Se encuentra usted aquí

Devendra Banhart: "Fui a demasiados funerales en los últimos dos años"

Devendra habla sobre su último álbum
Por
Redacción Shock

¿Qué sonaría en la recepción de un viejo hotel japonés que no recibe huéspedes desde hace décadas? Devendra Banhart se sintió atraído por ese concepto estético y comenzó a forjar las canciones de su noveno disco, al que, sin aviso ni previa invitación, se asomó la sombra de la muerte insistentemente.

"Fui a demasiados funerales en los últimos dos años... Ese sufrimiento es una experiencia muy específica", reconoce en una charla con Efe en Madrid este músico y artista plástico, que en el proceso de componer y grabar "Ape in pink marble", su nuevo álbum, padeció las muertes de su amigo y colega Asa Ferry y la de su padre biológico.

Sin embargo, para Banhart este este un disco sobre la muerte. "No es un álbum que procesa la pérdida, pero la muerte inevitablemente informó las canciones", afirma sobre sus más recientes composiciones.

Explica en ese sentido que "Middle names", el sencillo que anticipó y que abre este trabajo, es en efecto un tema sobre Ferry, pero que empezó a componerlo antes de que le sobreviniera la parca.

Sobre "Mourner's dance" (el baile del doliente, en español), aparentemente más obvio en su relación con la muerte, cuenta que lo que lo motivó fue su relación con la esposa coreógrafa de su amigo el músico brasileño Rodrigo Amarante y la curiosidad en torno a esta disciplina, a su capacidad para conmover. "¿Cuál sería la música en un funeral?", se preguntó a la hora de crearlo.

Reconoce a su vez que, de la misma manera que la muerte, también California y el barrio predominantemente mexicano en el que se grabó el disco lo maleó de alguna manera no explícita.

Desde su debut con "The Charles C. Leary" (2002), Banhart -hijo de estadounidense y venezolana- es uno de los grandes representantes del nuevo folk anglosajón. Con "Ape in pink marble" (Warner Music) cierra tres años de silencio musical desde su predecesor, "Mala".


El título del nuevo álbum, por ejemplo, bebe tanto de la imagen que evoca (un mono de mármol rosa) como de la metáfora que encierra, una doble alusión al mundo masculino ("el mono, muy impulsivo y físico") y al femenino ("el mármol, sofisticado, a la vez muy bello y muy fuerte").

"La dirección de los discos ahora tiene mucho que ver con lo que intento evocar. No me planteo las canciones en función de los instrumentos, sino más bien del tipo de película que quiero proyectar", revela.

En este caso, el escenario era "un hotel imaginario en una parte de Japón que nadie visita, en un Oriente imaginario y desvencijado que hace 20 años que no recibe ninguna visita, pero que sigue siendo muy misterioso".

A partir de esa premisa, decidió incluir un koto (instrumento tradicional japonés), pero también sintetizadores que, como el papel rasgado que imaginaba en las paredes de ese hotel, agonizaran. Para ello recurrió a teclados de pequeño tamaño, casi de juguete, y con las baterías a punto de agotarse.

"Creo que voy hacia un tipo de música en el que no hay agresión ni ataque", valora sobre sus últimos pasos en la música, que le encaminan en una dirección opuesta a aquella canción de Daft Punk, "Harder, better, faster, stronger".

Por: EFE // Foto: Gettyimages

Temas relacionados: