Se encuentra usted aquí

.

20 años del pop arriesgado de 'No Strings Attached' de Nsync

Un disco clave para el pop cumplió 20 años.
Portada No Strings Attached Nsync.
Portada No Strings Attached Nsync.
Por
Redacción Shock

No cabe duda de que finales de los 90 y comienzos de los 2000 fue una era clave para el pop. En 1999, con Millenium, los Backstreet Boys rompieron récords en ventas. Artistas como Destiny's Child, Britney Spears o Christina Aguilera se convirtieron en favoritas del público. En el 2000, con No Strings Attached, Nsync creó el álbum más exitoso de ese año y uno de los más vendidos de la década. 

No Strings Attached fue el sucesor del álbum debut homónimo del grupo, un disco que si bien tuvo sencillos exitosos como Tearin’ Up My Heart o I Want You Back, falló en distinguirlos entre las demás bandas de chicos. Backstreet Boys y Nsync fueron creadas por Lou Pearlman, un empresario con más interés en ganar dinero que en la música, quien se aprovechó del éxito de ambos grupos con contratos injustos. De hecho, el nombre del disco hace referencia a la separación de Pearlman, quien solía ser su “titiritero”.

Nsync necesitaba un álbum que demostrara su verdadera esencia y eso fue No Strings Attached, un disco que logró darles el sello personal dentro del pop. Una de las razones fue la exploración con otros géneros, especialmente el hip hop. El rap de Space Cowboy (en el que participó Lisa "Left Eye" Lopes de TLC) y pequeños detalles como el beatbox en It’s Gonna be Me hicieron que la banda se destacara y consolidara un sonido propio. En este disco, el grupo también hizo un cover inesperado de Just Got Paid, de Johnny Kemp (1988), en el que logró darle un nuevo aire sin dejar sus raíces funk.

Desde que llegó Nsync, la unión pop hip hop se hizo más solida que nunca, con colaboraciones como Jay Z y Beyoncé, Katy Perry y Snoop Dogg, Rihanna y Eminem, Taylor Swift y Kendrick Lamar, y claro, la posterior carrera como solista de Justin Timberlake. Pero no se limita a las colaboraciones: buena parte de los grupos de K-pop incluye al menos un rapero en su alineación.

En las 12 canciones de No Strings Attached, el grupo mostró su versatilidad al hacer grandes himnos pop como Bye Bye Bye o It’s Gonna Be Me, o baladas con gran destreza vocal como This I Promise You (considerada una de sus mejores canciones a nivel lírico) o I Thought She Knew (esta última a capella).

Es un disco que capturó mucho del espíritu de su época. Nos habló del miedo al Y2K y el fin del milenio en Space Cowboy: “No necesitamos todas esas profecías que nos dicen qué hay adentro. La paranoia no es la forma de vivir el día a día, así que deja tus dudas y tus temores atrás”.

En la época en la que Internet estaba masificándose, Nsync nos habló de interacciones sexuales en línea en Digital Get Down. “¿Podemos conectarnos? Necesito amor y afecto, te llamaré por teléfono, espero me contestes… Encuentro digital, solos tu y yo. 20 mil millas de distancia pero puedo verte y tú puedes verme a mí”.

Se cumplen 20 años de No Strings Attached, un disco emblemático de su tiempo que experimentó en temáticas y estilos. Aunque algunas canciones pierdan vigencia, de nuestras playlists nunca le diremos “Bye, Bye Bye”.

 

Más contenido sobre: