Se encuentra usted aquí

La maldición Ramsey se lleva a Robin Williams

Por
Redacción Shock

Desde hace tres años, el futbolista galés perteneciente al Arsenal Football Club: Aaron Ramsey ha sido conocido por “matar” (no literalmente, claro está) a grandes personajes del mundo cada vez que hace una anotación en la cancha de juego. 

El mito se originó el 1 de mayo de 2011 cuando el deportista marcó el gol de la victoria para su equipo contra el Manchester United. A un día de haber ganado la contienda contra los ingleses, la Casa Blanca de Estados Unidos dio a conocer ante los medios de comunicación la noticia sobre la muerte del terrorista Osama Bin Laden. Sin embargo, hasta ese entonces no estaba tan clara la maldición que perseguiría al futbolista (según los supersticiosos, desde luego). 

Cinco meses después de la muerte de Osama Bin Laden, Ramsey lo dejó todo en la cancha de juego contra el Tottenham, y aunque el mundo parecía seguir su curso normal, días posteriores al triunfo los fanboys de Apple y amantes de la tecnología lloraban la partida del gran Steve Jobs

A raíz de que los goles del mediocampista no eran tan habituales en dicho año de su carrera, la gente empezó a circular por redes sociales una serie de rumores que se convirtieron en todo un mito: ‘La Maldición de Ramsey’. Aunque para muchos incrédulos los eventos anteriores fueron “simples coincidencias del destino”, ese mismo mes Aaron se llevó otro muerto a sus espaldas: el dictador de Libia Muamar Muhamad Abu-minyar el Gadafi (quien fue asesinado un 20 de octubre) al marcar contra el Marsella. 

Desde entonces la afamada maldición empezó a cobrar fuerza. En 2012 marcó contra el Sunderland y horas después se reveló la muerte de la cantante Whitney Houston.

Los juegos siguieron su curso y 'La Maldición de Ramsey' fue quedando en el olvido, el deportista continuó brillando en el campo de juego y ningún personaje político, religioso o del mundo del espectáculo se vio afectado durante su racha goleadora del 2013. Un momento de respiro para el deportista frente a las fatídicas coincidencias del pasado. Sin embargo, en noviembre de ese mismo año el mito volvió a nacer tras darse a conocer la muerte de Paul Walker (horas antes de este lamentable deceso Ramsey había marcado un doblete con el Arsenal en el partido disputado contra el Cardiff).

Ahora, nueve meses después de este último evento el galés vuelve a ser culpado por llevarse a la tumba a un monstruo del cine que vivirá en el corazón de los cinéfilos y seguidores de su trabajo: Robin Williams, pues Aaron Ramsey jugó el pasado fin de semana contra el Manchester City anotando uno de los tres goles que le dio el triunfo a su equipo.

Qué dicen ustedes ¿realmente hay una maldición de peso sobre el jugador?