Se encuentra usted aquí

It: Capítulo 2, la reivindicación de todos los que fuimos unos perdedores

Más un mensaje de superación personal que película de terror.
It 2
It 2
Por
Redacción Shock

Si hay algo que podamos definir de la vida en general, la de todos, es que muchas veces nos pasan cosas que son muy similares a una película de terror. ¿O no le ha pasado a usted? ¿Ya se acordó de esos sucesos que lo marcaron para siempre y que le hicieron cambiar en algo su vida? Sí, se vale su ex, el bullyineador de su colegio y hasta algún familiar tóxico.

De esto básicamente trata toda la película IT: Capítulo 2. Miedos, patrones de comportamientos que se repiten a través de los años y traumas de infancia no superados que impiden tener una adultez plena y segura. Si va a ir a verla tenga en cuenta que en algún momento se puede sentir plenamente identificado y que muchas escenas lo van a dejar pensando más de la cuenta. También, si aún no la ha visto, mejor deje este escrito hasta aquí pues se viene un ALERTA SPOILER denso. Si ya la vio de seguro han sido más las reflexiones que ha tenido al respecto que el susto que se metió en el film.

Lo primero que hay que aclarar es que da más miedo el precio de las crispetas que la película en sí. Es más un thriller psicológico en el que nos movemos por un universo donde los niños del Club de los perdedores (Bill Denbrough, Bill, Beverly Marsh, Ben Hanscom, Richie Tozier, Mike Hanlon, Eddie Kaspbrak, Stanley Uris) nos muestran la mejor versión de sí mismos en su vida adulta. 

A excepción de Mike quien fue el único que se quedó en Derry y se convirtió en el bibliotecario de la ciudad, el resto de los chicos voló a diferentes lugares del país y olvidó por completo los sucesos con Pennywise. Pero en el fondo ninguno de ellos ha cambiado en realidad, los traumas adquiridos en su niñez siguen latentes en cada una de sus decisiones.

Se los explicamos con plastilina.

El Club de los perdedores... 

Beverly se convirtió en una reconocida diseñadora de modas, pero se casó con un hombre maltratador, que la hiere de la misma forma que lo hacía su padre.

Ben, el gordito del grupo y al que lo acosaban por su sobrepeso, se convirtió en un exitoso arquitecto que vive en Nebraska pero sigue siendo un solitario, no se ha casado y continua, 27 años después, enamorado de Beverly.

Bill, a quien conocimos como líder del Club de los Perdedores sigue tartamudeando al hablar, pero dejó plasmadas todas sus palabras en una novela de misterio muy criticada por el final. Aún tiene miedo a los desagües y se culpa por la muerte de su hermano.

Richie, el mejor amigo de Bill, quien se ocultaba de la gente y tenía pocos amigos,  se convierte en un exitoso comediante en Los Ángeles. Pero sigue ocultando secretos, no es libre del todo y se avergüenza de su condición sexual.

Eddie, el chico hipocondríaco del grupo quien le tenía miedo a todo se convirtió en un agente de riesgos y sigue evaluando en cualquier lado las posibilidades de contraer alguna enfermedad. 

Stanley, uno de los más miedosos del grupo. Stan creció y se volvió  socio de una gran empresa de contabilidad pero sus miedos fueron tan fuertes que no pudo sobrevivir a ellos.

Como vemos las cargas emocionales de cada uno de los chicos del Club son las protagonistas de la película; estas son las que alimentan a Pennywise y las que le dan material al payaso para atacar a sus víctimas. Desde el inicio del film, cuando se lleva a una niña haciéndola creer que la va a curar de su lunar de nacimiento, notamos cómo en esta entrega la trama ya no se basa en el monstruo que acorrala a los niños y se los lleva para siempre. Si no en atacar a través de los miedos más profundos de cada uno.

El juego psicológico que ejerce el personaje del payaso sobre todas las historias es la que los obliga no solo a enfrentar al personaje, sino a escavar dentro de sí mismos para sacar todo lo malo que llevan dentro. Inclusive podríamos decir que Pennywise es solo una excusa para obligarnos a ver dentro de cada uno las carencias afectivas y dolores que han hecho que la etapa de adultos este compuesta de tristezas, heridas que se repiten y un sinfín de emociones negativas.

Muy parecido a la vida real...

¿Película de Terror?

Como lo mencionamos al principio no es una película que cause miedo. Maneja un gran balance entre “terror” y humor pues las escenas pueden parecer escalofriantes, pero culminan en un chiste bien preparado.

Pero si hay algo que llame verdaderamente la atención es que, en esta segunda parte y puede que sea porque ya somos adultos. Pennywise no resulta tan aterrador, es más parece un arlequín bailarín. ¿De verdad le teníamos miedo a eso? Puede que sea la manera precisa de explicar que las cosas que nos asustaron alguna vez de niños pierden valor cuando crecemos. Aquí el miedo cambia y pasa a ser ese recuerdo traumático que nos recuerda algo que no queremos sacar. En este caso el payaso se encargó de recordarles sus miedos más profundos: el gordo, el que dejó morir a su hermano, el homosexual y la chica fácil.

Con respecto a la novela de Stephen King. Las dos películas separan la historia de los niños de la adulta, en el libro el escritor cuenta la historia intercalada.

La historia es buena porque puede generar en el público ese enganche de identificación pues se adapta a panoramas reales de la vida misma. Todos hemos sido, en algún momento de la vida, unos perdedores. Estamos seguros que para nadie la adolescencia fue el momento más memorable de su historia, los complejos de crecimiento, los cambios físicos y demás nos hicieron crear nuestro propio Pennywise.

Pero sí es completamente claro que es una versión menos violenta pero más triste que la anterior por la calidad de dramas que viven los personajes.

Lo que necesita saber antes de ver It: Capítulo 2

La banda sonora es impecable y estuvo a manos de Benjamin Wallfisch quien también participó en la primera parte.

¿Duración? 169 minutos

¿Fechas? 1990 - 2017 – 2019

¿Se puede ver en desorden? No, necesita ver la primera película para entender esta.

¿Tiene muchos nombres que hay que aprenderse? Sí, pues se puede confundir en los personajes.

¿Se puede ver con papás?

Datos curiosos: 

- Los de vestuario de It: Capítulo 2 tuvieron que crear 10 trajes de Pennywise y 60 versiones del mismo atuendo pues se dañaba en cada escena.

- Mientras filmaban una escena de la película en el Teatro Elgin en Toronto, más de 100 extras fueron sorprendidos cuando salió  Bill Hader quien hace de Richie Tozier haciendo un stand up comedy. La gente enloqueció tanto que tuvieron que repetir varias veces la entrada. 

- Para la segunda película se usaron nueve tonos diferentes de sangre en varios disfraces.

Vea también: 10 adaptaciones de libros de Stephen King que nos hicieron reevaluar la vida

Temas relacionados: