Se encuentra usted aquí

Hablamos con Paul Van Dyk, el dj al que le tocó volver a nacer a los 43 años

Aún en recuperación, el Dj estará de vuelta en Colombia para hacer saltar el Almax
Por
Lina Cepero

No hay que olvidar que desde sus inicios en 1993, Van Dyk lleva ya más de veinte años siendo uno de los  DJs más reconocidos del trance y del techno, fue nominado en 2005 al Grammy y encabeza todas las listas de los DJs con mayor número de álbums y entradas a festivales vendidos en todo el mundo. En una mala caída en un escenario del festival A State Of Trance en Utrecht, Van Dyk sufrió una ruptura de las vértebras de la columna y un golpe en la cabeza que le causó daño cerebral severo. El clásico DJ de trance de los noventa tuvo que volver a aprender a caminar, a hablar, y comer y aunque confiesa que aún sufre dolores en todo el cuerpo y que algunas veces siente dificultad a la hora de expresarse completamente; su mejoría es notable, literalmente a Paul Van Dyk lde tocó volver a nacer .

Por: Lina Cepero @lamusique / Foto: Portada Disco 

El éxito de Van Dyk tal vez consiste en que sigue sintiendo un vínculo muy poderoso con la música de su género más allá de los cambios y tendencias, y así también con la búsqueda creativa que lo impulsa. Así que, a pesar de los contratiempos, Van Dyk seguirá en el escenario por mucho tiempo.  O así nos lo dejó claro en esta entrevista

Primero que todo, ¿cómo sigue de salud?

Estoy bien, todavía estoy en recuperación, aún luchando cada día pero en general soy positivo. Pienso con optimismo hacia el futuro.

Todo su proceso de recuperación me hizo pensar en el poder de la música, leí en alguna parte que la música y el apoyo de sus fans también le ayudaron a superar el episodio

La música obviamente siempre ha jugado un papel muy importante en mi vida, pero después del accidente mi motivación principal fue básicamente seguir viviendo, recuperarme, y sin la ayuda de la gente que me rodea, de los doctores, mi familia y mi novia hubiera sido imposible. Mi novia es colombiana así que tuve mucha vibración de Colombia en mi recuperación. Durante las primeras semanas y meses no estaba pensando mucho en la música o en su poder, fue más una lucha por sobrevivir, pero siendo un músico y amando tanto lo que hago la música sí reapareció, tuve un impulso en mi proceso que me ayudó a seguir adelante. También el apoyo de muchos de mis colegas, productores y DJs de todas partes del mundo, músicos que trabajan en otros géneros musicales muy diferentes, y el de mis fans. Es en estos momentos tan difíciles en los que uno gana fuerza de todo eso.

¿Cuáles fueron las lecciones de todo ese proceso?

Nunca he sido una persona que da las cosas por sentadas, ni siquiera antes del accidente. Pero después de eso lo pequeño cobra una nueva importancia. Tienen que saber que yo estuve en un coma por las primeras cuatro o cinco semanas, no podía caminar así que estaba en silla de ruedas. Así que luego, para mí poder pararme e ir al supermercado o caminar tomado de la mano en un parque es una experiencia muy especial, algo que ya no tomo como una cuestión normal que “simplemente pasa”. Y la vida en sí misma se vuelve más un proceso valioso porque uno cae en cuenta de qué tan fácil es que en un instante todo se acabe. Hace que todo se vuelva un poco más intenso.  

Esto hace pensar en los libros de Oliver Sacks, en los que narra cómo la música nos afecta casi como ningún otro estímulo, y establece conexiones inesperadas entre emociones, memoria y música, incluso después de traumas cerebrales muy severos. ¿Vivió un redescubrimiento de su relación con la música?

 Sí, en realidad creo que sí hay un nivel inconsciente que se nos escapa, para mí como músico todo esto por supuesto me hizo pensar en la música, pero también hablando con otras personas en el hospital conversamos sobre el olor y el gusto. Hay algo muy complejo de los sentidos que nos conectan con el pasado, con las personas o los momentos que aún no se puede comprender. Después de un daño cerebral severo como el que tuve, leí mucho sobre las funciones del cerebro y demás, y es casi impresionante caer en cuenta de lo poco que sabe la ciencia sobre cómo funciona realmente, a pesar de todo lo que se ha estudiado. Finalmente sí, es un proceso retador en todos los niveles y fueron muchas cosas las que me ayudaron a establecer de nuevo el orden, y hay cosas que no cambian, por ejemplo, desde antes del accidente siempre fui lento en mis procesos musicales.

De esos días de fiestas noventeras, ¿cuál es su percepción sobre cómo ha cambiado la escena de la música electrónica?

Bueno yo siempre digo que el DJ era el “freak” en la esquina mientras todo el resto de la fiesta se divertía, y luego hubo un impulso y el interés de los medios puso al DJ en el medio y la escena creció. La gente empezó a tener un interés en saber quién era el artista detrás de esa música. Pero especialmente en los últimos cinco o seis años, he visto un aumento de música, digamos, muy de la cultura pop mainstream, casi ocupando nuestra escena y es música que no tiene una conexión emocional o artística con lo que veníamos haciendo antes. Es música que de repente representa la música electrónica, y por supuesto estos cambios han sido interesantes de presenciar, pero al mismo tiempo si miramos al poder de cómo el trance todavía existe, el techno, podemos ver que todavía hay una fuerza creativa apasionada impresionante, de gente que en realidad ama hacer esta música. Y esto es en lo que yo me quiero concentrar, es lo que realmente me interesa, no escucho nada de lo que sale de estas tendencias de EDM, no las veo como parte de un proceso artístico o creativo, creo que un artista es quien logra comunicarme algo y expresar algo a través de la música y esta música en mi opinión no es eso. Y por supuesto la tecnología influye mucho en esta nueva escena y en lo que está pasando, puedes hacer música mientras vas de gira, mientras viajas, pero hay algo que es muy importante y es el anhelo de ser creativo, el anhelo y el trabajo en una buena idea independientemente de qué herramientas o que equipo utilices para hacer música. Y eso es lo que realmente separa a un DJ aficionado de un artista.

¿Cómo funciona el impulso creativo para usted? ¿cree que hay que ser disciplinado y mantenerse ahí o deja que las etapas de creatividad lleguen a usted?

No hay una receta, creo que siempre es diferente, a veces empieza con una melodía que llega, otras veces llega primero el ritmo, tiene que gustarte y creo que funciona como un proceso de aprendizaje. Si un tiene una idea y es frustrante y no va para ninguna parte, lo mejor es dar un paso atrás y hacer otra cosa, pero por otro lado, a pesar de toda la diversión que trae hacer música, también se trata de ser profesional, y si uno tiene una idea y siente que “hay algo ahí”, uno tiene que mantenerse. Estar encima del asunto, llevarla a cabo, porque tener una buena idea y luego ir a un bar y emborracharse no lleva a nadie a ningún lado. Realmente se trata de hacer lo que uno ama, concentrándose en el proceso, y puede pasar que uno se dé cuenta de que esa idea no era tan especial después de todo, pero haciéndolo es la única forma de saberlo.

¿En qué ha estado trabajando últimamente?

He hecho mucho menos, he tenido que hacer menos shows y trabajar por menos tiempo, los doctores pronosticaron que tal vez podría hacer el 50% de lo que antes hacía y todavía no he llegado a ese porcentaje, así que sigo recuperándome. Pero también es muy importante hacer cosas nuevas, así que en el show de Colombia pueden esperar toda la nueva música que he hecho y por supuesto los clásicos que el público pide.

¿Qué le parece interesante de Colombia o de su escena? 

Mi idea es que la música en general juega un papel mucho más importante en la vida diaria en la cultura colombiana, la gente disfruta la música de una forma diferente que en Europa, parece que la gente es mucho más apasionada y cuando toco puedo sentirlo y procuro devolver la misma energía, siempre es una experiencia muy intensa. Además conozco bastante sobre diferentes lugares por todo el país y experimento el mismo asombro de cualquier turista con sabores locales y todo lo que viene con estar en Colombia.

Usted ha mostrado tener posiciones políticas contundentes, antidiscriminación y en pro de la justicia social, ¿tiene alguna opinión sobre lo que ha sucedido en el mundo políticamente en este año?

Hay un gran reto para cualquiera que trabaje con derechos humanos y para quienes creemos en el respeto de la diferencia. Creo que juntos tenemos que pararnos en la lucha por la igualdad y los derechos de los demás. Hemos visto tomar decisiones diplomáticas muy cuestionables, desde las elecciones en Estados Unidos hasta la popularización de los partidos de derecha en Europa. Así que levantar nuestras voces y hacer lo que sabemos que es correcto hoy es más importante que nunca.

 

Temas relacionados: 
Publicidad