Se encuentra usted aquí

.

Diez años de Zalama Crew: así suena Cali

Para celebrar los 10 años de Zalama Crew el domingo 6 de septiembre transmitiremos un concierto en el Facebook y el YouTube de Shock.
Por
Santiago Cembrano

No fueron precisamente palabras de ánimo. Cuando Zalama Crew se conformó como grupo, personas de la industria musical cercanas a la banda pronosticaron que no iban a pasar de los dos años. No era algo personal: simplemente era probable que en una agrupación grande surgieran roces entre sus integrantes, diferencias creativas que llevaran a la destrucción del proyecto. A pesar de este análisis apocalíptico, empezaron a trabajar.

Por: Santiago Cembrano // @scembrano

Eso ya fue hace diez años. Zalama Crew, con su fusión de rap, reggae, música del Pacífico y sonidos electrónicos superó ampliamente el umbral esperado y ya celebra una década de carrera musical. El grupo de Cali no tenía como propósito durar tanto tiempo, pero fue desarrollando una lógica de trabajo familiar que ha activado su proceso artístico y no lo ha dejado estancarse.

Sus letras abarcan mensajes cotidianos y positivos. Se bailan la tristeza: incluso cuando denuncian realidades de opresión y dolor, se siente la euforia y el desfogue que los impulsa. Son como una radiografía de Cali, con integrantes del centro, del norte, del sur. Integran músicas, orígenes y cosmologías y así se forma Zalama Crew.

Hay desacuerdos, como en todas las familias, pero bueno ¡son diez años ya! Este tiempo ha dejado cinco álbumes de estudio; presentaciones en escenarios tan variados como Hip Hop Al Parque, Rock al Parque, SXSW y Petronio Álvarez; y un gran impacto desde la escena musical de Valle del Cauca, revitalizando sus distintos sonidos y jugando a combinarlos, con la misión de divertirse en el camino.

La historia empezó en el 2008, en el barrio Champagnat de Cali. La idea inicial era hacer una productora de rap: se llamó Zalama Producciones. Fue fundada por Rafael Carreño (un amigo diseñador), Paul Alvarado (entonces de la banda) y Mauricio Porras (DJ Cronic). En 2009 iban a organizar una fiesta de hip hop con música en vivo, bailarines y todo tipo de pirotecnia. Aunque la fiesta al final no se realizó, fue la excusa de la que surgió Zalama Crew en 2010, con todos los que iban a participar ese día: Maik, Rata, Bing, Osound, Cronic, Paul, Alvarito, Billy, Anita y Frank.

En su primer año, Zalama Crew ganó el Festival de Bandas de Shock 2010. Para la banda, “desde el inicio empezamos a marcar un precedente en la historia de la música caleña y colombiana”. Desde entonces, Zalama Crew se ha caracterizado por su versatilidad y fluidez para moverse en distintos espacios y entre varios sonidos. Por eso, por ejemplo, a lo largo de sus diez años se han presentado tanto en Hip Hop al Parque —donde homenajearon a la histórica agrupación caleña Asilo 38, una de sus grandes influencias— como en Rock al Parque —donde compartieron tarima con The Coup—.

¿Cómo encuentran su identidad en medio de tantos elementos? Han ido descubriéndolo en el camino, mientras el proyecto avanza y sus integrantes continúan con sus intercambios culturales, artísticos y sociales. MCs como Maik y Bing llegaron a Zalama Crew de Siete Plagas, un parche del oriente de Cali con un estilo de rap hardcore; Doctor Rata tuvo un origen similar. Por su parte, Osound trajo las influencias rastafari, con el flow roots y dancehall.

“Cuando empezamos el laboratorio con instrumentos, todo se tornó más libre en términos filosóficos y musicales. Empezamos a crear diálogos entre el hip hop, el dancehall, el folclor del Pacífico, las máquinas, la salsa… en fin, la caleñidad”, explica el grupo.

Su relación con Cali, su amor profundo por su ciudad, también es evidente en iniciativas como “Escucha y Rota”, que han realizado en varias ocasiones: llevan talleres gratuitos a distintos barrios, juegan fútbol y baloncesto y terminan con un gran concierto. Su mensaje también busca mostrarle a la ciudad todas las formas que hay para expresarse, y cómo el arte puede canalizar las inquietudes que surgen, así como ellos lo han hecho.

Cali es una presencia constante en la música de Zalama Crew. La ciudad es un sinónimo mundial de salsa, pero en ella también hay historias y escenas de rap, rock y música del Pacífico. Como Cali es pequeña, muchas veces las escenas interactúan entre ellas. “Resulta muy natural que en Cali se den sonidos como el de Zalama, que la variedad que hay acá”, explican. A esa identidad sonora tan variada, es decir tan caleña, le atribuyen la buena acogida que ha tenido Zalama Crew en la ciudad. “No nos hemos quedado solo en el círculo del hip hop o del reggae. Nuestra música representa lo que somos como parche y lo que es Cali”.

En su mapa de navegación se han abierto infinitas rutas a partir de esa identidad múltiple que los define. El plan es que no hay plan: trabajan para que su búsqueda estética se mantenga libre y experimental. Así lo han querido desde siempre. “Esas son las ventajas de combinar nuestras identidades y sabores, poder explorar y crear así. Es poder llegar al estudio y crear una historia de calle mientras otros venían de ver a Asian Dub Fundation en Bogotá, y otros a Gualajo en el Petronio”. Incluso, para crear un álbum como La Bulla (2015), vivieron una temporada en Miami.

Como bandera han tenido la creación sin juicios previos, sin parámetros rígidos que definan un camino demasiado estricto. Como ejemplo esgrimen Ecos del Ghetto, un corte que surgió a partir de un sample de Echoes de Pink Floyd. Como es común en el rap y otras músicas, el sampleo les permite unir universos distantes, o hermanar a Roger Waters con narrativas callejeras caleñas. “Si Rogelio Aguas se da cuenta, nos hace famosos”, bromean.

Aun así, esa diversidad, ese norte fluctuante, ha traído dificultades para Zalama Crew a la hora de ocupar un nicho determinado en el gran panorama musical caleño y colombiano. Sentían que el mercado les exigía definirse por un camino, en un contexto cada vez más monotemático. Frente a la inclinación del mainstream hacia los horizontes del reggaetón y el trap latino, Zalama sabía que ese no era su color ni su camino.

Además, las mismas formas de operar del mainstream tampoco encajaban con sus principios éticos. Fue así como nació Brujo, su sencillo más reciente: una reconexión con sus raíces vitales. La trayectoria en estos diez años de vida de Zalama Crew ha sido explorar y trasegar por varios lugares para siempre retornar al origen, a la raíz. Ese es el núcleo del grupo, que es como un pulpo: un sinfín de brazos curiosos que exploran, pero un tronco definido que marca esa identidad.

Estos diez años han traído cambios varios, principalmente en la composición de la banda. Del once inicial han partido algunos que han decidido seguir su camino como artistas y otros que han arrancado nuevos proyectos. Y así como varía la plantilla, los sonidos también, según los intereses de cada momento o de lo que estén viviendo sus integrantes. “Mutar es parte de nuestro ADN musical. Las letras, aunque en general siguen abordando los mismos temas, tienen un matiz más personal, consecuencia de los años y las vivencias de los cantantes en estos años”, aclaran.

Han considerado abandonar el proyecto, sin duda. La lucha por la música independiente agota y las energías son limitadas. Sin embargo, los parones han sido descansos para recuperarse, nunca deserciones totales. “No es fácil apostarle a la música en Colombia, y menos a la música alternativa y los mercados independientes. En algunos momentos, hemos tenido que parar en momentos, ya sea para replantearnos nuestra estrategia como empresa (en algún punto nos dimos cuenta de que también éramos una empresa, sí) o para recargar pilas en lo creativo”. En diez años de caminar, de trabajar, de componer, cada tanto es bueno parar y pensar en qué dirección hay que tomar.

“Nos sentimos más tranquilos, la ansiedad juvenil ya hizo su trabajo. Ahora nos queda un gran conocimiento adquirido a lo largo de este camino en el escenario de la música, un camino lleno de amigos”, concluyen. Todavía están construyendo su legado, aunque los diez años son una oportunidad para reflexionar sobre lo recorrido. Rescatan el sonido propio que han construido a partir de lo que han vivido y de su entorno. Cali calentura los forja, los golpea, los enrumba y les duele. Todo eso es la música de Zalama Crew. Se alegran de haber durado tanto, recuerdan entre viches o rones, y de habérsela soyado tanto.

Avanzan con la mirada puesta en nuevos proyectos, llegar a otras ciudades. Diez años han pasado y Zalama Crew sigue en alta mar. Quién sabe cuál será el próximo puerto en el que atraque, quizás lo decida la marea. Lo que se sabe es que siempre encontrarán su casa en Cali, a donde vuelven cada tanto para tomar impulso y continuar.

:::::::

La guía de Zalama Crew

Álbumes

Ecos del Ghetto (2010): “Fue más bien un mixtape callejero, pirata, donde están nuestras primeras creaciones. Con este participamos en los premios Shock por primera vez. Hay samples de Pink Floyd, boleros y soul. Ahí se empezó a ver lo que venía”.

ZalamaLekum (2011): “Álbum donde experimentamos con el sonido del beat del rap mezclado con los instrumentos acústicos: batería, bajo, guitarra y flauta; hay algunas armonías jazz y samples del Pacifico. Temas como ‘Contracorriente’ y ‘De aquí’ hacen parte de este trabajo”.

Everyday Fight (2013): “Época de lucha y rebusque personal por resolver la vida. Trae canciones clásicas de la agrupación como Burning Babylon y temas con aire Pacífico como Río Abajo”.

La Bulla (2015): “Álbum grabado y creado en Miami. La banda entera se va a vivir en un barrio cubano para lograr la oportunidad de grabar y tocar en tierras del norte. Mucho aprendizaje y surgen temas como ‘La Bulla’, ‘Inmigrante’ o ‘Las Olas’”.

Canciones

Ecos del Ghetto (2010): “En esta época, en el rap de Cali surge una transición entre la escuela de Asilo 38, Cali Rap Cartel y Zona Marginal, entre otros, y los que vienen inspirados por ellos, la nueva ola. Ecos del Ghetto contiene un sample del tema Echoes de Pink Floyd y enmarca la creación de la banda”.

De Aquí (2010): “Nace del dilema del MC Maikcel Rojas de irse al exterior a trabajar o quedarse aquí en la calentura. Puntos de vista con cotidianidad caleña que caracterizan a la banda. Ritmo pa’ moverse y dejarse llevar”.

Funky Music (2013): “Tema que hace parte de la película colombiana Los Hongos, la cual enmarca un época de Cali con graffiti, funk, breaking y Zalama Crew”.

Contracorriente (2013): “Surge a raíz de las continuas inundaciones en temporadas de lluvias donde siempre sucede lo mismo y el Estado no hace presencia. En muchas ocasiones, la corrupción hace de las suyas con las donaciones y ayudas. Contiene pasajes en aire de currulao a lo Zalama”.

Brujo (2018): “Tema que surge a partir de un sample de vinilo africano. Estábamos cansados de la imposición de educación y culturas en vez de nuestra propia cultura indígena y africana”.

 

Zalama Crew astá haciendo un Vaki para recaudar fondos para sus músicos y crew técnico que en el marco de la celebración de sus 10 años realizará un concierto virtual el domingo 6 se septiembre a las 6 de la tarde. El concierto será transmitido a través del perfil de Facebook y canal de YouTube de Shock. Pueden aportar desde $9,000 en el link de la campaña.

 

Más contenido sobre: