Se encuentra usted aquí

La fiesta de San Francisquito, un bacanal en honor a la siembra

Recorrimos una parte de la zona andina entre el departamento de Nariño, en Colombia y la provincia de Carchi, Ecuador, para ir al San Francisquito
Por
Fabián Páez López

Dos toros que bailan al ritmo del churo cósmico, cornean a las mujeres y persiguen a los hombres para “dejarles su semilla”; dos domadores negros; un ángel; música tradicional andina y orquestas de tecnocumbia dignas de cualquier fiesta con tía guapachosa incluida (Cumbia etílica: tras los pasos de la tecnocumbia y la tecnochicha); una figura de 30 centímetros con poderes sobrenaturales que bien podría ser la versión religiosa de un juguete de acción y un ritual en el que se intercambian alimentos provenientes de diferentes lugares y que garantiza la abundancia en la cosecha de todo el año, hacen parte del repertorio de una de las celebraciones más recónditas de los andes colombianos: la fiesta de San Francisquito.

Por Fabián Páez López @davidchaka //Fotografía: Camila Camacho.