Se encuentra usted aquí

.

Las Áñez presentan 'Reflexión', un álbum para mirar hacia adentro

El tercer álbum de las hermanas bogotanas nos sorprende con silencios y texturas que consolidan su sonido.
Cortesía Las Áñez
Cortesía Las Áñez
Por
Vanessa Velásquez Mayorga

Las Áñez es un dúo conformado por Juanita y Valentina, hermanas gemelas que desde 2014 irrumpió en la escena musical colombiana con una propuesta que impresionó por la simpleza de su ensamble y la potencia de su sonido. Combinando sus voces, el beatbox, la influencia de las músicas andinas como los pasillos y los bambucos, y la electrónica. Con dos discos propios (Silbidos, 2014 y Al aire, 2017), tres en compañía del cuarteto Bituin y una banda sonora compuesta para la película Niña Errante de Rubén Mendoza, las hermanas bogotanas han recorrido un camino en el que han afianzado su propuesta, y se nota. 

Lea también: Bandas colombianas que hay que ver en vivo: Las Añez

El 22 de mayo salió Reflexión, su tercer álbum, que cuenta con 12 canciones y las colaboraciones de Kevin Johansen y el Tuyero Ilustrado. Reflexión es el trabajo de un poco más de dos años en el que las hermanas compusieron las letras, los arreglos y se dedicaron a grabar este álbum donde convergen lo que podríamos llamar como sus dos facetas: la de la experimentación con las músicas de los Andes y la de la performatividad al momento de interpretar sus canciones. 

Los temas que componen Reflexión se grabaron en dos momentos. Uno, a cargo de Benjamín Calais de Matik Matik en la sala de conciertos de la Biblioteca Luis Ángel Arango, lugar que les prestó la acústica perfecta para generar los ecos y reverberaciones que dan las capas y texturas deseadas a sus temas. El segundo en las salas de Árbol Naranja y de la mano de César Lizarazo, en un espacio que les permitió hacer uso de las herramientas más tecnológicas y sonidos electrónicos que terminan de cerrar su propuesta. 

“Grabar en la Luis Ángel fue una experiencia muy chévere porque nos dio el espacio para experimentar con una canción, con Canción migratoria, en la que cantamos y tocamos mientras caminamos”, cuenta Juanita. En la biblioteca grabaron como si estuvieran en un concierto en vivo, algunas canciones casi que en una sola toma. Si se escucha Reflexión con audífonos se pueden notar los ecos y las reverberaciones que la acústica en la sala de conciertos permitió imprimirle a las canciones Catedral 1, A la música’ Reflejo mío, Una fábula, Catedral 2 y Canción Migratoria. 

Otro punto a destacar de Reflexión son sus colaboraciones. Con la cuarta canción del álbum ya grabada y terminada, aún sentían que le faltaba una capa más, una voz gruesa que le añadiera más texturas. Es así como contactaron a Kevin Johansen, a quien le compartieron la canción y le dieron toda la libertad creativa para construir sobre ella. Así culmina el proceso de A tiempo, una canción que suspende al que la escucha en el espacio. También contaron con la colaboración de El Tuyero Ilustrado, de Venezuela. A la música, compuesta por Valentina con ellos en la mente y grabada en medio de un momento simbiótico, una construcción conjunta que se presenta, como su nombre lo dice, como una celebración a la música.

Y las voces no son las únicas colaboraciones para destacar. En Reflexión, por primera vez, Las Áñez incluyen dos cuerdas en sus producciones. Aprovechando el escenario de experimentación con tremendas cualidades sonoras que es la sala de conciertos, invitaron a Maria Elvira Hoyos a tocar el violoncello y a Johan Alexander Rivas el contrabajo en Una fábula y a Carlos Esteban Gómez en el cuatro y Daniel de Mendoza en la leona en las canciones En la lucha y A la música

Reflexión lleva ese nombre no solo por el efecto visual de ver a las hermanas gemelas, sino pensando en la introspección y el acto de reflexionar, de mirar hacia adentro. Es un álbum que es también una experiencia sonora y sensorial que, como Las Áñez se propusieron al crearlo, hace que se suspenda el tiempo, que el que lo escuche de verdad lo haga, se detenga en cada capa y textura que las cuerdas y las voces entretejen. Es un álbum que, al igual que los anteriores largos de estas hermanas, debe verse en vivo. Esperemos que cuando se reactiven los eventos en vivo Juanita y Valentina Áñez puedan hacer el tan planeado concierto de lanzamiento en la sala de conciertos de la Luis Ángel Arango para que así sus oyentes puedan vivir la experiencia completa que es Reflexión.

 
Más contenido sobre: