Se encuentra usted aquí

Los Crocs de plataforma: ¿futuristas o crimen de lesa humanidad?

¿Será esta una nueva forma de exaltar la imperfección en un mundo gobernado por las redes, donde solo queremos mostrar vidas perfectas?
Getty.
Getty.
Por
María Cometa

Esta no es la primera vez que aparecen unos Crocs en la pasarela, así que primero que todo vamo’ a calmarno, aquí hay mucho foam por moldear. Hay algo que no está en discusión, este zapato ya fue declarado el más feo del mundo por todas las revistas, ¿Pero por qué Balenciaga? ¿Por qué su director creativo, el genio fundador de Vetements cometería este crimen de lesa humanidad?

Por: María Cometa // @MariaCometa

Una vez más las redes sociales se encienden con la nueva versión de los Crocs en su nueva colaboración con Balenciaga. No es la primera vez que esto pasa, entonces no debería sorprendernos, la marca ya ha realizado dos colaboraciones junto a Cristopher Kane, más horribles aún. Pero, ¿Qué hay detrás de estas colaboraciones?¿Por qué una marca como Balenciaga que lleva el nombre del couturier (Costurero) más famoso del siglo XX incluiría este esperpento en su colección? ¿En qué rayos estaba pensando Demna Gvasalia?

Este tipo de alianzas tienen fines comerciales por supuesto, las colaboraciones han demostrado ser una gran estrategia de alianza de posicionamiento entre marcas. En este caso, el zapato más feo el mundo gana puntos por llevar la insignia de una marca de lujo y Balenciaga da de qué hablar. ¿Será así de simple la ecuación? Sigo con mi fe intacta en el diseñador.

En los últimos años, hemos visto como talentos jóvenes han tomado las riendas de las grandes casas de moda, desafiando todas las reglas, pero al mismo tiempo tratando de ser fieles a las grandes personalidades que las fundaron y que además, marcaron la historia de la moda. El trío del momento: Alessandro Michele director creativo de Gucci, Anthony Vaccarello al mando de Saint Laurent y Demna Gvasalia a cargo de Balenciaga, todos tienen algo en común: han revolucionado por completo la moda reciente con su eclecticismo y están diseñando desde el futuro. No es nada fácil cargar con el peso de estos nombres, pero aún así es innegable como los 3 han revivido las marcas en los últimos dos años. Empezaron una nueva era juntos.

Muchos dicen que Balenciaga se está retorciendo en su tumba, que estos Crocs son solo un intento penoso por llamar la atención, el viejo truco de “Que hablen bien o que hablen mal, pero que hablen”, pero conociendo el background e influencia del director creativo de Balenciaga, es demasiado injusto juzgarlo de esta manera cuando realmente merece toda nuestra admiración por su trabajo y un poco más de crédito por su rebeldía.

La moda es un fenómeno que nos interpreta, que lee nuestros cambios culturales y en esta medida, el diseñador es una especie de filósofo que construye nuevas posturas.  En la época de Balenciaga, la moda era un tema de glamour, el couturier se encargaba de vestir a las élites con ropa hecha a su medida (alta costura). ¿Qué hizo Cristóbal? Creó el vestido Sack y el de 4 puntas, con los que desapareció la cintura, para darle libertad a las mujeres que no tenían cuerpos esbeltos. Al principio la prensa los odió, hoy son leyenda. Ese era el futuro en aquellos tiempos, liberar a la mujer.

Volviendo al presente, Demna Gvasalia es un diseñador que cree en el individualismo y en la exploración del estilo propio. Su filosofía se inspira en las subculturas urbanas y las calles para crear ropa que represente a una nueva generación, ropa que realmente se pondrían, ropa que represente cosas que nos gustan. 

Es un fanático de la cultura digital y por eso no me cuesta para nada entender que haya generado tanto alboroto en las redes, seguramente sus diseños están pensados para eso, en ellos resaltan detalles pop (elementos propios de la cultura popular) y lo pop en este 2017 son las redes sociales, el internet, los memes, los euros, y a que no adivinan qué más: ¡Crocs! esto ya lo había hecho muchas veces, ¿No vieron el bolso inspirado en la bolsa de plástico de IKEA, que obtuvo una respuesta legendaria en redes de parte de la cadena de muebles? 

Por otro lado, si vemos detenidamente sus colecciones, el belga ha reiterado una posición estética que deja ver mucha deconstrucción, en la misma pasarela que presentó los Crocs vimos chaquetas y gabanes con mangas inútiles que interrumpen la simetría de las prendas en su normalidad, mezclados con algo de punk, conservando este borrón de la silueta propio de Cristóbal, en la pasarela de hombres habían pantalones de tres botas, mangas exageradas y desproporcionadas, además, es el mismo responsable de esos tenis de suelas exageradas y ridículas que se están popularizando entre las tiendas multimarca de curadurías urbanas. 

¿Será esta su forma de plantear una nueva postura que exalta la imperfección en un mundo gobernado por las redes donde solo queremos mostrar vidas perfectas? ¿Será que Demna busca la belleza en el caos? ¿Será que tiene la osadía de darle a una marca de lujo un carácter tan callejero? No sé ustedes, pero yo quiero ver más atrevimientos como los Crocs.

Mi llamado como siempre es a que veamos la moda más allá de las cosas, más allá de lo que pueda ser lindo o feo, porque estas líneas cada vez se desdibujan más,  los invito a siempre ir más allá de la ropa, para que puedan encontrar en ella el arma de empoderamiento e identidad que realmente es y se atrevan a salir a la calle con unos Crocs extravagantes, livianos y cómodos de plataforma solo porque son divertidos. ¿Se acuerdan de esa escena famosa del diablo viste a la moda donde Andy se ríe de Miranda mientras ella elige entre dos cinturones muy parecidos? En este episodio ustedes son Andy, Demna Gvasalia es Miranda y yo soy Squirtle.

Temas relacionados: