Se encuentra usted aquí

10 lecciones para que su corto la saque del estadio en otros países

Por
Redacción Shock

Marvin&Wayne es uno de los nombres duros en cuanto a distribuidoras de cortometrajes se trata. Por eso no podía ser otro que Pablo Menéndez, una de las cabezas de esta distribuidora, quien diera esta charla para todos aquellos interesados en ponerle alas a sus cortometrajes en el marco del BAM. 

Si usted no pudo ir, si tiene su corto guardado en un cajón con llave y quiere que sea visto por muchos ojos, les resumimos algunos de los puntos más importantes. Después no diga que no le hicimos la tarea.  

1.    Si no ves cortos no haces cortos: Regla de vida en todas las profesiones creativas. Es necesario ver lo que está pasando alrededor, ser crítico pero también sentirse inspirado. Nunca parar de alimentar el ojo, es una de las claves más importantes.

2.    Conocer los festivales: Festivales de cortometrajes pululan en diferentes países, pero lo mejor es conocerlos, saber los requerimientos, si cobran o no la inscripción, buscar opiniones de personas que hayan asistido a dichos festivales y no comer entero solo por la etiqueta de “festival”.

3.    Papel y lápiz: prepara una estrategia: generar ganas de que vean tu corto es una regla tan difícil, como importante y necesaria. Por eso usted debe de tener una estrategia delineada en el bolsillo, saberse los requerimientos de los festivales en que se va a inscribir, ir despacio y sin afanes (recuerde que la fecha de nacimiento de su corto es hasta el día en que se proyecta oficialmente). Sea un estratega en todo el sentido de la palabra.

4.    Conocer las reglas del juego en cada territorio: En cada país las cosas cambian, los festivales tienen diferentes lineamientos y coloquialmente hablando se necesita ser “canchero”. Saber que en algunos países como Estados Unidos sube abismalmente la cuota de inscripción, que la mayor producción de cortos está en Corea, Japón o China y cuidarse de la gran cantidad de festivales poco fiables en la India. Ojo abierto. 

5.    Domina las estrategias para la inscripción y promoción: Aprender a usar de “pe a pa” las plataformas de inscripción a los festivales y después de tenerla totalmente clara sea previsivo: nunca sobran las marcas de agua que evitan que su trabajo se difunda sin su consentimiento. 

6.    Aprende a diferenciarte para ser más eficaz: Hay algunos detalles que marcan la diferencia y no son nada complicados. Ejemplo: unos buenos créditos al inicio o que el mail de contacto esté en un lugar visible (créalo o no muchos cortos se han quedado en el limbo porque jamás pudieron contactar a los genios detrás de estos). Para los festivales las veces que usted mojó prensa es algo que tiene bastante valor, por eso si usted tiene la capacidad de conseguir a alguien que haga el puente con los medios, no lo dude. También medite si quiere trabajar con una distribuidora, pues en muchas ocasiones son una llave necesaria para llegar a festivales. 

7.    Protege tus derechos: Muchas veces los cortos son tomados como una broma, no se las da el valor que se merecen y eso no solo tiene que ver con el público, sino con los mismos directores y personas que trabajan alrededor de la pieza. Todos, sin excepción, tienen el compromiso, de cambiar el chip y de hacer que la industria de los cortometrajes se fortaleza. ¿Le cobraron mucho por la inscripción? Usted tiene la última palabra, usted es el dueño. Hay festivales que solo buscan lucrarse, pero recuerde usted tiene la sartén por el mango. 

8.    Prepara el equipo físico: Es muy importante la manera en que presenta su cortometraje. No gasté mucho en flyers o posters si sabe que no va a pasar mucho con el festival. Métale camello a escoger el fotograma que será casi que la imagen con el que la gente relacionará su pieza. Por otro lado elija muy bien las palabras que va a poner en su sinopsis, a veces son más poderosas las sinopsis cortas, pero impactantes que un tratado de dos hojas. 

9.    Relaciónate – expande tu red: Muchas veces sus amigos son los primeros espectadores y los que usted elige para que le hagan comentarios, pero para nadie es un secreto que muchos de ellos (no todos) intentarán ser benevolentes con usted. Busque entonces a los programadores, personas que ven por lo menos 2000 al año, a los críticos – que generalmente son los mismos programadores -, escriba correos, búsquelos en Twitter. No le de miedo acercase y moverse. 

10.    Si no ves cortos no haces cortos (BIS): Sí señores, el primer punto se repite. Como diría una sabía canción “Oiga, Mire, Vea”, no se pierda nada de lo que está pasando a su alrededor. Puede que ya tenga una buena estrategia, la prensa de su corto, el material y todo listico, pero jamás pierda las ganas de ver que es lo que está pasando y sobretodo de conectarse con la gente que los hace. 

Pablo Menéndez, de Marvin&Wayne

Temas relacionados: