Se encuentra usted aquí

.

South Park: 15 grandes frases de Eric Cartman

Lecciones para nunca poner en práctica.
South Park
South Park
Por
Redacción Shock

Un 13 de agosto, pero de 1997, vimos es primer capítulo de South Park, sin duda una de las series animadas más importantes de las últimas décadas. El objetivo de su lenguaje vulgar, según sus creadores, era mostrarle al mundo cómo hablan los niños cuando están lejos de una figura paterna autoritaria. Con el paso de los años, los personajes secundarios comenzaron a tomar más protagonismo para abrir paso a temas religiosos y políticos y así poder parodiar sobre la polarización y las posturas extremas que se ven en la sociedad.

South Park: cuando la incorrección política no tiene límites

La crítica social y su ingeniosa forma de satirizar la hipocresía de la sociedad norteamericana han sido premiadas con 5 premios Emmy y un Peabody, además de ser referenciada por la industria como una de las series animadas más importantes.

Sin embargo, su constante burla alimenta la controversia y sus creadores han sido blancos de amenazas por parte de grupos religiosos extremistas y conservadores, sus argumentos siempre coinciden al debatir la influencia de la serie sobre los niños a lo que ellos siempre responden: “nuestro humor pretende ofender a todos por igual, sin distinción o posicionamiento político. Además “está claramente destinada a un público adulto”.

Las mejores 20 series de animación para adultos de la historia

A propósito del cumpleaños 23 de South Park, repasamos algunas “lecciones” memorables de Eric Cartman, uno de sus personajes más icónicos que precisamente representa lo opuesto a cómo deberíamos ser como personas. Solo esperamos que no se las tomen tan a pecho. 

Cuando nos invitó a cuidar nuestro cuerpo y evitar sustancias tóxicas. 

“Las drogas son malas porque si las tomas eres un hippie y los hippies son unos apestosos”.

Cuando nos invitó a dejar el “body shaming” y aceptarnos como somos.

“No estoy gordo, estoy festivamente regordete”.

Cuando nos enseñó la importancia de no discirminar por motivos religiosos. 

“Si Mel Gibson dice que los judíos son malos, ¡es porque ES CIERTO!”.

Cuando nos mostró que no hay que rechazar a nadie pr su raza. 

“Butters, no soy negro, no iré al infierno”.

Cuando nos explicó la importancia de expresar nuestros sentimientos para tener relaciones constructivas.

“Tenemos que hablar”: si una chica dice eso hay que empezar a golpearse en las pelotas”.

Cuando nos enseñó la importancia de comunicarnos con las personas que queremos y expresarls nuestro afecto. 

“Las palabras no alcanzan a expresar cuánto los odio, chicos”.

Cuando nos enseñó a no ser ni rencorosos ni vengativos.

“Tus lágrimas son deliciosas”.

Cuando nos enseñó a respetar las diferencias con otros. 

“La familia de Kenny es tan pobre que ayer tuvo que hipotecar su segunda casa de cartón”.

Cuando nos mostró cómo ser pacientes y asertivos cuando las cosas no salen como queremos.

“Me rompes las bolas”.

Cuando nos enseñó a tener relaciones de pareja exitosas.

“El amor es como cagar, Butters. A veces funciona solo, y a veces tienes que darle un buen empujón”.

Cuando nos enseñó a no ser demasiado sensibles ante las situaciones que nos rodean.

“¿Tienes arena en la vagina?”

Cuando nos enseñó a aferrarnos a una ilusión. 

“Revisé el clóset de mamá y ya sé qué me va a dar para Navidad: el UltraVibe Pleasure 2000”.

Cuando nos enseñó a ser solidarios con los demás.

“Es una pena que beber whiskey no sea un trabajo pago, porque el padre de Kenny sería millonario”

 

Cuando nos habló de la importancia de ser pacientes

“La próxima vez le diré al pedo que se aguante más tiempo en el culo antes de salir”.

Cuando nos mostró lo importante que es no abusar del poder.

“Respeta mi autoridad”

 

Más contenido sobre: