Se encuentra usted aquí

María Cristina Plata, música de amor y despecho 2.0

La cantante de música andina colombiana presenta un nuevo álbum con versiones acústicas de tremendas canciones.  Un golpe al pecho para enamorados.
Cortesía artista
Cortesía artista
Por

Con obsesiones sonoras de antaño y el gusto por la música popular arraigado profundamente, la cantante y guitarrista santandereana María Cristina Plata, en su nuevo disco Después de todo, hace un trasplante de corazón a famosas canciones en las que palpitan el amor y el despecho.  Temas que más de un enamorado o entusado  han cantado a grito herido, se visten de brillo actual con su voz poderosa y profunda, transmitiendo en formato acústico, resacas rancheras, historias en bolero y melodías cargadas de nostalgia. 

Por: Jenny Cifuentes // @Jenny_Cifu

María Cristina Plata era parte del dueto Trapiche Molé de música andina colombiana, con el que obtuvo el Premio Mono Núñez 2010 en la Categoría Vocal y publicó las placas Colombia, un canto a la libertad (2010), Trapiche Molé (2010) y Cuando llegan las tardes (2012), debutó como solista hace tres años con el disco Todas las flores. Hoy, es importante parlante de los actuales sonidos andinos nacionales, y con Después de todo, que se gestó durante dos años y que incluyó también grabaciones en vivo con otros músicos, hace una oda a grandes autores de habla hispana. A punta de guitarra, de forma sencilla, narra emociones, resaltando la belleza de melodías, haciendo  que su trabajo se sienta como cocinado con leña, como un trago fuerte añejo, de una botella que recién se destapa.

 

CINCO CANCIONES DE DESPUÉS DE TODO, PARA CANTAR CON VOLUMEN A LA MADRUGADA

1. Cuando los años pasen

Esta canción corta venas, de las que mientras suenan hay que esconder cualquier objeto con filo a los despechados, que la repiten y repiten en medio de conversaciones etílicas, fue escrita por  José Alfredo Jiménez: cantante y compositor instalado en lo más alto de la música mexicana, ícono de la ranchera en el mundo (autor de temas como El Rey), con una obra extensa versionada además en rock, cumbia o balada por decenas de figuras.  “Cuando los años pasen y sin querer te encuentre, no vayas a mirarme con el odio infame de la desesperación. Porque el amor de mi alma, se lo entregué a tus ojos y aunque quisiera odiarte, seguirás viviendo en mi corazón”, dice la letra.  ¡Salud!

2. Te Busco feat. Elsa y Elmar

El tema que se volvió famoso a ritmo de bolero en la voz de Celia Cruz, es autoría de Víctor Víctor, un dominicano reconocido compositor de bachatas, que despegó en los 70 tocando en la orquesta de Wilfrido Vargas, cerebro creador de hits que han interpretado Marc Anthony, Sergio Vargas o Los Hermanos Rosario. La canción fue originalmente una bachata, y nació inspirada en la historia de un amigo del compositor que perdió a su esposa. Según cuenta Víctor, la secuestraron, se desapareció en la India, y su amigo, año tras año, la seguía buscando.

“Y no hago más que rebuscar paisajes conocidos, en lugares tan extraños, que no puedo dar contigo”, es una frase que miles han coreado.  El hit pegó duro. Entre otras, hizo parte del soundtrack de la película dominicana Azúcar Amarga (1996) dirigida por el cubano  León Ichaso, fue el tema de una novela colombiana llamada La otra mitad del sol (1995) y se escuchó versionada por la actriz mexicana Ana de la Reguera en la banda sonora de la película nacional Paraíso Travel (2008).

En el álbum se incluyó la canción interpretada en vivo por María Cristina con Elsa y Elmar.

3. Zamba del viento feat. Ángel Parra

Una bella creación de su hermana, María Alejandra Plata, que luce como invitado a Ángel Parra vocalista de la agrupación de rock bumanguesa Tres y Yo, y que apareció inicialmente en su disco Todas las Flores.

4. Mírame feat. Marta Gómez

Este corte que escribió la cantautora colombiana Marta Gómez - artista con nominaciones al Grammy Latino en 2014 y 2016 -, para la novela nacional La Pola (2010), habla de los amores imposibles y es interpretada por estas dos duras, que echándole más sal a la herida, dolidas pero esperanzadas, cantan: “Mírame, te estoy hablando, escúchame. Llevo tantas noches gritando tu nombre, llorando la ausencia que tu piel dejó”.

5. Que nadie sepa mi sufrir

Es la de: “Amor de mis amores reina mía qué me hiciste”, compuesta en los años  30 por los argentinos Angel Cabral y Enrique Dizeo, que tuvo su versión en francés, siendo todo un éxito en 1957 (con otra letra y bajo el título de  La Foule ) en la voz de Edith Piaf.  Se popularizó en Colombia cantada por Julio Jaramillo y por Helenita Vargas, y ha tenido versiones ejecutadas por  Plácido Domingo, La Sonora Dinamita y Los Lobos.

 

--

El álbum Después de todo

 

Temas relacionados: