Publicidad

Publicidad

Publicidad

blu_red_shock_push.png
¡Sin spam ni problemas! Activen las notificaciones y reciban las novedades realmente importantes del mundo de la música, el cine y las series.
De una
Ahora no

Publicidad

'Paz en la tierra' de Meridian Brothers y Conjunto Media Luna: una poética apocalíptica vallenatera

El álbum de Meridian Brothers y el Conjunto Media Luna nos permite ver los paisajes del caribe colombiano convertidos en el cemento mugriento e infértil de la ciudad. Pasen a leer nuestra crítica de 'Paz en la tierra'.

paz-en-la-tierra-meridian-brothers-conjunto-media-shock-2021
Portada álbum 'paz en la tierra'
// Meridian Brothers

Lamentos de tuiteros, calles mugrientas y reflexiones desde el encierro. Así suena el sentimiento vallenato traído a la frialdad de Bogotá de la mano de Meridian Brothers y el Conjunto Media Luna.

Por Daniela Trujillo

En 2018, la Biblioteca Nacional de Bogotá organizó una exposición sobre el vallenato titulada La Hamaca Grande.

Después de un curioso recorrido musical con auriculares incluídos (que, como si fuera fiesta de apartamento, no podía perturbar el "silencio" del vecino), la exposición, contextualizada en el Magdalena Grande, permitía sacar una conclusión importantísima de esta música: su existencia está precedida por la necesidad, terrenal y humana, de perpetuar su historia y su sentir.

Y, aunque pertenece a una región concreta del país, las personas que cuentan se encuentran en todos los rincones del mundo.

Gracias a esto hoy entiendo de modo diferente Paz en la Tierra, un trabajo conjunto entre los Meridian Brothers y el Conjunto Media Luna. Un álbum que resultó de un encuentro entre sensibilidades para musicalizar un documental sobre ‘el cacique’ y en el que podemos ver todos los paisajes del caribe colombiano convertidos en el cemento mugriento e infértil de la ciudad.

¿Quién creería que en estas aburridas calles se abrigan también las historias tristes de los amoríos de hombres que sufren por cómo sus teléfonos, con los que hablan con sus jefes corporativos 24/7, les destruyen la vida? ¿Quién pensaría que realmente puede la historia de un hombre devorador de tierras ajenas, dispuesto a colonizar otros planetas ser siquiera el bosquejo de un aire vallenato?

Publicidad

Viendo lejanamente a Alicia adorada, descubrimos, a través de este disco colaborativo, los sufrimientos de otros humanos, de juglares que llevan mensajes a través de Twitter y que tienen como inspiración espacial su habitación en pandemia.

Para los fieles seguidores de la movida alternativa de la ciudad, Paz en la Tierra puede parecer la continuación de Cumbia Siglo XXI, el pasado disco de Meridian Brothers .

No porque sean iguales o similares, sino porque en comparación con las demás, estas entregas no son el resultado de una exploración, sino la misma reflexión creativa. Como si hubieran pasado de forma sutil —quizás no tanto—, revisando su discografía, de la poiesis a la presentación de una poética, retratada en el trabajo constante de captar la contemporaneidad y el absurdo de un gran pequeño universo casi inagotable.

Encontramos en ambos grupos, uno dirigido por Iván Medellín, acordeonista y participante de otras agrupaciones como La Sonora Mazurén y el otro por Eblis Álvarez, un personaje esencial de la movida alternativa bogotana de las últimas dos décadas, una necesidad por capturar la historia que pueden realmente contar, en la que los objetos y sujetos pequeños de un mundo enorme, se convierten en protagonistas de insignificantes pero grandes relatos.

Tanto así, que cada una de las canciones se corresponde con un adjetivo o sustantivo que la caracteriza.

Publicidad

Ceñidos a la tradición, anunciándose a través de la puya, el paseo, el merengue y el son, los vallenatos clásicos entrelazados con el chandeath montuno y el tropicanibalismo, recitan la tragicomedia de sus vecinos y lo distópico del mundo en el que viven.

Dejar de ver los valles o contemplar a los ladrones del barrio son experiencias que se abrazan fielmente con sus instrumentos y se combinan en, por lo menos, tres tipos de diálogos.

Los primeros son meramente narrativos, como en la canción En Teusaquillo te pueden partir la cara. Aquí personifican uno de los problemas clásicos de la ciudad: el robo. Los lugares que parecían seguros o “más confiables” se vuelven parte del sinfín, del caminar rápido mirando de reojo, evitando un descuido que pueda, “casualmente”, hacerte perder la vida.

También se puede observar este mismo tipo de diálogo en Mi Primo Boxeador, que retrata a un sujeto apócrifo y triunfante.

Los segundos, muestran directamente su posición crítica, social y política, como en La conquista de otros planetas, un paseo narrado por reflexiones tristes sobre la voracidad de la conquista humana. O en El Hombre del Alma Traicionada, que se pregunta constantemente por el arte, el artista y su humanidad, partiendo desde Diomedes Díaz como sujeto que aporta a la tradición vallenata pero que al mismo tiempo se convierte en un personaje problemático.

La tercera categoría de canciones mezcla la narrativa hábil y juguetona con una crítica sutil con canciones como Pensando en mi Morena, que abarca todas las desdichas del ahora: la pandemia, la tensión política, la brutalidad policial y la guerra, opacadas tras el amor nublado de un hombre hacia su mujer.

Publicidad

O, como la canción que nombra el disco, Paz en la tierra, que es en realidad el impecable retrato de lo que estos dos grupos desean representar dentro de su juego particular de sátira musical. Hablan de la utopía de la colectivización, inalcanzable debido a los deseos individuales, de un hombre que mataría por Perlita, una canción divertida sobre lo que es ser humano, lleno de deseos y frustraciones de estos.

Pese a que sus canciones permiten vislumbrar esa poética de la contradicción constante entre la tradición y la realidad, también se acogen a su visión del trabajo de músico y enaltecen la labor de sellos y colectivos de la música independiente en El Profesionalismo es muy Importante.

Con Paz en la tierra (que quizá no es el más álbum más llamativo dentro del repertorio experimental de Meridian Brothers) pareciera que inicia una etapa creativa distinta, con otros objetivos que no sean necesariamente llevar al límite o depurar sus sonidos.

Es un trabajo interesante, que vale la pena re-escuchar, saborear, comparar, desarmar y reconstruir. Finalmente, hay que reconocerles que nos invitan, como oyentes, a replicarlos en la búsqueda de perspectivas distintas, a encontrar nuevos significados.

Escuchen aquí Paz en la tierra de Meridian Brothers y Conjunto Media Luna.

Publicidad

🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock. 🎵 Síganos en Google Noticias y lean sobre lo mejor de la música con Shock.