Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad

blu_red_shock_push.png
¡Sin spam ni problemas! Activen las notificaciones y reciban las novedades realmente importantes del mundo de la música, el cine y las series.
De una
Ahora no

Publicidad

Si Avatar es el filme más taquillero de todos los tiempos, ¿por qué tuvo tan poco impacto cultural?

Resulta extraño que la película más taquillera de todos los tiempos, una que parecía hecha a medida para convertirse en una obsesión cultural, prácticamente desapareció de las mentes de todos en unos pocos meses. Hablamos de Avatar.

Avatar James Cameron
Avatar

Hay películas que dejan una marca indeleble en la cultura pop. 80 años después de su estreno, seguimos hablando de Lo que el viento se llevó. Los clásicos de Alfred Hitchcock con más de 50 años siguen siendo referenciados y parodiados todo el tiempo, mientras que ‘blockbusters’ como Star Wars, Tiburón, Jurassic Park y Titanic siguen teniendo relevancia hoy en día. Pero no de Avatar.

Resulta extraño que la película más taquillera de todos los tiempos, una que parecía hecha a medida para convertirse en una obsesión cultural, prácticamente desapareció de las mentes de todos en unos pocos meses.

Cuando mencionamos Avatar, lo más probable es que piensen que nos referimos a las aventuras de Aang, el último maestro aire, o a su sucesora Korra. Series animadas de Nickelodeon muy populares entre la GenZ y los Millennials más jóvenes. Pero no, hablamos de la película de 2009 dirigida por James Cameron,

A pesar de haber recaudado casi tres mil millones de dólares en taquilla a nivel mundial , nadie dio mucha importancia a la película de los Na’vi por fuera de la pantalla grande.

Publicidad

¿Cómo es esto posible? ¿Acaso la taquilla no es un buen indicador de popularidad? Después de todo, esto significa que mucha gente la vio y por lo tanto la reconoce. Entonces, ¿por qué nadie parece recordarla ni mencionarla?

Ahora que este filme fue reestrenado en todo el mundo en preparación para su secuela, Avatar: el camino del agua , es un buen momento para dar una mirada al pasado y analizar las razones por la que este ‘mega blockbuster’ no tuvo la relevancia cultural esperada.

Publicidad

El panorama del cine, especialmente por el lado de las superproducciones, estaba cambiando radicalmente en el año 2009. La introducción de una tecnología de proyección en tercera dimensión estaba llamando fuertemente la atención y Avatar aprovechó ese ‘momentum’ para venderse como el mejor ejemplo que había de “una película en 3D”.

Honestamente, cumplió con lo prometido. La gente salió de los cines impresionada por su calidad visual y por el impacto de sus efectos tridimensionales que eran nuevos para gran parte de la audiencia.

Tenemos que detenernos un instante aquí para hablar de esto, ya que es en parte gracias al empuje del 3D que esta película se convirtió en la más taquillera de todos los tiempos. Como seguramente saben, el precio de la entrada a una película en 3D es mayor al de una proyectada en formato tradicional. Estos costos inflados hacen que su recaudo no sea un buen indicador de la cantidad de personas que la vieron. Que sea la película más taquillera no significa que sea la película más vista de todos los tiempos. Aún así, es claro que fue muy popular.

No nos cabe duda que las ganas de las audiencias de probar esta nueva forma de ver cine afectó positivamente a este filme. Aunque no fue el primero en usar 3D, si fue el más publicitado por ello.

Publicidad

Pero no crean que el éxito económico de Avatar se debió solo a el empuje del 3D. Esta fue una película largamente esperada y muy bien promocionada sobre el hecho de que era el primer filme del director de Titanic en más de una década. Cuando finalmente llegó, fue muy bien recibida por la crítica especializada y tuvo buenos comentarios de las audiencias iniciales. Actualmente, esta película cuenta con un 82% de aprobación en RottenTomatoes , tanto de críticos profesionales como de los usuarios del sitio.

Eso confirma que, además de haber sido vista por cientos de millones de personas, también es una buena película. Por si fuera poco, es un filme de ciencia ficción con una cuidadosa creación de mundo detrás. La luna Pandora no es simplemente el lugar en que se desarrolla la acción, es un ecosistema muy bien diseñado con habitantes nativos que tienen su propio idioma. Esos son la clase de elementos con los que el ‘público friki’ ama obsesionarse. Por ejemplo, todavía seguimos comprando libros que detallan la tecnología y fauna de los planetas de Star Wars y aprendiendo a hablar en el idioma klingon de Star Trek.

A pesar de tener todos los elementos para convertirse en una obsesión cultural, los juguetes de Jake Sully y Neytiri desaparecieron pronto de los estantes y no necesariamente porque fueron vendidos. Los foros de aficionados tratando de aprender el idioma Na’vi nunca fueron muy grandes y los videojuegos y cómics que expanden el mundo de Avatar no se convirtieron en éxitos de ventas. De hecho, el mayor legado cultural de esta película son las constantes menciones del aparentemente nulo legado cultural que tuvo.

Publicidad

¿Cuál es la razón de esto? En nuestro análisis, encontramos dos muy importantes.

La primera es el rechazo generalizado al abuso de clichés de la película. No hay forma de negar que sí usa varios de los tropos más justamente criticados: el ‘salvador blanco’, el ‘buen salvaje’ y el ‘blanco nativo’. Las grandes audiencias de 2009 reconocieron lo incómodo que es presentar una historia en que una raza extraterrestre es usada como metáfora de naciones indígenas reales, llenarlas de estereotipos y poner a un hombre blanco como la razón final de su salvación.

Por supuesto el uso de clichés, criticable como es, no necesariamente hace mala a una obra. Avatar es una buena película a pesar de ellos, pero las críticas justas y negativas hacia estos aspectos opacaron la discusión sobre sus aspectos más positivos, como su alegoría criticando la invasión de Irak.

En segundo lugar tenemos que su estreno se dio justo en medio del surgimiento del titán cultural que fue el Universo Cinematográfico de Marvel. Un año antes se habían estrenado Iron Man y El increíble Hulk, sentando las bases de lo que sería la siguiente década y media de cine.

Publicidad

El Universo Cinematográfico de Marvel creó un nuevo precedente sobre cómo lucía el éxito de una nueva franquicia. No en vano muchos trataron de imitar su formato y fallaron en el proceso . Al mirar atrás, el impulso es comparar a Avatar con lo que estaba haciendo Marvel Studios. ¿Dónde está la película en solitario de Neytiri? ¿Por qué no hay un filme explorando el pasado del Coronel Quaritch? Al no ver esto, se puede considerar que la franquicia creada por James Cameron “se quedó atrás” y no pudo competir.

Por supuesto, la intención del famoso director nunca fue esta. Cameron es bien conocido por una dedicación absoluta a sus proyectos, a los cuales solo les da vida cuando los avances en tecnología cinematográfica lo ameritan. Por eso pasaron 12 años entre Titanic y Avatar y aún más tiempo entre ésta y su secuela. Sabemos que él lleva al menos una década trabajando en este proyecto sin afán alguno.

Para dejarlo claro, durante este tiempo sí hemos tenido varios videojuegos y cómics basados en Pandora. El cómic El camino de Tsu’tey salió en 2019 y más recientemente tuvimos el juego móvil Pandora Rising . Actualmente estamos a la espera del MMO Avatar: Reckoning y el juego de alto presupuesto Frontiers of Pandora.

Publicidad

Ya veremos qué pasa con este universo una vez se estrene Avatar: el camino del agua. Sabemos que James Cameron tiene planes para al menos tres películas más y al menos otra de ellas ya está filmada. No nos cabe duda que Disney, los nuevos dueños de la franquicia, van a querer aprovechar al máximo su nueva propiedad intelectual. Por lo pronto podemos decir que, aunque los Na’vi no han estado tan presentes como los superhéroes en los últimos años, definitivamente no han sido olvidados.

🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock. 🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock.