Se encuentra usted aquí

Sonita: rap libertario con velo islámico

La protesta de una adolescente afgana, la prohibición del burkini, el miedo al islam, y las contradicciones de occidente. Todo a punta de Hip Hop.
Por
Fabián Páez López

Una rapera afgana de 18 años afiló sus letras contra las restricciones a las mujeres en el mundo islámico a pesar de que bajo la ley iraní tenía prohibido cantar. Hoy, cuando media Europa no sabe si prohibir o no la burka, su historia es un recordatorio de los huecos que hay en los “valores occidentales” y lo vano de la corrección política. 

Por Fabián Páez López @Davidchaka

Al poco tiempo de que circulara un video en el que unos policías obligaban a una mujer musulmana a quitarse el burkini en una playa francesa, la gira Ambulante 2016 estrenaba en Colombia Sonita, un documental que cuenta la historia de una joven de 18 años cuyo sueño es convertirse en cantante de Hip Hop. Lo que suena como un filme sobre el sueño trivial de cualquier adolescente, se ensombrece porque Sonita es una joven afgana que vivía refugiada en Irán. Para rematar, mientras rodaban la cinta e intentaba entrar a un estudio de grabación, sus padres querían salir de deudas esposándola a cambio de $9000. Y bueno, sobra recordar que bajo la Ley iraní las mujeres no pueden dedicarse a ciertos oficios; rapear, desde luego, está en esa lista negra.

De todos modos, gracias a la intervención de la documentalista, Sonita grabó y puso a sonar en Youtube una letra mordaz que la hizo ganarse una beca para estudiar en Estados Unidos. La canción se titulaba Brides for sale (Novias en venta); y terminó por convertirse en un símbolo de la lucha a favor de las libertades de las mujeres musulmanas. Su historia reunió todos los ingredientes de los debates globales de hoy: el miedo de occidente a pecar de islamófobo, los derechos de las mujeres, y, de paso, la prohibición del burkini. 

Temas relacionados: 
Ver comentarios