Se encuentra usted aquí

'Joy': una gran historia carente de genialidad

La película protagonizada por Jennifer Lawrence ya está en la cartelera colombiana.
Por
Luis Fernando Mayolo

Joy tiene muchos de los ingredientes para ser una película de Óscar. Una historia de superación personal, la reivindicación del Sueño americano, una familia disfuncional rica en dramas y hasta el uso de la voz en off como eje narrativo.

Por: Luis Fernando Mayolo @mayolito

Para muchos, una aburrida fórmula del cine clásico de Hollywood. Para otros, la mejor manera de contar una historia increíble de la vida real. Para nosotros, un poco de las dos, porque aunque narrativamente o desde el lenguaje no le aporta nada al séptimo arte y mucho menos nos saca de la zona de confort, le deja a la historia todo el peso de la película. Ya lo decía Sergio Cabrera en entrevista para Shock, hay que tener una muy buena historia para rodar una película, porque en el camino no todo sale como se imaginaba al principio.

Y es que la historia de vida de Joy Mangano es una rara combinación de melodrama y sueño realizado. El cómo un ama de casa logra sobreponerse a la adversidad y con su ingenio diseñar una serie de gadgets para el hogar que se venderían como pan caliente diseñándole una vida prometedora a ella y su familia cuando todo indicaba lo peor.

Una película de David Russell, quien nuevamente logró reunir a buena parte de su dream team de películas anteriores como ‘El lado bueno de las cosas’ y ‘Escándalo Americano’. Jennifer Lawrence, Bradley Cooper y Robert De Niro. Sumándole esta vez la magnífica actuación de Édgar Ramírez.

Definitivamente el mejor papel de Jennifer Lawrence desde Winter's Bone, la película que la puso a la vista de la industria. A pesar de eso y el que esté nominada al Óscar nuevamente como Mejor Actriz, seguimos sintiendo que este es otro papel en el que no asume grandes riesgos, no intenta reinventarse como lo hizo Cameron Diaz en su momento en ‘Dentro de John Malkovich’, o por lo menos regresar a la época en la que cuando dentro de la independencia encontraba sus mejores matices, como en la película ‘Poker House’. Como decía el crítico de cine Rafa Sarmiento, al parecer los papeles en donde ya es una mujer madura no sacan lo mejor de su repertorio.

Por su parte Robert De Niro regresa  en el rol de padre medio excéntrico, tal y como lo hizo en ‘El lado bueno de las cosas’ y ‘Meet the Parents’. A pesar de eso, nunca pasa inadvertido, sus interpretaciones siempre son convincentes. En general eso es lo que pasa con todas las actuaciones de la película: son buenas, pero carentes de genialidad, simplemente por el hecho de que nos recuerden papeles anteriores de los protagonistas.

A Édgar Ramírez podemos juzgarlo diferente. A pesar de sus pocas líneas, siempre que aparece le brinda un toque de humor a la historia y mucho sabor latino. Es su personaje el que nos dio la posibilidad de escuchar a Jennifer Lawrence hablar en español y su presencia la que hace sobrellevar la tragedia de la familia con la certeza de que todo mejorará con el tiempo.

Al final podemos decir que Joy es una película para todos aquellos que disfrutan una buena historia sin importar que no haya escenas y actuaciones memorables, y mucho menos sorpresas.

La película ya está en cartelera, ahora usted tiene la palabra.

 

Temas relacionados: