Se encuentra usted aquí

Twin Peaks: lo más oscuro del cine de Lynch se adueñó de la televisión

“Twin Peaks” es una serie histórica, de culto. Es un thriller psicológico para romperse la cabeza, salido de la surreal mente del gran David Lynch.
Twin Peaks - Netflix
Twin Peaks - Netflix
Por
Fabián Páez López

Uno de los directores más retadores y difíciles del cine, David Lynch, extendió su universo pesadillesco de intrigas, cargas simbólicas y pasos del consciente al inconsciente a la televisión. En 1990, en un universo plagado de sitcoms, novelas y tramas fáciles, Twin Peaks llegó para revolcarlo todo. Y para aumentar la tensión, Lynch se dio el lujo de dejar el misterio abierto por casi dos décadas y cerrarlo en una temporada para Netflix. Si quieren una serie que les rete la cabeza, esta es la indicada.

Por: Fabián Páez López // @DavidChaka

Lo primero que hay que saber de Twin Peaks es que es una de las obras icónicas del director David Lynch. La lanzó en 1990 (dirigiéndola en compañía de Mark Frost) y se mantuvo por dos temporadas. Luego, pasaron más de 20 años en los que mantuvo el aura de legendaria hasta que en 2017 revivió con una tercera temporada para la plataforma de streaming Netflix, juntando a muchos de los miembros del equipo original.

En el intermedio de esos años sin grabar, Lynch lanzó una película que funcionó como precuela, Twin Peaks: Fire walk with me (1992). Es decir, Twin Peaks más que una serie es un universo que abarcó múltiples épocas, tecnologías, plataformas y texturas. Hoy la historia es recordada, sin duda, como una serie de culto que cambió la forma de abordar la televisión. Su éxito se debe a que incluye terror, romance, suspenso, drama, ciencia ficción y una oscuridad misteriosa con el sello lyncheano, lo que la ubicó como una obra de autor.

La serie empieza con el asesinato de Laura Palmer (Sheryl Lee), la chica popular de un pueblo sombrío. Lo que parece el detonante usual de una serie de misterio detectivesco cambia con el paso de los episodios: ver la historia no solo es adentrarse en las elucubraciones más detectivescas sobre el pueblo con la pregunta en la cabeza de quién la mató, sino también dudar del juicio propio.

En la tercera temporada las dudas aumentan aún más, pues se desdibujan las fronteras entre lo real y lo onírico. Es como si, 20 años después de que hayamos empezado a empaparnos del crimen, Lynch pusiera el dedo sobre la tela de lo real y doblara todo el conocimiento que se tenía sobre el caso. Se abre una nueva dimensión en la antitrama.

Las texturas, los paisajes nublados, los planos largos, el uso del blanco y negro y las ausencias prolongadas en el parlamento, patente habitual de las obras de Lynch, proporcionan un color particular de intriga a la serie. Al final, la tercera temporada significó un cierre digno para una obra de culto. Un cierre que, como no podía ser de otra forma para Lynch, terminó abriendo más misterios.

PREGUNTAS IMPORTANTES PARA VER TWIN PEAKS

¿Temporadas? 3

¿Capítulos? 48

¿Duración? 1 hora cada uno

¿Fechas? 1990 – 1991 y 2017

¿Se puede ver en desorden? Ni en desorden ni incompleta. No se atrevan a retar a Lynch.

¿Tiene muchos nombres que hay que aprenderse? Sí, y muchos símbolos.

¿Es una buena serie para peliculear? No. Después no la van a entender (de hecho, si su estrategia es poner algo de ruido, tampoco va a funcionar).

¿Hay que prestarle mucha atención o se puede ver mientras se plancha, cocina o trapea? No, esta es una serie que requiere de toda su concentración.

¿Se puede ver con papás? Sí, y pueden armar un grupo de debate luego.

¿Qué tanto me voy a obsesionar? Bastante

COSAS QUE TIENEN QUE SABER ANTES DE VER TWIN PEAKS 

Si bien esta es considerada “la era dorada” de las series de TV hay que decir que Twin Peaks constituye una ruptura en los encuadres de la crítica. No solo porque sus primeras dos temporadas se separan de la tercera por más de 20 años, o porque la historia involucre una película de por medio, sino porque las formas de narrar de Lynch son difíciles de comparar con cualquier otra serie con la que haya compartido tiempo de emisión. A Lynch, conviene saberlo, le gusta ubicar sus historias en pequeñas comunidades estadounidenses. El ritmo de sus filmes se corresponde con la tensa calma que se vive en pueblos pequeños, cerrados y con valores autocontenidos. Si no la han visto, antes de pasar a Twin Peaks, la serie, es preferible haber sido consumidor del cine de Lynch.

Advertencias: Es una serie lenta. Si les interesan los misterios, seguro van a quedar atrapados pronto, pero no hay mucha acción frenética. Lynch práctica una economía del diálogo muy precisa que los mantendrá tensos e incluso incómodos, pero hay espacio, incluso, para momentos cómicos.  

SI LE GUSTA ESTA TWIN PEAKS LES PUEDE GUSTAR:

Twin Peaks es el referente de muchas series populares de estos tiempos. Si entran por Twin Peaks, pueden poner a Fargo, Dark, The Sinner y hasta Stranger Things en la lista de espera. Con el giro que da Twin Peaks en la tercera temporada, Dark es el match perfecto para continuar apenas acaben.

MOMENTO MEMORABLE DE TWIN PEAKS

En la mitad de la segunda temporada parece develarse el misterio, el hilo de todo. Pero esa revelación abre una puerta a un universo mucho más complejo. En la tercera, la realidad se evapora.

CÓMO ENGANCHARSE CON TWIN PEAKS

Hay muchos detalles en el mundo cinematográfico de Lynch. Asuman su actitud de Sherlock Holmes y empiece a traten de involucrarse en la resolución del misterio. No se preocupen si sienten que no están entendiendo del todo. Desde luego, no todo es tan claro como parece. Y, sobre todo, duden de su juicio y el de los protagonistas.

VUELVAN A LA LISTA DE LAS  52 SERIES QUE TIENE QUE VER ANTES DE MORIR. 

O SIGAN CON TRUE DETECTIVE O VEEP.

Más contenido sobre: