Se encuentra usted aquí

Esa Palenkera: rap, orgullo y elegancia desde San Basilio de Palenque

La tierra como eje y el rap como desinfectante. El nuevo disco de Kombilesa MI es puro orgullo palenquero.
Kombilesa Mi - Fotos: Katherin Fresneda @ktfresneda
Kombilesa Mi - Fotos: Katherin Fresneda @ktfresneda
Por
Fabián Páez López

Mucho Mapalé, Ñeke y Pica Pica. Mucho orgullo, rap y respeto activo por la tradición del más importante símbolo de las luchas cimarronas: San Basilio de Palenque. Con su segundo álbum recién desempacado, titulado Esa Palenkera, Kombilesa Mi toma un nuevo vuelo creativo y se reafirma en su propio invento, el Rap Folclórico Palenquero

Por Fabián Páez López @davidchaka // Fotos: Katherin Fresneda @ktfresneda

Dentro de la truculenta geografía colombiana, pocos territorios guardan una historia de resistencia tan particular como San Basilio de Palenque. Ubicado en el municipio de Mahates, en el departamento de Bolívar, este corregimiento ha sido señalado como el símbolo viviente más importante de las luchas cimarronas por la emancipación de los esclavizados, así como del más significativo proceso de paz adelantado en suelo americano. Hoy, de hecho, es popularmente reconocido como el primer pueblo libre de América.

Pero San Basilio de Palenque no solo es un lugar con valor histórico. Su particular forma de organización social (los ma kuagro); sus ritos fúnebres (lumbalú); su conocimiento del ambiente con fines medicinales; su legua propia, el palenquero; y su extensa colección de expresiones musicales han hecho de estas tierras un hervidero de creatividad.

Portada álbum Los Generales R Y R - Colmusica,1991

El último General: la historia del primer disco de rap colombiano

Una historia social y biográfica del primer grupo colombiano en hacer un disco de rap.

Aunque desde afuera de la comunidad se ha extendido una visión de la cultura como un ejercicio arqueológico de excavación y conservación del pasado, en San Basilio, la permanencia de las tradiciones ha detonado precisamente lo contrario: nuevas formas de hacer cultura. Por eso, a las músicas propias de tambores (herencia africana), como el bullerengue sentado y el son palenquero, se le han sumado nuevas gestas sonoras.

Bien conocida es, por ejemplo, la historia de la champeta, enraizada en palenque gracias a la reinvención del soukous que hicieron nombres como Viviano Torres o Charles King. Pero, más recientemente, ese mestizaje sonoro ha dado cabida a una nueva etiqueta, el Rap Folclórico Palenquero. Un género que empata dos visiones en extremo concordantes: las demandas del rap como fenómeno global y el orgullo identitario de San Basilio; un género inaugurado por un grupo de jóvenes que hoy estrenan su segundo álbum, Kombilesa Mi.

Esa Palenkera

A estas alturas, luego de ocho años de carrera, cuenta Afroneto, una de las voces líderes de Kombilesa, que “músicos y mc se han compenetrado más con el RFP. Fue un género que cree en la comunidad, pero que muchos de los compañeros no lo habían asimilado totalmente. El rap con tambor, la fusión, la vaina. Durante estos años le cogieron más amor al género. Aprendieron a ejecutarlo de una mejor manera. A nivel de composición hemos evolucionado. En el anterior trabajo hacíamos rapeos de 20 o de 18 compases, de 22, de 26. Ahora hacemos incluso de 8 o de 10. Y también fragmentos cortos, pregones, puentes. Todo ha cambiado, se ha fortalecido esa parte musicalmente hablando”.

img_2300.jpg

El nuevo disco, titulado Esa Palenkera, incluye 13 cortes con consignas certeras. Muchas de ellas, como quedó claro en su primera placa, ¡Así es palenque! (2016), están cantadas en su lengua propia. Es mucho más pulcra la producción y más refinada la arquitectura de cada tema, pero la primera apuesta siempre está dirigida a su entorno más próximo: las nuevas generaciones de San Basilio de Palenque. Una apuesta radical y diciente para una industria que parece sumirse cada vez más en la fiebre de las reproducciones en streaming.

(Vea también: Internet y sus cifras infladas están arruinando nuestro juicio musical) 

“En Palenque nunca se había visto un grupo tan joven interesado de la tradición, pero también en lo urbano. Hemos sido un puente para que crucen otros proyectos, otros artistas. Ha sido prospero el crecimiento musicalmente hablando y se ha fortalecido mucho más la tradición. Hay mucho más interés en la lengua palenquera, hay mucho más interés en la identidad, en autorreconocerte, porque nosotros lo que hacemos es eso: sentirnos orgullosos de donde venimos. Y con eso jalamos mucha gente. Dicen que ‘lo que está haciendo Kombilesa Mi es bacano; los peinados, la forma de vestir, la lengua. Si esto es lo nuestro vamos a pelearlo’. Se están autorreconociendo. Ha sido una manera de fortalecer San Basilio de Palenque y cada una de sus manifestaciones culturales: la música, la danza, la lengua. Porque nosotros estamos abiertos a que en nuestro show puedan aparecer b boys, pero también nosotros hacemos nuestro propio break dance, que es el mapalé, la cumbia, el pica pica. Las danzas tradicionales van también dentro del RFP”, agrega Afroneto. 

img_2306.jpg

Esa Palenkera fue grabado en el corregimiento de Minca, en el estudio del neoyorkino Christian Castagno, quien además fue productor del disco. “Es un estudio apartado de toda la modernidad, en la selva. Y, bueno, brindó mucha tranquilidad. Uno se apoya mucho también de la naturaleza y yo creo que de eso también hace parte que hoy sea tan poderoso y tan elegante nuestro álbum”, cuenta MC PM, otra de las voces al frente de Kombilesa Mi.

Con un método narrativo más depurado, pero con la música de tambores y el territorio siempre en mente, Kombilesa Mi logró armar casi que una guía de viaje para nativos y extranjeros. Así lo describe Afroneto:

“El disco Esa Palenkera tiene sabor, tiene alegría, tiene tradición. Sobre todo, mucha identidad. Te vas a encontrar con diferentes ritmos que hacen parte de la musicalidad de San Basilio de Palenque, como es la chalusonga, el son de negro, el Mapalé. Y también quisimos hacer un aporte a eso que hemos adquirido de África, como el afrobeat, ritmos como la champeta o el soukous. Y sobre esos ritmos nuevos está el trap. Más que todo en la canción que se llama Ñeke, pero es una mínima parte. Más que todo para que la gente se vaya sintonizando con lo que se viene y con las otras fusiones que vamos a seguir haciendo. Es un disco que conlleva a que la gente entienda que Colombia es un país diverso y que, tanto es diverso en su gente, como en la música, las tradiciones y los saberes. Vas a encontrarte canciones que hablan sobre ‘no más discriminación’, sobre mapalé, sobre la pulla, pica pica. Ritmos tradicionales de palenque que quizá mucha gente no conoce, pero que es bueno darlos a conocer porque hacen parte del Patrimonio musical de San Basilio de Palenque. A raíz de esta fusión, lo que hacemos con esta fusión es llevar a la gente a Palenque a través de la música. A que viajen.

Cuando tú escuchas:

El mapalé
Es de la tierra de Pambelé
Así ke si kelé
Su to tá aki agué
El mapalé
Es un baile de rebeldía
Por eso en palenque se practica día a día

…si tú tienes una noción de palenque, te imaginas a los niños y a los jóvenes practicando la vaina. Esa es la intención de la música que hacemos”. 

img_2318.jpg

Si el hilo conductor es la tierra, el orgullo y la identidad, hay que decir también que el detonante más feroz es el rap. Según cuenta MC PM, en “Esa Palenkera no se descuidan los ritmos palenqueros porque en realidad es lo que nos hace diferentes. Es algo que nos enorgullece mucho. Ser un palenquero es ser afortunado. Porque vivir en Palenque es vivir rodeado de música y eso te permite que tengas una gran creatividad en el momento de hacer cualquier obra. También está el rap, que es la música que representa a los negros en realidad. Desde su surgimiento fue para revolucionar, para exigir o decir que están vulnerando el derecho de los negros. El rap es el género más escuchado hoy. Si tú escuchas en la champeta o en cualquier otro género, escuchas siempre un rapero, o un rapeo. La gente lo ha visto como algo que fortalece cualquier género. Los raperos seguimos creando, demostrando que el rap es la música que puede cambiar el mundo, porque no ha perdido su origen. Y los que ahora estamos con el rap y sabemos el significado, seguimos en la lucha: seguir mejorando lo malo, ya sea de la sociedad o del gobierno, de lo que sea. El rap es ese género que crea conciencia desde su inicio. Un rapero no hace música por hacerla, porque la gente la baile, sino que aparte del flow y del baile también hay una letra que te va a tocar la mente. El rap es el género que hace la poesía para desinfectar el mundo, para cambiar lo malo a lo bueno”. 

img_2311.jpg

(Vea también: Festival de Tambores de Palenque: ¿el mejor del año en Colombia?)

Hoy, las filas de Kombilesa Mi, son más amplias. Además de Afroneto, MC PM, Keila Miranda y Mc Ukibe, también figuran dentro del grupo Kendri Cassiani, Edinson Sabino, Orlys Reyes, Martín Maza y Edwin Valdez. Pero su labor se está extendiendo. Los jóvenes que se acercan primero al rap, al trap o al reggaetón están viendo la forma de redescubrir su lenguaje, de reconocerse dentro de la música, de juntar a las cantadoras con las raperas, de juntar a los b boys con los bailarines tradicionales.

 

Temas relacionados: