Se encuentra usted aquí

Nueve cosas que aprendimos de la peor manera al ver 'La noche del demonio 3'

Por
Luis Fernando Mayolo

Cuando las películas se convierten en sagas o trilogías, con 'secuelas', 'precuelas' o como quieran llamarle a las nuevas versiones de una historia, lo menos que esperamos es que intenten sorprendernos superando lo alcanzado por sus antecesoras.

Si a esto le sumamos los clichés propios de un género como el terror, el reto no es nada fácil y a muchos les cuesta innovar por el peligro que esto puede generar a nivel comercial. ¿Si ya han probado que una fórmula les funciona, por qué cambiarla?

Eso sucede con 'La noche del demonio 3' que se devuelve en el tiempo para contarnos un poco más de Elise Rainier, quien en la primera y segunda parte ya salvó de la debacle a la familia Lambert. Ese proceso lo vivimos gracias a Quinn Brenner, una bella adolescente que siente que su difunta madre intenta comunicarse con ella, con tan mala fortuna que lo que escucha no es propiamente su adorada progenitora.

A pesar de sentirnos viendo un poco más de lo mismo, hay que destacar que logran asustarnos más de una vez, dándole la vuelta  justamente a todos esos clichés que conocemos al pie de la letra: el sótano, el mirar bajo la cama o el escuchar ruidos en el closet. Esto ya paga la boleta, porque elimina nuestras certezas y nos sorprende de qué manera.  

Lamentablemente por momentos le apuestan al humor en vez de meternos de cabeza en la oscuridad, como nos gusta a los más aficionados al género. 

De todas formas los que vieron la primera y la segunda parte tienen claro a lo que se enfrentarán y es innegable que la película no pasa desapercibida. A partir de aquí activamos la alerta de spoiler.

10 cosas que aprendimos de la peor manera luego de ver La noche del demonio 3

-Mientras pierde el tiempo mirando debajo de la cama y el closet en busca de lo que no se le ha perdido, el terror estará donde menos lo espera: El techo, las cortinas y hasta en la ventana.

-Si su mamá falleció y piensa que estará ahí para ayudarle en todo lo que necesita está en lo cierto, pero también debe saber que será peligroso porque le estarán escuchando otros espíritus y la gran mayoría quiere robar su alma.

-Mientras nos distraen la mirada hacia un lado de la pantalla, por el otro nos meten un susto del demonio.

-Hasta los impostores, charlatanes o incompetentes en asuntos de espíritus tienen la oportunidad de reivindicarse y ser de utilidad cuando todo parece perdido.

-Si sufrió un accidente y está incapacitado por unos días, el yeso o la silla de ruedas no lo salvará de que se la monten los demonios.

-Siempre que la situación está crítica y parece que estamos condenados a la oscuridad nunca falta el buen samaritano que está dispuesto a arriesgar su vida por nosotros.

-Si su casa tiene sótano su vida estará condenada a los tormentos. De paso si todos lo sabemos, ¿por qué siempre los personajes bajan a investigar cuando ni la luz funciona?

-Sus peores pesadillas siempre serán utilizadas en su contra.

-Para ser acosado por un demonio no necesita comprar una casa en el campo donde sucedió un crimen. También puede ocurrir en la ciudad, en medio de la urbe. No se está a salvo en ninguna parte.

Temas relacionados: