Se encuentra usted aquí

The Office, o cómo crear un clásico a partir de otro

Un remake que contra todo pronóstico fue un éxito rotundo.
The Office
The Office
Por
Gabriela Sáenz

Nadie daba un peso por la adaptación gringa de la exitosísima The Office, creada en Inglaterra por Stephen Merchant y Ricky Gervais. El resultado, sin embargo, es una de las series más chistosas de este siglo. Las nueve temporadas están disponibles en Amazon Prime. Si quieren ser snobs y decir “sí, Steve Carrell es chistoso pero nada como Ricky Gervais”, no se preocupen: la versión original está en Netflix.

Por: Gabriela Sáenz Laverde // @gabidearest

The Office es la vida de oficina de la que todos queremos escapar. Un edificio gris en una ciudad terciaria e irrelevante; luz blanca de la que hace ver las pieles verdes; un código de vestuario “profesional” en el que nadie puede (ni quiere) sobresalir; un horario que empieza y se acaba de la misma forma todos los días, por los siglos de los siglos, amén.

El jefe, Michael Scott (Steve Carrell) es un tipo bastante malo para los negocios, noble a morir, que ante todo quiere caerles bien a sus empleados. Ellos, por supuesto, no lo respetan. Con excepción de Dwight Schrute (Rainn Wilson), el típico lagarto que sueña con ser el mando medio de su oficina de medio pelo, cada uno de los empleados le entrega a esta empresa de papel (sí, papel, en un mundo cada día más digital, y ellos lo saben) únicamente el tiempo estrictamente necesario. Está Jim (John Krasinski), el churrito que algún día quiere tener una tienda de cómics; Pam (Jenna Fischer), la recepcionista que quiere ser artista (y pinta horrible); Ryan, el practicante que sabe más que todos los demás en la empresa; y Kelly, la queridísima representante de servicio al cliente que no se calla. Los demás personajes irán creciendo a medida que avancen las temporadas, no se preocupe.

El humor de The Office es genial por lo estúpido. Solo un actor tan brillante como Carrell puede lograr un papel de imbécil tan bien hecho como Michael Scott, y no es de extrañar que la serie haya echado para abajo con su salida. La dinámica entre Dwight y Jim es muy divertida, y si ustedes son de corazón romántico como yo, disfruten la evolución de Jim y Pam y luego busquen todos los artículos de BuzzFeed que comparan la relación de The Office con Lesley Knope y Ben Wyatt de Parks and Recreation. Disfruten ese hoyo negro.
 

PREGUNTAS IMPORTANTES PARA VER THE OFFICE

¿Temporadas? 9

¿Capítulos? 188 

¿Duración? 22 – 26 minutos

¿Fechas? 2005 – 2013

 

¿Se puede ver en desorden?  Sí, no hay lío.

¿Tiene muchos nombres que hay que aprenderse? No, el elenco es pequeño y no varía mucho en cada temporada.

¿Cuánto tiempo hay que destinarle para verla completa?  2 días, 17 horas, 0 minutos.

¿Es una buena serie para peliculear? No es una serie particularmente sexy, pero si les nace, háganlo.

¿Hay que prestarle mucha atención o se puede ver mientras plancha, cocina o trapea? Mientras trapean, mientras cocinan, mientras tienden la cama, y si tienen televisor en el baño, mientras se bañan también.

¿Se puede ver con papás? Sin duda.
 

COSAS QUE TIENEN QUE SABER ANTES DE VER THE OFFICE
 

  • La más obvia es que no es un producto original, sino la adaptación estadounidense de una serie homónima de la BBC. Por otro lado, David Brent, el jefe de la serie original, tiene su propio especial de Netflix: David Brent, life on the road. Les advierto que Ricky Gervais, el actor y creador de la serie, es un poco menos “gustable” que Steve Carrell. No tiene filtro y sus chistes pueden ser más bien incómodos. No se obliguen a disfrutarlo si les parece demasiado.
     
  • John Krasinski y BJ Novak son compañeros de colegio. Cuando Krasinski llegó a la audición para el papel de Jim Halpert y se encontró con su viejo amigo Novak, le confesó que “ojalá no se tiren la versión original”. No sabía que Novak era, además de actor, uno de los escritores y productores de la serie.
     
  • Los personajes de BJ Novak y Mindy Kaling son novios en la serie y ellos han sido pareja/mejores amigos/lo-que-sea en la vida real desde entonces. En 2015 firmaron un contrato de varios millones de dólares para escribir un libro sobre su relación pero “hasta el sol de hoy” no lo hemos visto.
     

Advertencias

El estilo mockumentary o falso documental puede cansar después de un rato. Cuando digo “un rato” realmente quiero decir “después de ver tres temporadas seguidas entre la cama sin levantarse”, así que puede ser el estilo como puede ser el hecho de no haberse levantado en todo el día. Hagan la prueba.

La estupidez de Michael Scott también puede meterse bajo la piel y alborotar el instinto asesino. En ese caso también les recomiendo que se levanten, se bañen, tiendan la cama, y vuelvan a darle play.
 

SI LES GUSTA THE OFFICE TAMBIÉN LES PUEDE GUSTAR:

Parks and Recreation: Iba a ser un spin-off de The Office, pero a medida que avanzaba la producción fue adquiriendo vida propia. También es un falso documental, también se desarrolla en una oficina, pero los personajes son un poco más… coloridos. De hecho, toda la producción se siente más colorida.
 

Peep Show: David Mitchell y Robert Webb son dos amigos que se conocieron en Oxford y desde entonces se han dedicado a hacer comedia juntos. Esta, que duró 9 temporadas, tiene un formato curiosísimo: cada diálogo se dice directamente a la cámara. Como si el televidente fuera el personaje interlocutor. Está completa en Netflix y vale la pena ver, por lo menos, una temporada.
 

MOMENTOS MEMORABLES DE THE OFFICE
 

  • El tercer capítulo de la segunda temporada, Office Olympics, les hará desear tener compañeros de oficina que les paren bolas cuando proponen hacer carreras con las sillas de rueditas.
     
  • El capítulo final de la tercera temporada (ALERTA DE SPOILERS): Cuando, después de veintipico capítulos, Jim finalmente invita a salir a Pam, la cara de sorpresa de ella será un reflejo de la suya. Porque ustedes saben que en el fondo es un blandito/a y quiere que triunfe el amor, que no se haga.
     
  • La despedida de Michael Scott. No les digo más.
     

¿CÓMO ENGANCHARSE CON THE OFFICE?

Miren, la vida es complicada. Necesitamos la risa, y necesitamos a gente bienintencionada como Michael Scott. Al final del día The Office está al margen de todas las coyunturas y son 20 minutos de payasadas por capítulo. Para angustias ya está House of Cards o Homeland. Esto es un respiro.
 

VUELVA A LA LISTA DE LAS 52 SERIES QUE TIENE QUE VER ANTES DE MORIR.
 

O SIGA CON THE HANDMAID’S TALE O THE SHIELD.

 

 

Temas relacionados: