Se encuentra usted aquí

Rock al Parque 20 años: reflexiones finales

Por
Redacción Shock

Por: Antonio ‘Rolo’ Alarcón @elroleins // Foto: David Schwarz.

Perdimos el miedo. El público perdió el miedo. La organización perdió el miedo. Los medios perdieron el miedo. Rock al Parque le perdió el miedo a Rock al Parque y a su propio legado para despertar veinte años después y levantarse erguido a celebrar su verdadero paso a la adultez. Ya tenía cédula pero no fue sino hasta esta edición que se reencontró consigo mismo y con su gente, la que llegó y llenó las tres tarimas del Simón durante los tres días. Las críticas, disgustos y diatribas -que no representaban otra cosa más que un alto grado de expectativa por esta edición del festival- se fueron diluyendo entre aplausos, pogos y saludos amables que nos dimos todos los presentes. En resumidas cuentas, Rock al Parque 2014 fue un abrazo extendido entre quienes nos dimos la oportunidad de entender nuestras propias diferencias para unirnos y convertir esta versión en un nuevo punto de partida para él. 

Al festival llegaron metaleros, roqueros, punkeros, hardocoreros, skateros, funkeros, hiphoperos y quién sabe cuáles otros “eros” más que conformamos la familia. Bailamos, cantamos, aplaudimos, gritamos, levantamos las manos, pogueamos y saltamos juntos como nos ha enseñado a hacerlo este mismo festival durante dos décadas consecutivas. Vimos leyendas vivas de la música del mundo sobre las tarimas y nos convertimos –en manada- en una leyenda de la que se hablará por muchos años más. La frase “somos uno, somos lo mismo” que nos regaló Javier Fonseca con Alerta Kamarada fue encarnada por las cerca de cuatrocientas mil personas mal contadas –desconociendo la cifra oficial que arrojará la organización- que se pasearon por cada rincón del lugar. El festival somos todos.  

Rock al Parque con su cartel, su asistencia, su organización y su comportamiento demostró que está más vivo que nunca pero que le queda mucho más por crecer y ofrecer. Si bien las transformaciones que ha sufrido durante los últimos años -unas buenas y otras no tan buenas- han servido para conciliar un eje que sirva de guía para su proyección, es hora de darle entre todos el lugar que realmente representa para la cultura de Bogotá. El Simón Bolívar, La Media Torta y los tres días se quedaron cortos para las dimensiones que alcanzó. Esta es la oportunidad de ver que tenemos que dejar de quejarnos para reunirnos y proponer nuevos brazos que se puedan extender el año entero, en distintos espacios de la ciudad y, por qué no, del país o el continente entero. Este es el momento de darnos cuenta que el festival es de todos pero que también depende de todos. Rock al Parque nos cumplió con un gran aniversario y ahora es tarea de todos –músicos, medios, gestores y el público- hacer que siga madurando a través de nuevas ideas que complementen las maratónicas jornadas. Ya tuvimos muchos problemas pero vamos encontrando las soluciones. 

En el parque y en La Media Torta hubo –como es de esperarse- comentarios positivos y negativos, aunque esta vez fueron los positivos los que se quedaron con el mayor porcentaje de la encuesta. El VIP, las atrevidas requisas para el ingreso, el pequeño sonido del escenario ECO, la pésima señal de celular y las extensas jornadas que impidieron que muchos consiguieran aguantar los tres días, fueron algunos de los hechos que generaron mayor incomodidad este año. La gran respuesta de la gente, el respeto que se vivió durante todo el fin de semana y la interacción de géneros, regados por las cuatro tarimas –incluyendo la jornada de la Media Torta- durante los tres días, fueron los grandes logros que sirvieron para que los veinte años se posicionen como una de las mejores ediciones en su historia.

 

Publicidad