Se encuentra usted aquí

Diez series animadas de los 90 que deberían regresar

A la nueva generación le sobran youtubers y le faltan más de estos personajes: cínicos, críticos, incorrectos, inseguros, esquizofrénicos y retraídos.
Por
Redacción Shock

Las series animadas ya no son como antes. La fiebre por títulos como Game of Thrones, Breaking Bad o The Walking Dead opacó grandes historias animadas que un par de décadas atrás fueron fundamentales para prepararnos con dosis de realidad..

Los creadores de las nuevas caricaturas parecen haberse quedado en un estado de letargo alucinatorio tras una dosis de LSD, ahora todo es colorido y lo que ven los niños son historias de superación personal.

Ya no hay casi personajes incorrectos, críticos, desazonados y con trastornos mentales. Ya no hay series como estas, que nos rayaron la cabeza en los 90 y nos prepararon para el turbio presente. 

Daria 

Daria era una adolescente escéptica y con una visión desalentadora de la vida que pasaba su tiempo viendo un programa llamado Mundo sucio y triste. A este mundo sucio y triste le hacen falta más Darias. 

Duckman

Las nuevas generaciones merecen ver a alguien como Duckman: un pato sucio, incorrecto, mal padre y mal detective privado con una familia disfuncional. Como cualquier familia. No todo son familias felices. 

El Siguiente Programa

En chibchombia también hubo talento para hacer animación. No por la calidad de los dibujos, pero si por la crueldad de la realidad nacional que emanaba esta serie protagonizada por las versiones animadas de Martin de Francisco y Santiago Moure. 

 

The Critic

Jay Sherman no le atinaba a su vida pero sabía lo necesario para ser un buen crítico de cine: decir "es basura". Frases para la vida. 

Celebrity Deathmatch

Legendarias batallas se libraron sobre el ring de Celebrity Deathmatch. Vimos a Michael Jackson, a Bob Marley, a Robert de Niro y a cualquier cantidad de personajes sangrar y golpear a sus rivales con violencia. Sería sano volver a ver una pelea con personajes como Drake, Rihanna o Donald trump.

Beavis and Butthead

Beavis and Butthead era un culto a la realidad adolescente, a la mala televisión, la estupidez y a ser perdedor. Unos nuevos capitulos de la serie los harían babear burladose de, por ejemplo, los nuevos youtubers. 

South Park

South Park es la única serie que sobrevive de esta lista gracias a Comedy Central. Y si bien aún está viva, parece que nadie le da la importancia que merece un programa que evidencia la estupidez de la humanidad tan claramente. 

Ren y Stimpy

Así parecieran un par de perros drogados, eran personajes de una complejidad psicológica enorme. Ren y Stimpy podrían estar citados fácilmente en un manual de trastornos psicóticos y esquizofrénicos.  

Oye Arnold

Nickelodeon, como MTV, también tuvo una buena época. El "niño cabeza de balón" va a volver con una película para televisión, pero su serie era una tremenda dosis de drama infantil. 

Monstruos de verdad

Seres que vivían en las profundidades de una alcantarilla, deformes y además con inseguridades y fijaciones extrañas. Así eran los monstruos de verdad, que hicieron parte de la buena época de Nickelodeon. 

Temas relacionados: