusto de hacer arte, de hacer música y de entretener a los demás. Pero si voy un poco más allá de eso, también tiene que ver con el hecho de que cuando era pequeño siempre me sentí como el subestimado del grupo. Practicaba muchos deportes en equipo, aunque ese equipo no fuera el mejor, y pienso que eso me ayudó a crecer con la determinación de siempre tener que sacar lo mejor de mí mismo, incluso a la hora de componer música. Por eso siempre quiero que mis canciones suenen a algo nuevo, a algo fresco. Los nuevos sonidos y las propuestas diferentes hacen que uno pueda mantenerse con vida en este negocio. Esa fue precisamente la filosofía que asumí cuando decidí emprender mi carrera como solista. La gente me preguntaba: “¿Pero por qué dejar el grupo, si les está dando tantas ganancias y éxito?”. Y la verdad es que hubiera podido quedarme ahí cómodo, un par de años más, pero eso no era lo que el corazón me decía que debía hacer.

Y fue ahí cuando decidió incursionar de lleno también en la actuación.

Así es, tendría unos 19 o 20 años de edad cuando llegó ese cambio que era definitivamente necesario. Y al mismo tiempo empecé a trabajar en mi primer álbum: Justified.  La verdad es que no pensé que fuera a ser tomado muy en serio por la prensa y el público, pero resultó ser que sí fue muy bien acogido por la industria. Después salí con mi segundo disco FutureSex/LoveSounds que, irónicamente, sonó muy diferente al anterior. Incluso hasta hubo programadores de radio que me preguntaban si Sexy Back era una especie de broma, porque sonaba completamente distinto a lo que estaban acostumbrados de mí y creían que estaba intentando ser chistoso. Tuve que llamarlos y decirles que no, que era un sonido real. 
 
¿Incursionar en la actuación no fue, en ese momento, un riesgo para su carrera musical?

No lo sabía pero tampoco me preocupaba mucho ese tema. Yo lo que he querido siempre es ser creativo y proponer desde el arte. Es por eso que terminé también metido en la actuación, en el cine, y haciendo sketch de comedias para televisión. Uno no puede tener siempre ese miedo a fracasar porque, en últimas, la vida no se trata de ganar o de perder. Todo esto se trata de explorar, especialmente cuando estás metido en el mundo de las artes. Eso es lo que a mí personalmente me gusta hacer.

A sus 32 años de edad, ha logrado ser un personaje de gran éxito y reconocimiento. ¿Qué le gustaría estar haciendo en unos 10 años?

¿La verdad? Jugando golf. Por la naturaleza de mi trabajo, tengo que estar viajando y moviéndome de una ciudad a otra constantemente. Mi vida y mi ritmo de trabajo son como el de un deportista profesional. Mis conciertos tienen una duración de aproximadamente dos horas y media, incluso tres. Ese es casi el mismo tiempo que dura un juego de baloncesto. Yo estoy siempre en movimiento. Salgo del concierto al backstage a tomarme una ducha, me subo al autobús de la gira y seguimos con lo que venga. Esto no para. Viajar es algo que ocupa gran parte de mi vida. Y lo que pasa es que cuando te casas, añoras un poco poder quedarte en un solo lugar por un buen tiempo. Así que poder pasar más tiempo junto a Jessica (Biel), y disfrutar de un tiempo tranquilo jugando golf es lo que desearía estar haciendo no sólo en 10 años, sino cada vez que tengo la oportunidad de no estar girando.