Se encuentra usted aquí

One Young World: Cómo meterle mano a la corrupción desde la universidad

En el marco del One Young World se presentará este proyecto gestado por María de los Ángeles Pardo, una estudiante de séptimo semestre del CESA.
Por
Redacción Shock

Cuando estaba en la universidad me decían que el trabajo de grado de uno de los hermanos Nule, Manuel o Miguel, había sido sobre ética en los negocios. No sé si era verdad, pero de serlo, el chiste se cuenta solo. Si ya no se acuerdan de ellos, pues fueron los que desangraron financieramente a Bogotá durante la alcaldía de Samuel Moreno, tras armar un multimillonario desfalco en la construcción de la Calle 26. Con cosas como esa deberíamos sentirnos más indignados, pero parece que presenciado más episodios de corrupción que capítulos de Los Simpson.

(Vean acá toda la info del One Young World)

Buscándole la vuelta a esa historia atravesada por el hampa, que nos inunda, y en el marco del One Young World, María de los Ángeles Pardo, estudiante de séptimo semestre del CESA, presentará un proyecto para que le bajemos a la corrupción desde la universidad.

Su objetivo: ver como desde las acciones de los estudiantes se previene la corrupción empresarial. El proyecto aún está en fases de investigación, pero los primeros resultados son dicientes. Aunque las cifras son reservadas, un número muy elevado de estudiantes reconocen haber hecho trampa o tercerizado sus trabajos alguna vez. El fraude, el engaño más común en los centros educativos, es un tipo de corrupción.

Según María: “Por falta de carácter o de valores, los estudiantes toman decisiones que se pueden convertir en fraude empresarial. Por eso, acá tenemos que pasar de la cultura de castigo a una cultura de confianza, que es básicamente el Modelo europeo. Si uno le pregunta a alguien acá ‘¿por qué no se cruza un semáforo en rojo?’, muy seguramente va a responder que por la multa. No por lo que debería: por no herir a los demás. Eso hay que cambiarlo”.

Su campaña, que iniciará con un piloto al interior de la universidad, y cuyo primer resultado es disminuir los índices de copia, si se amplía, puede tener un alto impacto en el trabajo de futuros profesionales.

Es el primer paso, de buscarle la solución a un problema que también involucra a las instituciones y a los modelos mal hechos. Pero es el primer paso y pronto le daremos más vueltas al asunto en un evento que reúne varias propuestas con potencial para cambiar el mundo: One Young World.

Por @davidchaka

Publicidad