Se encuentra usted aquí

Festival Taiquenaju. Guía para ir a las nuevas ferias y fiestas en Caicedonia

Alístense porque el recorrido festivalero por Colombia está ampliando sus horizontes. Acá nos cuentan sus creadores qué es esto del Taiquenaju
Por
Redacción Shock

El festival Taiquenaju es un evento financiado por la alcaldía de Caicedonia. La producción siempre ha estado a cargo de Campo Justo, la organización de Julián Raigoza y su hermano. A Julián se le ocurrió convertir el presupuesto de un concierto en una propuesta mucho más amplia para los jóvenes. Hablamos con él para que nos explicara todo lo que tenemos que saber sobre el está fiesta de la música. 

(Vean acá el cartel de la nueva edición del festival)

¿Por qué Taiquenaju?

Es algo sobre las raíces. Literalmente, según los burilas, que habitaban esta zona en tiempos prehispanicos, Taiquenaju significaba festividad o fiesta de vida.

¿Por qué un festival de música en Caicedonia?

En la zona hay una carencia absoluta de las posibilidades culturales. Sobre todo, de las de corte alternativo. Hay una cultura tradicional de la región y durante años lo que no pertenece a ella ha sido excluido. Hay todo un público que lo requiere pero no se le suelen dar estos espacios.

Además Caicedonia tiene una corriente alternativa que viene creciendo desde hace años. Hay bandas y gente que hace deportes extremos. Solo que antes no tenían un escenario que los incluyera. Este nuevo espacio trata de integrarlos para que los dejen de ver como esos chinos que estorban al pasar y los empiecen a ver como deportistas. Ahora están un poco menos estigmatizados.

¿Qué hay en el componente académico?

Esto lo hicimos teniendo en cuenta el contexto. Los chicos acá están en un proceso diferente. Hay hasta cosas que no son ni siquiera para los pelados, sino para los papás.

Como hemos hecho convocatorias, hemos visto las falencias de los chicos en las bandas. Acá en la región los chicos no saben mucho como mover las bandas en redes sociales, como actuar con los medios de comunicación, o qué es un epk, por ejemplo. Con una psicóloga tratamos todos estos temas.

En esta que es una región tradicional, conservadora, cafetera, para alguien mayor que un joven se haga una expansión todavía es algo muy traumático.  

¿Para quién es el festival?

Hay que pensar que los contenidos no choquen con las cosas tradicionales y en esto entra el fondo real de la propuesta artística del festival. Esta es una actividad gratuita y libre. No hay filtros para entrar. Hay un escenario protegido en el parque y si usted quiere llegar, llega. Esto se presta para que los campesinos, los ancianos, los papás, los transeúntes, la gente normal del pueblo, tenga acceso completo al espacio e interactúe con los chicos.

En esa línea, el cartel no se centra en los sonidos fuertes. Se combina lo alternativo con lo comercial para que cualquiera se acerque. Este año, por ejemplo, cualquiera que escuche vallenato y llegue temprano a ver a Los de Adentro puede conocer a Nepentes. Al ver a esa banda puede enterarse que el metal no es un escándalo, que el pogo no es darse puñal ni gente matándose y que el consumo de alucinógenos no es tan alto como la gente cree.

Hay una tarea de destigmatización, de tolerancia, de reconciliación entre diferentes formas de ver el mundo. Es ahí donde se centra el ejercicio del festival porque es en un lugar que no tiene mucho esta posibilidad, de tener gente tan diversa en un mismo espacio y de ver cosas que no se esperaría que existan.

¿Por qué se habla de paz en el festival?

Nuestra idea principal no es visibilizar problemáticas. Básicamente lo que buscamos es mostrar algo de manera propositiva sin mostrar lo malo. Lo que el festival intenta es partir del hecho de que la paz tiene que darse de los ejercicios pequeños de convivencia.

Yo nada me gano con un ejercicio macro si las partes más mínimas no hacen algo que lo fortalezca la paz. El festival entra como un ejercicio de tolerancia, respeto y convivencia.

Además, los jóvenes nunca van a consumir los mensajes del Estado de la forma en la que lo hacen. Las juventudes lo asimilan y lo aceptan es en este tipo de espacios como los festivales. Si usted lleva una psicóloga a una charla en el colegio a hablar de respetar a los otros no le van a poner cuidado.

Eso sí, el problema acá existe y no se ha ido, está todavía. Pero partimos del hecho de que la paz tiene que darse

¿Cómo hacemos para llegar y pegarnos a la fiesta?

-Lo más importante es que Caicedonia es en el Valle, pero de verdad es eje cafetero. Así que la forma más fácil de entrar es por Armenia en transporte público. Estamos a 30 minutos.

-Somos un municipio pequeño y estamos en fiestas. La recomendación es estar de rumba toda la noche. El festival acaba a las dos y después todos los bares quedan abiertos hasta las 5 de la mañana. Como este es un pueblo pequeño el hospedaje es limitado, entonces lo mejor es planear para quedarse acá parchando toda la noche hasta las 5:30 que salen los buses de nuevo en Armenia. 

*Evento apoyado por el ministerio de cultura - Programa Nacional de Concertación Cultural

Temas relacionados: