Se encuentra usted aquí

Mitos de tortura on-line

Por
Álvaro Corzo

Por Álvaro Corzo V - @corzo360

Cierto o no estos ritos macabros tienen a más de uno respirando bajo tierra.

Chicas amordazadas a la pared, amarradas a sofás, encadenadas unas a otras, así no más en la pantalla de su computador. Cada una se vende por un precio, en Bitcoins para ser exactos. De querer ser parte de esta retorcida subasta, en la que se decidirá la suerte de estas mujeres indefensas hay que realizar un anticipo de Ƀ4.33 Bitcoins, algo así como tres millones de pesos para poder apostar en la ronda final. De ganar entre usuarios del mundo entero usted podrá ver en vivo y en directo como la victima es torturada.

Una de la chicas iba por $150.000 dólares otra por treinta mil más.  En su descripción desde su nombre, edad, medidas, nacionalidad y hasta la zona de donde fue raptada y su lugar de cautiverio. La mayoría de ellas en Europa. Detrás de todo esto, Black Death un portal que logró burlar a las autoridades saltando de IP en IP por más de seis meses hasta que una de las chicas en cuestión coincidía con una mujer desaparecida. Ahí su suerte terminó. Sin embargo las autoridades descubrieron que este portal era simplemente un negocio que se dedicaba a estafar a los usuarios que se reunían en torno a este retorcido espectáculo.

Otros desde del Dark Web como XIA023, desmienten a las autoridades y aseguran que este tipo de portales como Black Death, The Human Experiment o Room X no son más que Honeypots, o trampas levantadas por el FBI o otras agencias de seguridad para atraer pedófilos, maniáticos sexuales y asesinos.  “No puedo creer que hayan dejado correr este portal por más de seis meses sin hacer nada, esperaron a que fuera popular y que ganaran usuarios para entonces congelarlo. Esta internet subterránea está plagada de Honeypots, hay que navegar con cuidado”.  

Para los Dark Hoppers, como se les llama a los usuarios del Dark Web que están al acecho de estos portales casi fantasmas los cuales salen a flote en los tugurios de Reddit o 4Chan, estos “Red Rooms” o cuartos rojos como se les conoce sí existen y ofrecen lo que ningún otro. Desde chat rooms de torturas, operaciones sin anestesia, pelea de gladiadores, abusos sexuales a la carta, venta de esclavos entro muchos otros retorcidos servicios. Lugares donde en teoría aquellos que tienen acceso pueden interactuar en tiempo real con el verdugo para satisfacer sus más sangrientas aberraciones.

Mito o no, es imposible olvidar el infame asesinato online, el cual pudo ver el mundo entero del periodista estadunidense Steven Sotloff. La desgarradora degollación en vivió que le dio la vuelta al mundo del comunicador de 31 años. Lo mismo que ocurrió con un prisionero de ISIS sin identificar el cual fue asesinado frente a las cámaras el pasado mes de agosto. No es descabellado pensar, aseguran las autoridades, que no solo ISIS, los carteles mexicanos sino también Hezbollah y Hamas puedan utilizar estos Red Rooms como herramientas de terror.

Un nuevo caso volvió a prender las alarmas este mes cuando miles de usuarios del Dark Web se pusieron cita para ver, según promocionaba el portal, la sesión en vivo y totalmente gratis de la tortura y asesinato de un terrorista de ISIS capturado por paramilitares estadounidense en Siria.  Al parecer este era el primero de siete miembros de ISIS los cuales serían asesinados a media noche.

“Tenemos a los prisioneros, los vamos a torturar para vengar toda la sangre que han hecho derramar estos terroristas. Aquellos que odian a ISIS y aman a Estados Unidos y su libertad ha llegado la hora de cobrar revancha. Ya es hora de que el mal también les caiga sobre ellos”.

Así decía el post en Reddit al que cientos de personas se pusieron la misión de seguir a lo largo de la noche. Ver de primera mano sí este era una farsa o no, obsesionó a muchos seguidores del Dark Web.  La,2,1 pantalla en blanco y todo se ade una sodidesd esinto de gente indefensa frente a nuestro ojos parece crecer en aquellos obs espera fue larga. Llegada la hora más usuarios se sumaban al chat room cuando 3,2,1 la pantalla se fue en blanco y todo se cayó. Seguido, un fuerte ruido con un pantallazo diciendo que la pagina había sido bloqueada por el FBI, una advertencia que alertaba que la presencia en ese chat room era ilegal apareció en la pantalla de miles de computadores. 

Para aquellos arriesgados que se mantuvieron en línea a través de TOR se pudo ver, luego de una fuerte interferencia a un hombre amordazado en el rincón de un cuarto pequeño, luego el verdugo encapuchado y mostrando solo su espalda lo pone de pie y lo posa sobre el piso. Vuelve la estática y la señal se pierde. Al volver muy distorsionada segundos más tarde la mano del verdugo se levanta y comienza a degollar a la victima frente a la cámara sin ningún reparo.

Efectos especiales, ficción o no, es imposible de concluir más allá de la retorcida idea de ver a gente indefensa siendo torturada frente a nuestros ojos. Una obsesión que sigue creciendo en aquellos destinados a encontrar el fondo más oscuro de la web. Una fascinación por la violencia y la crueldad heredada de la televisión y los horrores de la guerra. El problema, aseguran muchos, es que será imposible, al menos por ahora confirmar la veracidad de estos Red Rooms ya que cualquiera que testifique haber visto esta clase de actos on-line se estaría incriminando en un delito muy grave.

Temas relacionados: