Se encuentra usted aquí

Los injuntables del Desafío Caracol

Por
Redacción Shock

“Deme una pistola y los mato a todos”, El Juli.

Por: JAIME ESPINAL (Retador en el Desafío África, 2013).

JUNTOS

          Juntos somos un desastre. Una abominación. Somos una mezcla que no se mezclaría en otras circunstancias. En ninguna circunstancia normal. Solo allá. Solo en el Desafío. Donde sea que se juegue.

          Por eso funciona. Por eso es fascinante. Porque nos junta a una recua de injuntables absolutos. A una recua de imposibles que, juntos, somos una bomba.

          Bomba que no se desactiva, explota. Y cuando esto echa a andar, no hay como desactivarlo.

          Vamos a explotar. De muchas formas. Tarde o temprano.

CAMIÓN

          Estamos sentados en un camión. Destapado. Al sol del mediodía. En África. las noticias informarían 50 grados centígrados… si las hubiera podido ver. Pero no existe ninguna posibilidad de irme por mi cuenta en    modo “ya vengo, voy por cigarrillos”.

          Le pertenezco al juego. Todos le pertenecemos. Y ahora estamos sentados en un camión que está parado en algún lado del desierto. Hace días no comemos.

          Vamos para nuestro primer juicio.

VAMOS

          Vamos es un decir. El camión lleva horas parado con nosotros adentro. Sin podernos hablar. Tratamos de comunicarnos con miradas pero dos chicas omnipresentes nos vigilan. Todo está perfectamente planeado. Todo ejecutado a la perfección. No hay escapatoria. Solo existe el juego. Y hay que jugar.

          Hay que sacar a uno. A uno de los nuestros. Hay que enterrarle el cuchillo. Se acerca la primera muerte.

          Morirse es más difícil de lo que uno cree.

AVIÓN

Nos conocimos en el avión. En los aviones. (24 horas de viaje: Bogotá–París–Senegal). “Deslizadores chequeo cruzado”, “Por favor lea el manual de salvamento”, “Chaleco salvavidas debajo de su asiento”, y nosotros ya queríamos sacar al Johnny. Sabíamos que no lo lograría. Era un niño insufrible perdido en el Reality más salvaje de Colombia. Un bambi entre las bestias en la selva africana.

 VOTO

          –Voy a votar por ti –le digo al Johnny–. Para que te vayas.

          Me voltea los ojos, saca pecho, saca culo, menea la mano y señala Alejo.

          –Y ajá –le dice, coqueteándole– ¿Tú qué, bigotón… también vas a votar por mí?

          –Sí parcero –responde Alejo de frente–. Para que te vayás de una vez.

          –Yo también –suelta la Crespa de una.

          –Yo también –dice Eli.

          –¡Yo más! –dice Lina.

          –Yo… no sé –dice el Juli.

          –¿Por quién vas a votar tú? –pregunta la Crespa.

          –No voy a decir –responde el Johnny, y panea la mirada por todos, señalándonos a cada uno–. Ya sabrán.

LIBRETO

          “¡Eso es libreteado!”, grita un espectador furioso en la sala de su casa.

El televisor lo observa impávido. Parece decirle Tranquilo, señor, todo es verdad. El hambre, la traición, las dificultades, las peleas. Todo es verdad porque con esa recua de gente no hay necesidad de hacer libretos… Los participantes se matan solos. Porque son injuntables. Y están juntos.

MICRO

          Estamos viviendo una microvida. Otra vida distinta dentro de esta vida. Una metavida. Con un solo fin: sobrevivir. Pero en esta –también– vamos a morir. Y en esta –también– le tememos a la muerte.

          La diferencia con la otra vida (la normal, la de todos), es que aquí nos volvemos animales, bestias que buscan sobrevivir a toda costa, a costa de otros, de los otros. Hay que comérselos a todos. O ser comido.  

          ¿Dije “La diferencia”? :S

GOT

          Somos nuestro propio Game Of Thrones.

          Juli, el Herrero borracho. Alejo, el Guerrero sensible. La Crespa, la Doncella rebelde. Eli, la Princesa hot. Linita, la Madre atribulada. Johnny, el Bufón maricón. Jaime, el Mago estratega.

          Juntos somos Los Retadores.

          Y estamos en un juicio de corte medieval.

          A uno hay que cortarle la cabeza.

          Todos votamos por Johnny. Menos Johnny.

          Johnny vota por Linita… La Madre.

SOBREVIVIENTE

          Johnny no se va.

          Los Sobrevivientes –que en ese momento eran nuestros Jueces– lo salvan.

          Viene el efecto rebote: el siguiente con más votos. Solo hay un voto distinto a Johnny: Lina.

          Muere Linita, la Madre atribulada. Muere para esta vida. Se va del Desafío África. Llora. Llora mucho.

          La primera eliminada. La primera muerte.  

          Johnny sonríe. Colombia no lo puede creer. Aunque ya se esperaba.

PRE­–FINALE

          Los Retadores nos tragamos en total tres de los cinco juicios de esa primera fase en una carnicería voraz.

          En el segundo juicio murió Eli, la Princesa. Y en el tercero logramos, al fin, sacar al Johnny (¡Hasta nunca, Bambi!).

          Los autodenominados Cuatro Fantásticos (los cuatro que quedamos), nos unimos y avanzamos en bloque, vengando ese primer tramo devastador.

          Hasta que el juego nos obligó a matarnos entre nosotros.

          Dos Desafíos a Muerte. Dos muertes emotivas y horrorosas. Muere el Juli. Muero yo.

          Dos Retadores sobreviven. Alejo y la Crespa: el matrimonio made in África que logra quedar entre los 4 finalistas.

          Pero la esposa muere, y entonces de los siete queda uno. El Guerrero, el Jambar, el bigote.

          Alejo enfrenta la penúltima prueba.

          Derrota al Balrog.

          Avanza a la final.

MUERTE

          Ya sabíamos que íbamos a morir. Pero eso no lo hace más fácil.

          Desde el banquillo de la muerte vemos la final por televisión.

          El último Retador muere aplastado a manos de la brutal campeona del Gran Juego. La única verdadera Sobreviviente.

          Hace un año Carolina nos ganó a todos. Fuck.

MARRUECOS

          Hace un año: maravillosa microvida Senegal. Alucinante. Vuelvo de una, sin pensarlo.

          Hoy: arranca la microvida de los nuevos Injuntables. Con todo lo que venga. Con el hambre, las peleas, y las muertes… Las pruebas, los golpes, las heridas… La emoción, la euforia, las cámaras todo el día… La producción, Margarita, la movida, las delicias, el goce, los amores, y las fantasías que puedan tener lugar en Mil y una noches.

Temas relacionados: