Se encuentra usted aquí

2016: diez shows que le pegaron al perro

De todas las presentaciones que hubo a lo largo y ancho del 2016, hubo diez que muy a su manera le pegaron al perro.
Por
Chucky García

De todas las presentaciones que hubo a lo largo y ancho del 2016, hubo diez que muy a su manera le pegaron al perro.

Por: @chuckygarcia

Por cantidad y diversidad fue un año sobresaliente en materia de presentaciones, pero no siempre lo que se vio en el país –y principalmente en Bogotá– fue un reto a lo establecido o sacó a las audiencias de su zona de confort. No es un secreto que la música en vivo en todo caso ha dejado de ser peligrosa y difícil de domar o por lo menos con una capacidad de sorpresa y de aventura mayor a la de montarse en un TransMilenio en hora pico; no es regla general pero suele suceder en muchos casos con la que mayor atención recibe de los medios y las redes sociales.

Seguramente son más las presentaciones que a lo largo y ancho del 2016 sí lograron desencajar a los asistentes, ofrecer resistencia, conmover con una visión desoladora y sombría del mundo (o simplemente ceñida a los acontecimientos); o meter en una película distinta a quien fue a verlas. Pero de todas hubo diez que muy a su manera le pegaron al perro, y fueron las siguientes, en orden alfabético:

Deafheaven en Rock al Parque

Llamar la atención del público del rock desde lo introspectivo no parece tarea fácil y menos si se trata de la audiencia del rock duro, casi siempre más apasionada por la velocidad, lo thrash o los sonidos más clásicos. Catalogada como una banda de “post Black Metal”, esta agrupación de San Francisco (EEUU) debutó en Rock al Parque con un show que apeló a la catarsis y a los giros dramáticos: en cuestión de segundos podía pasar del ruido extremo a la calma absoluta. Su vocalista George Clarke es uno de los mejores frontman que se han visto por estos lares.

Publicidad