Se encuentra usted aquí

Cómo dormir barato en Europa: Mi recorrido por 60 hostales

Por
Próxima Parada

Por Laila Abu Shihab. Es posible que no quiera saber nada de hostales, albergues de juventud o pensiones hasta el 2017. Empiezo ya a sentir que cuando termine la travesía en la que me embarqué hace ocho meses y medio (aún me quedan algo más de tres meses de recorrido), que cuando llegue a su fin esta aventura sabrosa, arriesgada y llena de sorpresas que hasta ahora me ha permitido conocer más de 90 ciudades en 19 países de Europa, tendrá que pasar un buen tiempo para que vuelva a dormir en alguno de esos lugares.

Es como todo con lo que nos saturamos en la vida. Las mismas tres canciones, una y otra vez, mañana y noche; el mismo sánduche o la ensalada igualita, con ese invariable aderezo; el mismo pantalón y los mismos zapatos, aunque tengamos varios pares nuevos que nunca usemos; no diré que la misma pareja, pero sí los mismos besos y el mismo tipo de sexo. Cuando estaba en la universidad, tuve una época en la que cada miércoles iba al lugar que para mí tenía la mejor rumba de ese día de la semana en Bogotá, sin importar si el jueves había clase de 7 de la mañana (fue el caso durante ese semestre, y siempre llegué al salón, todavía no sé cómo hice). Y que posiblemente la siga teniendo, sólo que la saturación me hizo no volver durante años. Pues creo que será de las primeras cosas que haga a mi regreso. Es algo que ansío. Me han dado muchas ganas, de nuevo.

Contabilizo ya 60 hostales desde que arranqué este largo viaje que me regalé porque sí, porque la vida es ahora, en agosto del año pasado. Así que ya puedo decir que sé cómo buscarlos, que sé cómo elegir el que más convenga según presupuesto, ubicación, espacios comunes, ganas de rumba y actividades varias, tranquilidad para dormir y un largo etcétera. Ya puedo dar consejos al respecto.

Temas relacionados: