Se encuentra usted aquí

¿Por qué Meryl Streep salió salpicada de las denuncias de acoso sexual?

La polémica de la polémica
Gettyimages
Gettyimages
Por
Redacción Shock

El tema del año es obvio, la bola de nieve en que se convirtieron los acosos en Hollywood (por ahora) están en el ojo del huracán del mundo y por supuesto son muchas las preguntas que se tejen alrededor de la polémica. ¿Por qué hasta ahora se ventilaron? ¿Qué otros nombres están implicados en las denuncias? ¿Quiénes faltan por romper el silencio?

Sin embargo, ayer se le sumó otra polémica a la polémica (excusarán la redundancia) cuando la actriz y una de las denunciantes del productor Harvey Weinstein, Rose McGowan lanzó un tweet, ya borrado, donde acusaba a Streep de frente:

Actrices como Meryl Streep, que felizmente trabajaron con 'el cerdo monstruoso' (en referencia a Weinstein) van a vestir de negro en los Globos de Oro como protesta silenciosa. Su silencio es el problema (…). Desprecio su hipocresía.

Streep no demoró mucho tiempo en responder:

"Duele ser atacada por Rose McGowan en titulares este fin de semana, pero quiero hacerle saber que no conocía los crímenes de Weinstein, no en los años noventa cuando la atacó ni en las décadas posteriores cuando procedió a atacar a otras", dijo Streep.

"No fui deliberadamente silenciosa. No lo sabía. No aprobé tácitamente la violación. No lo sabía. No me gusta que las mujeres jóvenes sean agredidas. No sabía que esto estaba sucediendo", añadió. Y aunque McGowan borró el trino, la cosa se fue más allá, en la mañana del martes 20 de diciembre Los Ángeles amaneció empapelada con posters de la protagonista de El diablo viste a la moda y no se trataban precisamente de papeles promocionando una película.

En la foto aparece Weinstein y a su lado la legendaria actriz con una banda sobre sus ojos que dice: ELLA SABÍA. La crítica, hecha por unos artistas callejeros inspirados en el trabajo de la artista Barbara Kruger, es una obvia extensión del tweet de Rose y pone en entredicho la cruzada de varias actrices de ir vestidas de negro a los Golden Globes para hacer una denuncia silenciosa.

Hay una nueva discusión sobre la mesa y esta vez es sobre el papel que tienen aquellos que siempre supieron lo que pasaba detrás de las cámaras y bajo las mesas de los poderosos. Lo cierto es que el tema no está ni cerca de llegar a un final feliz, al contrario es apenas el comienzo de una mezcla de denuncias necesarias y justas pero también de oportunismo y cacerías de brujas en busca de otros intereses.