Se encuentra usted aquí

Ser mujer negra en internet: la batalla digital de Monique Evelle

Monique Evelle (@moniqueevelle) se describe en su página web como “periodista, creadora de contenido y emprendedora” pero es mucho más que eso.
Foto Monique Evelle / moniqueevelle.com.br
Foto Monique Evelle / moniqueevelle.com.br
Por
Carmenza Zá

La brasileña Monique Evelle estuvo entre las 25 blogueras negras más influyentes de internet en el año 2013; en 2015 entró a la lista “Mujeres inspiradoras” de la ONG feminista Think Olga; en 2016 la revista Cláudia & Estadão la  reconoció como “La nueva voz del feminismo negro”; y en 2017 fue seleccionada por Forbes en el grupo de jóvenes, emprendedores y creadores,  menores de 30 años, que están transformando el mundo.

Por: Za Carmenza // @ZaCarmenza

Instagram no solo sirve para hacer sentir a los demás envidia por la fiesta que se está metiendo o el almuerzo que se está comiendo; Facebook no solo sirve para compartir fotos de sus vacaciones; y Twitter no solo es un canal para compartir memes. Para muchas personas en el mundo las redes sociales son un instrumento de lucha contra la desigualdad, la exclusión y la intolerancia. Tal es el caso de Monique Evelle quien ha convertido sus canales de comunicación en una herramienta para visibilizar comunidades que fuera de internet continúan siendo marginadas e invisibilizadas. En su blog  da pautas a las mujeres negras que inician su camino como influenciadoras para que conozcan mejor el mercado y puedan tener relaciones más justas en el campo laboral.

Pero las redes sociales no es el único lugar donde ha dinamitado conciencias; también ha conseguido llamar la atención hacia proyectos de gran impacto comunitario como Desafabo Social, fundación  que creó en 2011 y que trabaja por el fortalecimiento de liderazgos juveniles en comunicación y derechos humanos.

Compartir estos conocimientos es importante porque, al preguntarle por la influencia de internet en la visibilidad de las mujeres negras, Monique sostiene que la web es el reflejo de la sociedad, por lo que no está exenta de la violencia que viven las mujeres racializadas en su día a día. “La internet es una plaza pública y está sujeta a todo tipo de acciones y reacciones. Es decir, las mujeres negras son potentes, crean diversas iniciativas en la perspectiva de la abundancia y eso se refleja en las redes, pero también vivimos y generamos contenido sobre el racismo y el machismo porque lo vivimos cotidianamente, sea offline o en línea.”

“Las redes pueden ser quilombos digitales que actúen estratégicamente para garantizar igualdad y equidad. Las más viejas intercambian experiencias con las más nuevas y viceversa. Es una red articulada para ampliar las pautas de diversidad que pueden llegar a convertirse en políticas públicas y acciones colectivas fuera de la web.”

En esa plaza pública, para Monique, es importante que sean las mismas mujeres negras quienes discutan sobre el racismo y las opresiones que viven, ejerciendo su lugar de habla.

“Pero es importante considerar que para todo lugar de habla, existe un lugar de escucha. Por lo tanto, necesitamos entender las particularidades dentro de los movimientos negros y feministas, considerando que no existen jerarquías de opresiones, pero que cada persona es individual dentro de la colectividad.

Cuantas más mujeres negras hablen sobre su vivencia de las opresiones, pero también sobre sus afectos, más mujeres negras podrán romper la barrera del silenciamiento.”

Los premios y reconocimientos adquiridos por Monique contribuyen con el rompimiento de dichas barreras y con una mayor visibilidad de las mujeres negras. Ella sabe muy bien que “eso da fuerzas a otras mujeres, jóvenes, negras y periféricas pues los reconocimientos pueden ser individuales, pero las victorias son colectivas”.

Según Monique Evelle, la responsabilidad del cuidado es también colectiva, así que cuando le preguntamos por los consejos que daría a otras mujeres negras que quisieran emprender en medios digitales y seguir su ejemplo haciéndole frente al racismo en internet, respondió lo siguiente: “Elige lo que quieres divulgar y compartir con el mundo, pero cuidado con los algoritmos y la privacidad. Aprende a proteger tus datos, porque así no solo te proteges a ti misma sino también a otras mujeres negras, lo que garantiza que sus voces sean ampliadas y sus acciones sostenibles”.

Con menos de 30 años, Monique es ejemplo de resistencia negra, feminismo y trabajo colectivo en la web.