Se encuentra usted aquí

.

Aguas Ardientes: Carne fresca del folk chirri y a la bogotana

El himno de Colombia sería más descriptivo si incluyera esta línea de Aguas Ardientes: "No hay luka para ni mierda"
Por
Redacción Shock

En una caja de fósforos con un código de descarga, porque “los discos en físico son para locas noventeras”, estrenaron su primer álbum los bogotanos de Aguas Ardientes. Se titula Guarever y fue lanzado a principio de año. Son 12 tracks que resultan difíciles de describir o relacionar con algún género musical, pero que por ratos suena al clásico folk gringo y por otros a blues o cumbia villera. En el universo de Guarever caben un duende violador de Transmilenio, reflexiones sobre la muerte y el machismo invisibilizado, ñeros atracadores y lo que muy seguramente puede convertirse en el himno del lamento clásico del tercer mundo: que No hay luka.

La propuesta de Aguas Ardientes define muy bien lo que pasa entre los límites de este surreal terruño en el que nacimos: Colombia. Cosas como que nuestra bebida insigne sea el aguardiente o que por más que uno trabaje al final del día “no haya luka para ni mierda”. Son una sátira folk muy a la bogotana: bipolar, cínica y oscura.