Se encuentra usted aquí

Unos colombianos armaron una de las instalaciones más duras del Burning Man

“Aluna” es el nombre de uno de los proyectos más impresionantes de esta experiencia agreste.
Por
Redacción Shock

Festivales en el mundo hay muchos pero ninguno como el Burning Man. Y no estamos exagerando. A diferencia de eventos como Coachella, Lollapalooza, Glastonbury, Rock in Río, Estéreo Picnic, Rock al Parque, etcétera, etcétera, a Burning Man la gente no va a farrear sino que va a transformarse y, eventualmente, a volverse nada. Como lo explica la propia página del evento, “Burning Man no es un festival. Burning Man es una comunidad. Una ciudad temporal. Un movimiento cultural global apoyado en 10 principios prácticos. No contratamos concierto ni proveemos entretenimiento. ¡Lo que pase acá depende de usted! No hay patrocinios corporativos. Usted está entrando a un espacio desacomodado que valora quién es usted, no lo que tenga. Se espera que usted colabora, que sea incluyente, creativo, conectado y limpie su desorden. Participe activamente como un ciudadano de Black Rock City.”

Y es precisamente ahí, en Black Rock City (la ciudad que solo existe para este festival ubicada en el desierto de Black Rock en Nevada), donde el proyecto artístico colombiano Aluna, creado por el arquitecto colombiano Juan David Marulanda, se ha tomado en estos días de Burning Man un lugar destacado.

Desde el pasado 28 de agosto y hasta el 4 de septiembre Aluna se ha convertido en la presencia colombiana más destacada del Burning Man. Esta construcción arquitectónica en madera está inspirada en la cosmología de las construcciones arhuacas de la Sierra Nevada, que expresa el concepto de dualidad presente en el universo, e invita a sus participantes a interactuar para lograr el equilibrio entre los opuestos necesario para lograr el balance y la armonía.

aluna_building_brc_240817.jpg

aluna_building_brc_240817b.jpg

aluna_building_brc_260817b.jpg

 

Aluna recibió la Beca Honoraria del Burning Man 2017, lo cual permitió su financiación inicial. También recibió apoyo del Ministerio de Cultura de Colombia. Marulanda comandó un equipo en el que también estuvo Bryan Orjuela también participó en el diseño, y los estudios estructurales y constructivos. Por su parte el diseño de iluminación y tecnología estuvo a cargo de Leonardo Vilar de Sonicdesign. La música fue producida por Camilo Montilla de Productora Sonica y el colectivo aLma.Maddr de Los Angeles, y contó con la participación de varios artistas colombianos como Julián Salazar (Mitú), Teto Ocampo (Mucho Indio), Jaime Ospina, Gilbert Martínez, Julian Rhodes, Carlos Rizzi, y Gregorio Hernández, entre otros. En la dirección de proyecto, financiación y producción logística participaron María Paula Martínez, María del Pilar Sandoval y Rebeca Victoria. Todo el proceso de construcción de esta pieza está siendo registrado para un posterior documental por el director colombiano Pedro Augusto García.

Desde el 19 de agosto, Marulanda y Orjuela realizaron la preconstrucción de la instalación en Nevada, USA, gracias a una residencia artística que le otorgó al proyecto el Buffalo Creek Art Center. El pasado 28 de agosto Aluna abrió sus puertas al público. Esperen muy pronto más información sobre la instalación y cómo se vive esta experiencia única en el mundo.

aluna_building_brc_270817.jpg

aluna_iluminada.jpg

proyecciones_0.jpg

 

Temas relacionados: